Pensamientos en voz alta


Porque todavía puedo opinar libremente
Leer este blog es gratis excepto si eres de la SGAE que tendrás que pagarme un canon por mis derechos de autor/propiedad intelectual, así yo también podré vivir de esto, como vuestros artistas, y no tendré que buscar trabajo.

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

KAWASAKI DAYS: experimentando nuevas sensaciones
La pasada semana, concretamente el sábado 16, fui con mi marido a un concesionario de Kawasaki, Grip Motor. No es que me vaya a pasar a la competencia, Honda sigue siendo lo mejor, pero es que eran los kawa days. Cuando los concesionarios hacen los days quiere decir que te puedes apuntar -con tiempo, eso si- y elegir qué moto quieres probar. Y yo elegí... (música de misterio)... la VN900. Si, una custom. Quería saber qué tal es conducir una moto de esas. Ya sabes, para empezar la postura no tiene nada que ver con las demás motos: la espalda erguida y altanera, los brazos más abiertos, las piernas van delante también abiertas... bueno, lo de las piernas abiertas es defecto de todas las motos, menos los scooters, pero esas no son motos. Que mejor probar antes de decidir un cambio. Pedro me ha ofrecido su Suzuki Intruder, azul, muy bonita (como ves, te doy datos técnicos) en varias ocasiones y yo siempre he declinado la invitación (esa y otras invitaciones que me ha hecho, que tengo marido) porque lo de coger la moto de otro me da un poco de cosa, por si me caigo y la estropeo. Pero ahora que ya he probado la VN900 no me importará darme un garbeo en la de Pedro, si aún sigue ofreciéndomela.

Un par de días antes nos habían avisado para confirmar la hora: el sábado a las 15.45, de acuerdo. Así que después de comer nos pusimos todos los accesorios de moteros y nos fuimos para allá con tiempo, un cuarto de hora antes. Esperamos mientras sacaban las motos, rellenamos el formulario, entregamos el carnet, miramos las demás motos y babeamos un rato. Mi marido iba a probar la Versys 650, una trail. Si no fuesen tan altas también me gustaría tener una de esas pero no llegarle al suelo creomeparecealgosecomenta que no es buena cosa. De hecho mi primera moto-ciclomotor fue una Suzuki DR50, estupenda, cuánto disfruté. Pero eso es otra historia que otro día te contaré. A lo que iba, que siempre me haces enrrollarme. Cuando sacaron la VN900 se me torció el gesto. La moto es muy bonita, si señor, pero por culpa de la lluvia que había caído a lo largo del día la moto no brillaba como tienen por costumbre las custom, tenía los cromados sucios. Bueno, da igual, ni es mía ni voy a lucirla en ninguna concentración. Voy a probarla para saber si me gusta ese estilo de conducción o me sigo quedando con lo que tengo por siempre jamás.

Como siempre, la gente se retrasa, así que hasta pasadas las cuatro no salimos. Antes de montar hago una pregunta de novata customera: "en la palanca de marchas ¿tengo que usar las dos o sólo la de delante?" Es que no se si te habrás fijado alguna vez, pero muchas custom tienen dos palancas para cambiar de marcha, una en la puntera y otra en el tacón. Yo ya me imaginaba que con darle a una era suficiente -si no fuese así lo habría oído comentar- pero mejor asegurarse. Efectivamente, la del tacón es sólo para los pijos que no quieren estropear las punteras de sus botas de 600?. Así suben marcha sin rozarlos. En fin, que la Harley piensa hasta en esos detalles de moteros pasteleros y el resto los copia. Por supuesto, yo usaré la de la puntera, para eso llevo botas de moto que pueden con eso y más.

Por fin arrancamos por fin por fin. Empezamos una bajada con semáforo y después nos vamos a la entrada de autopista en la que no entramos pero aprovechamos un pequeño tramo. Voy muy cómoda en la moto, es como si hubiese conducido siempre custom. Además la noto muy manejable. En las curvas me da seguridad para "tumbar". Lo pongo entre comillas porque yo no soy de tumbar mucho, lo justo pa' pasar la curva sin problemas y que parezca que controlo, ja. Pero con la VN900 voy segura. La palabra adecuada sería estable. Eso es, es una moto estable. De vez en cuando miro el cuadro de mandos: reloj, avisador de gasolina, no tiene cuentarevoluciones... Me gusta lo del reloj, cada cual se fijará en distintos detalles técnicos y a mí me importa lo del reloj. Como yo uso la moto principalmente para ir de clase a clase pues lo de tener la hora visible me viene bien. Como si entendiese de motos, la dejo "morir" un poco para ver qué tal responde en bajos y cómo recupera. Perfecto. Me preocupaba no poder seguir el ritmo de los demás experimentados moteros, aunque a esas velocidades "supersónicas" de 50 por hora, no dejo ni un pequeño hueco. El que va detrás de mi, por el contrario, va alláááááá a lo lejos y rara vez le veo cerca. Puedes pensar que lo hacía para probar bien la moto, para tener la oportunidad de darle un poco de gas dejándonos marchar y acelerando para cogernos. Yo creo que no, pero es una opinión personal basada en lo que vi y en lo que vio mi marido que iba detrás de él. Me doy cuenta de que todavía no he pasado de tercera, ni por ciudad ni por carretera, así que meto cuarta más que nada por probar, por comprobar que hay marchas más allá de la tercera. Por supuesto, todo esto lo hago con la puntera, como los moteros de verdad, nada de tacón. Y mientras van pasando las curvas y los minutos (hay que ver que pronto pasa el tiempo algunas veces) compruebo cada vez que paramos que tengo que abrir las piernas aún más, para sortear las plataformas apoya-pies y llegarle al suelo perfectamente. En mi Honda tan sólo dejo caer los pies pero no llego con todo el pie. Tan sólo en una curva tuve que frenar y abrir bastante, supongo que si la moto fuese mía ya la controlaría más y no habría sido necesario frenar tanto.

Llegamos al concesionario después de tan sólo 20 minutos de ruta, sin lesiones, caídas, malas caras... como hay que llegar después de haberte dado una vuelta en la moto de otro. Entramos a rellenar otro formulario, el de sondeo de opinión. Esperábamos, como ocurrió en la Harley, que la gente se agruparía en torno a la papatoria a comentar la experiencia, lo normal, vamos. Pero no. Alguno cogió un poquito de tortilla pero se marcharon todos. Nadie habló con nadie, ni siquiera miraron la ropa, las otras motos expuestas... ¡nada! Realmente, me pareció una falta de educación hacia el concesionario: ir a probar una moto y en cuanto se acaba la moneda adiós. No se si suele ser siempre así, pero teniendo en cuenta que hacía unas semanas estuve en el days de Harley -aunque no pude probar moto, sólo asistir al después de la ruta- y que fue tooooodo lo contrario pues no puedo evitar las comparaciones. Nosotros nos quedamos un rato, charlamos con el tipo de allí y después ya si, ya nos fuimos. Al menos pudimos comentar las mejores jugadas entre nosotros. También las comenté con María "Bond", que por la mañana con lluvia había probado también la VN900 y también le gustó.

El mes que viene es el Honda Days y ya se ha abierto el plazo para apuntarse. Por supuesto que allí voy a estar, si ningún compromiso como recoger el premio Planeta me lo impide. ¿Adivinas qué moto voy a probar?
Comentarios (1) - Categoría: Mi moto y yo - Publicado o 23-05-2009 21:26
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
1 Comentario(s)
1 Unha honda Xadou.
E sí,#blgtk08# podes probar a miña Volusia.
Comentario por (26-05-2009 21:56)
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0