Pensamientos en voz alta


Porque todavía puedo opinar libremente
Leer este blog es gratis excepto si eres de la SGAE que tendrás que pagarme un canon por mis derechos de autor/propiedad intelectual, así yo también podré vivir de esto, como vuestros artistas, y no tendré que buscar trabajo.

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

1- AIRES CELTAS, OTRA RUTA EN MOTO
Aquí estamos, después de otro fin de semana de dos ruedas. Aún no he terminado de contar el anterior y ya tengo más. En esta ocasión he ido en moto, por fin. Y con mi casco nuevo; qué maravilla, con sus gafas de sol incorporadas. Esta vez hemos ido a Vigo a juntarnos con nuestros ?hermanos?, los Simplemente Moteros. Pero no sólo nosotros, no. Además de Os Artabros también estaban Águilas Rebeldes, Furia Vikinga (los tres de Coruña), Spekes (Pontevedra) y Os Trasnos (Orense).

Como el sábado por la mañana algunos trabajamos ?aunque sólo sea una hora como yo- se decidió salir a las 15 horas de Coruña y por el camino ir juntándonos con el resto. Esto quiere decir que a las 15 arrancamos del parking de Alcampo, tan sólo 3 motos: la mía, la de mi marido con mi hija y la de Mac. Si, si, mi hija, que no ha querido perderse este magno acontecimiento. Y menos después de ver las fotos y los vídeos de la Noite Máxica. Y mira que hemos intentado convencerla "te vas a aburrir, no va a haber nadie de tu edad...". Pues nada, ahí va toda feliz en la moto de su papi. Nos vamos hacia el Corte Inglés de Altamira donde nos esperaban 3 más, si no recuerdo mal. Al poco llegaron otras y justo cuando arrancábamos llegaron Mario y esposa. Y todos juntos en amor y compañía nos fuimos rumbo a la Donuts de Santiago. Allí nos juntamos una buena tropa, tomamos algo, visita al baño por si acaso pues aún quedaban dos horas de camino y otra vez a ponerse el casco ?es decir, a aplastar el pelo recién lavado- y vamos que nos vamos hasta Pontevedra, que es donde nos espera el resto del mogollón.

Por el camino todo bien, buen tiempo a pesar de que amaneció lloviendo, buen ritmo, buena compañía? Tan sólo al coger un tramo de autopista se rompió el grupo. Pero bueno, qué le vamos a hacer, María ?Bond? no pasa de 80 y no íbamos a dejarla sola. Al cabo de un rato de ir detrás de ella me puse delante para intentar tirar de ella, pero nada. En algún momento se puso a 90, pero enseguida bajaba otra vez. Lo bueno es que sabíamos que multa de radar no íbamos a tener, no. Poco antes de llegar a la salida, Padrón, decidí acelerar para ganar tiempo en el peaje. Ya sabes, entre que quitas el guante, buscas las monedas, vuelves a poner el guante? pues hace falta el tiempo. Así que aceleré muy contenta yo y cuando miré el cuentakms iba a ¡160!, yo, que 130 ya me parece mucho y 140 es mi tope. Rápidamente bajé gas aunque ya llegaba a la salida. A esa velocidad no me extraña. Ya habría sido mala suerte que después de ir todo el trayecto a 80 me pillara un radar justo en ese momento. Lo habría negado todo, por supuesto, ejem. Total, que mucho adelantarme para acabar todos en la cola casi a la vez.

Pasado Padrón, pasado el puente que delimita las provincias de Coruña y Pontevedra, estaban esperándonos los demás y algún otro que se unió ahí después de una noche de juerga que aún llevaba reflejada en la cara, a pesar del casco. Seguimos por carretera hacia Pontevedra. Poco antes de llegar (no recuerdo el nombre del pueblo) nos encontramos con un tramo en el que la carretera estaba de lado a lado levantada, como si le hubiesen pasado un rastrillo. Imagínate lo que es eso para alguien como yo ?o como María Bond-. La moto se me iba todo el rato por más que yo intentase ir por un único surco, cosa imposible. Y para colmo no eran unos pocos metros, que va. Un kilómetro de asfalto rastrillado. Nunca un solo km se me había hecho taaan largo. Lo único que pude pensar en todo ese tramo era ?me caigo? ahora si? ahora? me caigo ya? pues ahora?ahí voy??. Por suerte no me caí; ni yo ni nadie, pero hay que ser burro para tener así toda la carretera. Lo normal es ir a cachos, ?amos, digo yo, que la Bond va en custom y le llega bien con los pies al suelo, pero yo voy de puntillas.

Bueno, ya está, ya pasó. Después de superar esa dura prueba ?que ni los del Dakar- iba yo pensando ?vale, no me he caído? todavía, pero queda la vuelta?. Y en esos optimistas pensamientos estaba yo cuando de repente ya estábamos en Pontevedra con un montón de motos esperándonos. Esta vez no he hecho ni un cálculo aproximado, pero más de 50 teníamos que ser. Imagínate el espectáculo por ciudades y pueblos. Y es que aunque no te gusten las motos, ver tantas en procesión (nunca mejor dicho ahora en Semana Santa) siempre es llamativo. Yo voy como la reina: saludando a los transeúntes que se paran a vernos, si ellos saludan primero, claro. Sólo me falta ir tirando caramelos a los niños.

La carretera de Pontevedra a Vigo no es estupenda, ni siquiera un poco buena. Mal asfalto, con surcos, todo el rato con límite de 50 y sin posibilidades de adelantar. Aunque cuando vamos tantas motos juntas no se suele pasar a los demás vehículos, a no ser que vayan excesivamente despacio. Hay que mantener la formación en trebolillo (creo que ya te lo he comentado en otras ocasiones) y respetando los límites de velocidad estúpidos-absurdos-sin sentido que tiene la mayoría de nuestras carreteras. Que para reparar asfalto y poner dobles biondas en los matarraíles no habrá pasta, pero pa?poner señales van sobra?os.

Al fin llegamos a Vigo y, ya se lo tuvieron que pensar nuestros anfitriones, ¡no tuvimos ninguna cuesta! Por que Vigo tiene la playa de Samil, la estatua de los caballos, la Citroen y cuestas. Muchas y empinadas cuestas. Pero nos llevaron por el puerto, todo llano, hasta Samil, que es donde estaba el camping en el que ya estaban los de Furia Vikinga instalados y en el que debíamos ocupar posiciones los demás (del camping ya hablaré, ya, que tengo unas cositas que decir). Vamos poniendo las motos como y donde podemos, organizando los ?mobiljóms? (que, traducido, quiere decir caravana de los ?70) decidiendo en cuál nos metemos y con quién lo vamos a compartir, descansando las piernas y posaderas sentados en el porche mientras vemos las caras de susto de los otros usuarios del camping que seguro que esperaban un fin de semana tranquilo? En fin, lo normal.

Al cabo de un rato oooootra vez a cabalgar para ir a la sede de los anfitriones. Pero esto te lo cuento otro día.
Comentarios (0) - Categoría: Mi moto y yo - Publicado o 08-04-2009 22:36
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0