Pensamientos en voz alta


Porque todavía puedo opinar libremente
Leer este blog es gratis excepto si eres de la SGAE que tendrás que pagarme un canon por mis derechos de autor/propiedad intelectual, así yo también podré vivir de esto, como vuestros artistas, y no tendré que buscar trabajo.

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

CUANDO PINGÜINOS HABÍA QUE SUFRIRLO (aún más)
(La siguiente historia la he sacado del foro de mi motoclub www.osartabros.es con el permiso de su autor. Gracias Tino, esperamos que nos sigas entreteniendo con tus crónicas.)


Os voy a contar la historia que intenta responder a la pregunta que muchos nos hacemos ?¿a qué carallo vamos a pasar calamidades a la meseta encima de una moto??. Ahora puede parecer de risa, pero esta crónica que os relato sucedió hará 20 años en enero del próximo año. Por eso, aprovechando este aniversario contaré la historia a quien quiera oirla.

Hace muchos años, tantos que casi ni me acuerdo, me fui a Tordesillas para conocer la famosa concentración pingüinera después de que los reyes magos me echasen de casa por impresentable. Por aquella época no pasaría de ser una reunión más si no fuese porque al llegar a Piedrafita me encontré con una fuerte ventisca de nieve y frío que te cortaba el alma. De aquella, el ?gotelex? -más conocido por ?goretex?- era cosa de los americanos y de los niños ricos. Al llegar a Becerreá, bajando a la izquierda y chorreando de aguanieve, entré en una ferretería de esas que tienen de todo. Los paisanos no daban crédito al verme. Me dijeron que me quedase al calor de la lumbre, me tomase un buen caldo y que no cometiese la locura de seguir practicando patinaje por la nieve. Era una oferta muy muy tentadora que no pude rechazar aunque mi primera y única intención al llegar era comprar un traje de aguas (definición de ?traje de aguas?: funda de plástico verde de dos piezas y katiuskas de goma, lo que había en aquel entonces para combatir las inclemencias meteorológicas -igual que el jardinero fiel-). Tengo que confesar que me quité toda la ropa mojada y me pasé la mañana calentándome de pies a cabeza.

En este punto del trayecto ya no tenía yo muy claro lo de ir a Pingüinos. Acababa de empezar mi aventura y ya estaba pensando en dejarla. Además, los lugareños me aconsejaban que al menos esperase a que amainara el temporal, lo que me generaba más dudas y más ganas de alargar la conversación para seguir allí calentito. Pero le hice caso a mi espíritu aventurero y después de agradecer los favores recibidos salí a enfrentarme de nuevo con mi decisión de sufrir sobre dos ruedas, pero ahora mejor equipado. Como sabía que el parte meteorológico anunciaba fuerte temporal seguí hacia Tordesillas con tiempo. El miércoles al atardecer me encontraba secando mis ropajes en una casa refugio de O Cebreiro.

Los que no habéis tenido esta experiencia pingüinera quizás os preguntéis cómo narices podía andar por esos lugares con nieve a manta. Pues por optimismo. Resulta que después de despedirme de los amables paisanos que me dieron cobijo y calor en Becerreá prometiéndoles que la cosa iba a mejorar -porque lo decía un entendido en temporales marinos- enfilé hacia el puerto de montaña. Por el camino iba pensando ?si soy capaz de cruzar Piedrafita, el resto sólo será cuestión de tiempo?. Ja, qué equivocado estaba. Oscuro como la boca del lobo, nevando con fuerza y yo allí solito subiendo -o intentándolo- con los pies por fuera y sin ver ni la rueda delantera. Era casi como escalar el K2 pero sin K2 y en moto. No se cómo pero conseguí llegar hasta la gasolinera del puerto, y eso que la intuí más que la vi. Allí también se encontraba el todoterreno de los guardias civiles así que me acerqué a preguntar si iban a cerrar la carretera a causa de la nieve y si sabían si el temporal seguiría apretando. Aunque no se quién apretaba más, si el temporal o mis... que los llevaba a la altura de la nuez. Me dijeron que si a las dos preguntas (carretera cerrada y temporal cabezota) y añadieron ?los tienes bien puestos para llegar hasta aquí en moto. Ahora vamos a intentar llegar a O Cebreiro para ver cómo andan las cosas y si la máquina quitanieves está en su sitio?. Les dije que como se hacía de noche iba a hablar con el gasolinero para dejar allí la moto y les pedí si me podían acercar hasta el refugio para dormir calentito. La moto quedó tapada detrás de la gasolinera. La cubrí con la tienda de campaña lo mejor que pude y hasta dejé una marca, por la nieve.

Continuará...
Comentarios (0) - Categoría: Mi moto y yo - Publicado o 24-10-2008 19:58
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0