Pensamientos en voz alta


Porque todavía puedo opinar libremente
Leer este blog es gratis excepto si eres de la SGAE que tendrás que pagarme un canon por mis derechos de autor/propiedad intelectual, así yo también podré vivir de esto, como vuestros artistas, y no tendré que buscar trabajo.

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

EL TROZO DEL PASTEL
Me asombran mis dotes de vidente. No es que yo lo sea, ni mucho menos, pero tantos aciertos desde hace tanto tiempo no deberían ser normales. Y digo que no ?deberían? porque lamentablemente en cuestión de política es muy pero que muy fácil adivinar lo que va a suceder. Si, la política es muy previsible. Qué pena.

Cuando Zapatero dijo que no iba a convocar elecciones anticipadas ya supe que no era cierto. Si una persona que ?en mi opinión- miente más que habla dice ?no? es que seguramente será ?si?. No me equivoqué. Y cuando las encuestas dieron por ganador a su rival pensé ?vaya, nos espera un 2012 lleno de huelgas y manifestaciones. A ver cuánto tardan los sindicatos en reclamar su trozo del pastel?. Y ya tú ves, lamentablemente no me he equivocado. Pero no me entiendas mal. Este filosófico y adivinador pensamiento no tiene nada que ver con si estoy a favor o en contra de la reforma laboral; reforma que, por cierto, no he leído ni en detalle ni a grandes rasgos. Ten en cuenta que acabo de escribir que ya lo había pensado antes de las elecciones generales. Y ten en cuenta también, y sobre todo, que he dicho ?reclamar su trozo de pastel?. Es decir, que sigo sin confiar en los sindicatos y, por lo acertado de mi predicción, tengo motivos para ello.

De este tema ya he hablado hace tiempo, lo sé. Pero es que me resulta tan divertido jugar a acertar estupideces políticas que no me puedo resistir a hacerlo públicamente esta vez. El gobierno anterior (me niego a llamarle ni socialista ni obrero) ya hizo una reforma vergonzosa que incluía algunos de los pocos puntos de los que he escuchado hablar?es imposible mantenerse totalmente ajena a ciertos temas-, a lo que podemos sumar la no crisis con ineptitudes evidentes. Pero a pesar de eso no había manera de que los sindicatos plantasen cara y tuvieran el valor suficiente para hacerle una huelga a un partido de izquierdas. Partido que, ahora ya se sabe mejor, les tenía bien alimentados. Lo triste es que la presión social les obligó a montar la parodia, con el permiso del mandamás, por supuesto, e hicieron una ¡sólo una! Huelga. Ya cuando escribí el otro artículo tenía muy claro que los sindicatos no estaban por la labor de defender al currito, si no que estaban intentando no saber ni de lejos qué es la crisis.

Por eso no me sorprende que los sindicatos se pongan a hacer ruido. No creo ni por una milésima de despistado segundo que les importe la reforma laboral; ni siquiera creo que hayan leído ni la portada. Pero lo que tengo claro es tienen miedo de perder su bien abultada nómina. Ya sé que muchos pensáis que es cuestión de ideología, que la derecha no va a pactar con la izquierda, y es muy bonito que tengáis pensamientos inocentes a vuestra edad, pero es que no cuela, de verdad. Para empezar, un sindicalista tiene que estar de mi parte, que pa?eso soy la clase obrera, sin importarle mi raza, credo o religión. Y mucho menos mi tendencia política. Pero hay una leyenda urbana que nos han grabado a fuego ?a unos más que a otros- que dice que como el sindicato defiende al obrero y los partidos de izquierdas también pues ya tienen que estar siempre de acuerdo. Mentiras. Cuando hablamos de política, y aquí incluyo a los sindicatos, tan sólo me viene tristemente la frase ?poderoso caballero es Don Dinero?. Estamos a merced de la avaricia, y lo peor es que hay quien todavía defiende a los avariciosos. Puede que ciertamente esta reforma laboral sea un asco que atenta contra la dignidad de los trabajadores, pero también atentaba la otra y no pasó nada. Y si en aquella única ocasión no le seguí el juego a los sindicatos, no lo voy a hacer ahora tampoco. Tal vez, sólo tal vez, cuando me digan que ya no hay liberados, ni sueldazos a costa del estado ni muchas otras vergonzosas cosas, me decida a darles el beneficio de la duda. Pero me temo que no va a ser así. Teniendo en cuenta que desde hace muchos años he oído historias en primera persona acerca de los desplantes y falta de interés de los sindicatos, y después los he sufrido en mis propias carnes, pues me va a resultar muy muy difícil volver a confiar en ellos.

Así que si hay una huelga general no la secundaré, y si hay manifestaciones no me uniré a la multitud. Por que hace tiempo que mis pensamientos ya no son inocentes en lo que a estos temas se refieren, lo cual es muy triste.
Comentarios (0) - Categoría: Política, leyes, y otras mentiras - Publicado o 01-03-2012 23:04
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0