Pensamientos en voz alta


Porque todavía puedo opinar libremente
Leer este blog es gratis excepto si eres de la SGAE que tendrás que pagarme un canon por mis derechos de autor/propiedad intelectual, así yo también podré vivir de esto, como vuestros artistas, y no tendré que buscar trabajo.

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

DEL AMOR AL ODIO
Dicen que del amor al odio sólo hay un paso, pero no es cierto. Entre el amor y el odio está la decepción. Y el dolor, mucho dolor. Tan intenso que podemos sentir físicamente cómo nuestro frágil corazón se resquebraja. Y entonces surgen las lágrimas, y la confusión con sus mil ?por qués?. Nos falta el aire, nuestra mente no puede pensar, notamos una opresión en el pecho. Y siguen los ?por qués?.

Cuando alguien a quien amamos profunda e incondicionalmente nos traiciona, no le odiamos de repente. Primero nos hundimos, lloramos sin consuelo, intentamos asimilar lo que nos está pasando. Hay incluso quien pretende fingir que es tan fuerte que no siente nada, pero eso no es posible. Si hemos entregado todo nuestro amor a otra persona, su traición nos va a doler; no nos quedaremos indiferentes por mucho que lo intentemos.

La decepción. Es un sentimiento inútil pero inevitable. Es inútil porque no sabemos cómo manejarlo, porque es confuso. Cuando depositamos toda nuestra confianza en alguien y nos decepciona, muchas veces no sabemos si estamos dolidos, tristes, enfadados, una mezcla de todo? Necesitamos tiempo para aclarar nuestras ideas, para ordenar ese batiburrillo de sentimientos. Pero mientras gestionamos todo eso, ¿qué hacemos? Sufrir, llorar, llorar, sufrir. De vez en cuando nos esforzamos por seguir sintiendo los latidos de nuestro corazón porque parece que se para, cansado por la lucha de intentar seguir adelante a pesar del puñal que lleva clavado y que se quedará ahí para siempre. El vacío que sentimos en nuestro pecho es tan grande que podemos notar, literalmente, que el corazón se nos cae a pedazos. Y no podemos hacer nada por recomponerlo.

La tristeza envuelve todo nuestro cuerpo. Queremos pensar en otras cosas, pero la traición sigue ahí, golpeándonos fuerte para que no la olvidemos, exigiendo protagonismo, obligándonos a llevarla con nosotros cada minuto del día. Se cuela en nuestros sueños para atormentarnos también de noche. Y nos despertamos cansados, deseando que todo acabe de una vez, porque necesitamos razonar. Debemos tomar una decisión: perdonar o romper la relación. Nunca olvidar. Cualquier opción va a ser difícil, pero es el primer paso para poder pasar página. Pero hasta que ese momento llega? Hasta que ese momento llega nos vamos muriendo poco a poco.

Cuando alguien a quien hemos dedicado nuestra vida entera nos engaña, tan sólo queremos aislarnos del mundo, tumbarnos, llorar hasta que hayamos echado fuera todo el dolor. Queremos que nos dejen en paz, que el silencio nos arrope. Si pudiésemos quitarnos el corazón para que deje dolernos por dentro? Pero ahí sigue, latiendo a duras penas, sintiendo todavía ese gran amor que nos esforzamos por esconder. Porque los sentimientos no se pueden cambiar de un día para otro y, aunque queramos dejar de amar al traidor, la decepción se aferra al amor, a las mentiras, a cualquier cosa que nos haga sentir que no nos han traicionado; queremos encontrar una explicación aunque sepamos que no la hay.

No, lamentablemente del amor al odio no hay un paso. Hay demasiado sufrimiento en el medio. Tan sólo podemos esperar a que el tiempo pase y lo cure, pero el tiempo se lo toma con tranquilidad. Y, mientras tanto, seguimos soportando ese inmenso dolor que rodea y aprisiona nuestro corazón con fuerza; seguimos hundidos, llorando, sintiendo que nos falta el aire y la vida. Porque cuando esa persona a la que tanto amamos nos traiciona, ha roto una parte de nosotros, y eso no se recupera jamás.
Comentarios (1) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 19-01-2013 00:33
# Ligazón permanente a este artigo
EL DÍA DESPUÉS
Joder, qué dolor de cabeza. Pero ¿qué narices mezclé ayer para tener este resacón? Ya sabía que iba a ser una noche brutal con los colegas, pero ha debido ser más que eso. Aunque la verdad es que no recuerdo nada, pero eso hoy es lo de menos. De momento, intentaré levantarme? cuando la cama deje de dar vueltas, a ver si llego hasta el baño sin tener que arrastrarme y después hasta la cocina, que me muero de hambre. Ja, ahora que lo pienso sería gracioso morir de hambre hoy, con la de motivos que va a haber para morirse. O a lo mejor ya ha pasado todo y soy uno de los supervivientes. Bueno, paso de pensar ahora, que se me va a derretir el cerebro que me queda. Lo inmediatamente importante es vaciar la vejiga y llenar la tripa, por ese orden.

Qué mal estoy. Me he sentado a desayunar? o cenar o lo que toque a estas horas que no sé ni cuáles son y ni siquiera me he dado cuenta de mirar por la ventana para ver si ya ha sido el fin del mundo o todavía me da tiempo de llamar a alguien. Porque el día lo dijeron, pero la hora no. Así es imposible hacer planes. Si, seguramente ya ha sido el fin del mundo porque la cocina da aún más vueltas que la cama. Debería levantarme de la silla y comprobar si ya hay una destrucción asoladora o si todavía está todo como siempre. Anda que, como todavía no haya llegado la devastación mundial a mi jefe le va a cabrear mucho que yo no haya ido hoy a currar. Buah, paso. Que se joda, cabrón explotador. Sería de idiotas ir al tajo el último día del mundo. Por eso nos juntamos anoche todos los colegas y nos bebimos todo lo que nos cabía, que debió ser mucho a juzgar por mi estado de hoy. Queríamos pasarlo de puta madre nuestra última noche y que el fin del mundo nos pillase con una borrachera tan grande que no nos enterásemos ni de nuestra propia muerte. El Javi dijo que así, si se lo comía un zombi, lo mataba por exceso de alcohol, y que ojalá fuese un guardia civil para que le saltase el puto alcoholímetro (creo recordar que esa palabra le costó decirla). Podíamos haber muerto de risa, o de coma etílico; sería una muerte guapa, pero aquí estoy todavía, aunque no tengo ni idea de cómo llegué a casa.

Ostias, qué mareo. No sé si ha sido el fin del mundo, pero pa?mí como si lo fuera porque me va a explotar la cabeza. Todavía no he encendido ninguna luz porque la resaca no me deja, no vaya a ser que me revienten los ojos pero puedo ver que en el reloj de la cocina son las siete y diez, pero no sé si de la mañana o de la noche, como en invierno en ambos casos el sol está durmiendo? Si salí de marcha el jueves por la noche habré llegado a casa el viernes de madrugada, así que ahora tiene que ser viernes por la tarde, no creo que haya dormido sólo una o dos horas. Da igual, voy a comer lo que me encuentre así a oscuras. Vaya, se ha estropeado la luz de la nevera; da igual, ya la arreglaré. Coño, pero? qué narices? el microondas tampoco funciona? me estoy empezando a acojonar. Ahora si que voy a encender la luz, por si acaso. Que no? que tampoco? que estoy a oscuras. Si, creo que es el momento de sentir pánico. Joder, que yo todo esto me lo tomaba a cachondeo, que era una excusa como otra cualquiera para salir de marcha con los colegas. Ahora que lo recuerdo, alguien comentó que vendrían 3 días de oscuridad. ¿Y si es eso lo que está ocurriendo? Bueno, calma, que se me están pasando el hambre y la resaca de golpe con el susto.

Voy a coger el móvil y llamar a mis padres. ¿Dónde lo habré dejado? Mierda, está apagado. Pero si yo no lo apago nunca y anoche tenía batería de sobra. A ver si se ha estropeado con la cosa esa de las ondas solares. ¡Estoy aislado! No sé si quiero mirar por la ventana. Venga, valor, pero con cuidado, que no se me vea por si acaso. Vaya, la cotilla del 2º sale del portal. Mira que si sólo nos hemos salvado ella y yo, porque no veo mucha gente más para ser viernes por la tarde. A ver si tengo suerte y la vecinita de al lado está viva y puedo consolarla. Sólo por eso merece la pena que se acabe to?. Joder, voy a tener que bajar a la calle ?que también da vueltas- y comprobar in situ si ha pasado algo. Es muy raro que no haya gente. Este es un barrio tranquilo, pero los días de semana todavía hay bastante peña por la calle, y más a estas horas. Qué mosqueo me está entrando. Claro que, si realmente tengo suerte y estoy vivo y la vecinita también, puede que incluso el bar esté abierto y vacío, y así termino de emborracharme pa?no sentir na?. Bueno, primero buscaré a mis padres. Y después me emborracho.

Paso de ponerme calzoncillos limpios. Total, es el fin del mundo, así que qué más da. Ni siquiera voy a ducharme? Ostias, espera, no, no, no. Tengo que salir guapo y aseado, no vaya a ser que me encuentre con la vecinita y tengamos que sobrevivir juntos, muy juntos, y yo con los gayumbos de dos días y oliendo a sabe Dios cuántos bares. Mejor voy a ducharme, afeitarme, buscar ropa limpia ?creo que me quedaba alguna, la del trabajo- y después probaré a ver si el móvil todavía puede funcionar. Porque si ella no está, puede que me encuentre con alguna enfermera solidaria que está ayudando a la peña moribunda y me puedo montar el rollito de héroe también solidario, que en las pelis estas historias funcionan. Al final va a resultar útil haber pasado tiempo viendo filmes de esos catastrofistas, así ya me conozco el argumento y lo que tengo que hacer para llevarme a la chica. Además, mi casa está en perfecto estado, así que podemos vivir aquí la enfermera, la vecinita y yo. Joder, me estoy poniendo cachondo sólo de pensarlo. Mejor dejo correr un rato el agua fría.

Ya estoy preparado para salir al mundo, o a lo que quede de él. Espero no encontrarme con mi jefe, ni con la cotilla. Seguro que los dos me preguntarían qué me ha pasado, porque la cotilla está al quite de todo. Debe ser muy agotador ser como ella, siempre pendiente de todo el mundo. Bueno, al menos ahora tendrá menos mundo por el que preocuparse, je. Nos podrá dedicar más tiempo a cada uno porque ya no se le acumulará el chollo como antes, que no daba hecho. Eh, la vecinita está entrando en el portal. Cojo el móvil y me largo pa?coincidir con ella, así de casualidad. El ascensor no funciona, claro. Me cruzaré con ella por las escaleras mientras intento encender el móvil. Espero que no se haya convertido en zombi, con lo buena que estaba.

- Hola, Laura. ¿Qué tal?
- Hola, buenos días. Ya ves, aquí haciendo ejercicio subiendo escaleras.
- Si, si. Habrá que acostumbrarse. Esto? ¿has dicho ?buenos días??
- Si, claro. Todavía no ha salido el sol, pero ya es por la mañana. Vaya, la de anoche debió de ser buena, ¿no? ¿Acabas de llegar?
- No? bueno? creo que no. Anoche salí con los colegas para ?celebrar? que hoy es el fin del mundo. Una chorrada, ya sabes, pero ahora no sé qué pensar. No hay nadie por la calle, no hay luz.
- (Laura se ríe) Hoy no es el fin del mundo. Fue ayer, y no se acabó, como puedes ver.
- ¿Qué? Pero no hay luz en todo el barrio, y hoy es viernes por la mañana. A lo mejor todavía está empezando todo. Todavía estoy a tiempo de ir a trabajar, o mejor, de ir a casa de padres para estar con ellos.
- Anda, vete pa?casa y despéjate. No hay nadie por la calle porque son las siete y media de un sábado por la mañana. Pues si que has dormido horas. La borrachera ha sido grande, pero muy grande. Si llega a ser el fin del mundo de verdad, no habría tenido ninguna ayuda contigo.
- Vaya, qué vergüenza. ¿Y por qué no hay luz? Y mi móvil está apagado y?
- A ver, no hay luz porque ayer, viernes, avisaron de que por una avería con las luces de navidad iban a cortar la luz del barrio hasta las 8 de la mañana para repararla de noche, que molesta menos. Y tu móvil, seguro que después de dos días se ha quedado sin batería. Vamos subiendo, anda.
- Aunque quede como un idiota, me alegro de encontrar explicación a lo que me estaba pasando.
- Como un idiota no, sólo como un borracho desorientado en el tiempo. Hay que reconocer que ya es casualidad que no haya luz y que hayas dormido todo un día, pero tranquilo, que ya ha pasado todo.

Bueno, pues no hay zombis ni destrucción. El fin del mundo no ha llegado, pero el fin de mi trabajo puede que si. En cuanto pueda cargar el móvil llamaré a mi jefe, a ver qué le cuento. Lástima que no haya podido hacer de héroe con mi vecina. Para el próximo fin del mundo ?porque seguro que habrá más- estaré más preparado y, sobre todo, sobrio, por si acaso. Malditos mayas.
Comentarios (0) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 21-12-2012 12:21
# Ligazón permanente a este artigo
FUNCIONARIO NO
Siempre hemos escuchado eso de que lo mejor es ser funcionario, más que nada por las ventajas de un sueldo fijo para siempre y esas cosas. Pero viendo cómo está el país hoy en día, creo que el puesto más seguro -económicamente hablando- es el de político: un montón de dietas, sin recortes en el sueldo o pagas, sueldos impensables... Hablo en general, claro.

Yo no animaré a mis hijos a que sean políticos. Prefiero que sean buenas personas.
Comentarios (2) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 15-10-2012 22:59
# Ligazón permanente a este artigo
CEPSA: HAGO ACLARACIONES
El 11 de julio publiqué un artículo acerca de la promoción de Cepsa. Ahora que ya tengo las cosas algo más claras quiero compartirlas para que a todos nos beneficie.

Según la web de Cepsa, dos de los trucos que yo comentaba quedan bastante aclarados y son los siguientes:
- La zona: para garantizar el precio más bajo de la zona, Cepsa se basa en el código postal. Si dentro de ese código postal no hubiese otro competidor, entonces tomará como referencia a las cinco gasolineras más cercanas en línea recta dentro de la provincia según sus coordenadas geográficas. Así que este punto, que era mi mayor duda en mi anterior artículo, queda claro.
- Devolución: no devuelven la diferencia de precio en producto ?como indica el anuncio- sino que al pasar la tarjeta ?porque tú vuelves? te dan esa diferencia en puntos descuento. Vale que se van acumulando y al final se convierten en carburante, pero no es lo mismo. Es decir, que si no tienes la tarjeta, no te vale de nada.

Pero a pesar de estas aclaraciones, todavía no tengo claro por qué en mi zona son los más caros. Desde que escribí el artículo anterior he seguido comprobando cada día el precio de Cepsa y el de Repsol (las dos de mi zona, según código postal) y Cepsa SIEMPRE es la más cara. Supongo que les dará lo mismo regalar algo de carburante teniendo en cuenta que si repostase allí les estaría dejando a ellos el dinero. Es decir, que es una manera de ganar clientes dando poco a cambio. Bueno, al menos dan algo a cambio.

Como ya dije la otra vez, es una pena que en mi zona no esté incluida la gasolinera Makro, de la compañía Shell, ya que a lo largo del año es el 95% de las veces más barata, y con diferencia. Así que seguiré acercándome por allí aunque tenga que hacer algún kilómetro más, ya que realmente me compensa.
Comentarios (0) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 03-08-2012 15:17
# Ligazón permanente a este artigo
¡¡YA NO SOY CUTRE!!
¡Cómo me cabrea la hipocresía! En todas sus vertientes. La doble cara, la doble moral es algo que ni entiendo ni soporto. Seguro que al hablar de este tema te ha venido a la mente la imagen o el nombre de alguien porque los hipócritas nos rodean, en mayor o menor medida. Pero no te equivoques. No estoy hablando de esas situaciones en las que pones buena cara a gente que te cae mal para evitar males mayores. Por ejemplo, no cuenta el ámbito laboral o la cena navideña familiar ya que en estos casos suele ser mejor callar por dos motivos: para no crear conflictos evitables y ?lo más importante- para no tener malos momentos en la vida. En este artículo voy a hablarte de una hipocresía social que, como me ha tocado personalmente, me fastidia aún más.

Ya sabemos que la masa ciudadana, en todas sus clases sociales, se mueve por modas. Los ricos sobre todo, por no hablar de estilistas, decoradores y otra fauna parecida que se creen que son más listos que nadie por estar siempre al tanto de las últimas tendencias absurdas. ¿Y qué son las modas? Pues tan sólo cambios de opinión según nos lo dicten-ordenen. Lo que ayer no te gustaba, hoy te parece supercool. (hay que decirlo en inglés para molar más). Hoy dices que las mangas japonesas son horribles pero mañana te las pondrás in dudar porque? bueno, porque vuelven a estar de moda y encima te encantan. Pero lo peor es que te atreves a juzgar a los demás según te de el aire, y aquí en donde ?en mi opinión- empieza la hipocresía destructiva.

A lo largo de los años he sufrido la estupidez de la gente por culpa de las modas. Cada vez que me ?criticaban? por algo, yo les decía ?ya harás lo mismo que yo cuando la moda te lo mande?. Y no me equivocaba. Por ejemplo, siempre he llevado pantalones pitillo, siempre, incluso cuando volvieron a estar de moda ?por desgracia- los pantalones campana (esos de los que todo el mundo se reía cuando miraban fotos de los años 70). Por supuesto, todo el mundo tenía algo que decir al respecto: ?eso ya no lleva", ?los pantalones campana sientan mejor?, ?los pantalones pitillo no volverán a llevarse porque no molan ni favorecen?? y otras jilipoyeces similares. Yo les decía ?nunca me han gustado esos pantalones anchos y siguen sin gustarme por muy de moda que estén?. Yo no entendía cómo podían ponerse algo de lo que se habían estado riendo hasta un año antes, pero así son las modas. Mis gustos son firmes, no me los dicta nadie. ¿Quién lleva hoy en día pantalones campana? Nadie. ¿Quién los lleva pitillo? Pues yo? y el resto del mundo. De vez en cuando se lo recuerdo, pero paso de cebarme con el tema.

Mi reciente cabreo con las tendencias ?y que ha provocado este artículo- es un anuncio de la tele en el que sale Pau Gasol. El mensaje está muy bien: la comida que te sobre en un restaurante, llévatela a casa. Es una pena tirar la comida y, total, ya la has pagado así que aprovéchala. Lo que me ha fastidiado es que ahora es cool llevarte esa comida pero hasta hace poco me tachaban de cutre por hacerlo. Si, hace años que practico el ?no lo tiro? y mis amigos se reían mientras preguntaban ?pero ¿de verdad les vas a decir que te lo pongan para llevar?? Todos los restaurantes estaban preparados con envases para esa buena práctica, pero la gente pensaba que llevarte las sobras era de ¿pobres, cutres?? No lo sé. Ya ves cómo cambian las cosas. Sin pretenderlo he pasado de cutre a cool. ¡HIPOCRITAS!

En fin, ahora que ya me he desahogado un poco te dejo que reflexiones acerca del tema. No importa que sigas las modas, siempre que no te dediques a criticar y juzgar a los demás por no hacerlo. Me gustaría conocer tu opinión, así que no dudes en dejar un comentario.
Comentarios (0) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 19-07-2012 20:31
# Ligazón permanente a este artigo
CEPSA Y SUS PROMOCIONES
Estos días, Cepsa está emitiendo un anuncio que es pa?echarse a reir. Nos dicen que garantizan el precio más bajo de la zona y, si no es así, nos devuelven la diferencia en carburante. Verás, me hace gracia porque cerca de mi casa hay tres gasolineras, dos de Respsol y otra de Cepsa, y el 95% de los días la más cara es Cepsa. La diferencia no es grande, a veces no llega ni a un céntimo, pero aún así su precio es más alto que el de las demás. Me he dado cuenta de que cada gasolinera tiene sus propios precios, aunque sean de la misma empresa, así que puede que en tu zona no ocurra lo mismo que en la mía.

Me imagino que el anuncio de marras no implicará que Cepsa sea realmente más barata, si no que con bajar un poquito la tercera cifra que le ponen a los céntimos ya cumplen. A mi sencillo entender esto tiene truco, como todas estas cosas. Y, en este caso, veo más de un truco.

El primero es el que te acabo de comentar. Si una gasolinera tiene el litro de carburante a 1,385 supongo que Cepsa lo pondrá a 1,381 y ya está. No creo yo que nos bajen el precio de manera significativa, aunque ojalá me equivoque. El segundo truco está en lo de la zona. ¿Cuánto es ?tu zona? para Cepsa? ¿Incluirá esa otra gasolinera que siempre es más barata? Y por otro lado, ¿cuántas gasolineras hay en tu zona? Es raro que haya más de una, así que no en muchas zonas tendrán que competir por precio con otras compañías, lo que les simplifica la promoción. Pero hay todavía un truco más. Supongamos que la otra gasolinera es un céntimo más barata. Cepsa dice que nos da esa diferencia del repostaje total en producto. Pero si echas cuentas, en un coche particular puede ser un total de 45 céntimos. ¿Cuánta gasolina son 45 céntimos? ¿Me lo añaden al próximo repostaje o tiene que ser en el mismo día? ¿Puedo acumular varios repostajes para que me compense? Habrá que preguntar en Cepsa y que nos lo expliquen bien. Si repostas una moto, la diferencia será realmente ridícula, sobre todo si no llega a un céntimo por litro.

Tanto ayer como hoy -por ponerte un ejemplo- en mi zona Cepsa sigue siendo más cara que Repsol, así que no entiendo la finalidad del anuncio. Tal vez intenten así que todo el mundo vaya a repostar allí, lo que les hace subir caja, pues aunque tengan que devolver cantidades ridículas de carburante ya se han quedado con tu dinero y aumentado la clientela.

Por el momento seguiré mirando en internet antes de salir de casa qué gasolinera está más barata, ya que no tengo mucho interés en estar volviendo a Cepsa a decirles que me deben unas gotas de gasolina.
Comentarios (1) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 11-07-2012 18:15
# Ligazón permanente a este artigo
BREVE VIAJE A LISBOA
Si vas a bajar a Faro a la superconcentración motera a la que yo todavía no he podido ir, o si simplemente vas a cruzar la frontera portuguesa por placer o negocios, puede que te interese lo que te voy a contar hoy, sobre todo la primera parte, que es la información útil. Después va el relleno.

Por motivos que no vienen al caso he bajado hasta Lisboa por dos días con mi marido. Como el tiempo que íbamos a estar no era mucho, decidimos ir por carretera hasta Porriño (salíamos desde Coruña) y después coger autopista hasta Lisboa para aprovechar todas las horas posibles allí. Así que nos pusimos a buscar en internet dos informaciones imprescindibles: cuánto nos iba a costar y cómo conseguir el dichoso aparatito para los peajes. No te voy a poner el enlace de la web de autopistas portuguesas porque no nos sirvió de nada, pero en un foro alguien comentaba ?en el 2009- que de Valença a Lisboa (nuestro trayecto) le había costado unos 30?, así que ya teníamos una referencia. Respecto al dispositivo de los peajes vimos que se podían alquilar en un área de servicio por 6? más 27? de depósito que te devolverían al entregarlo. Así que ya teníamos la información que realmente necesitábamos. Ahora te voy a contar nuestra experiencia personal, por si te sirve de algo.

Como ya sabíamos que la gasolina está bastante más barata en España que en Portugal, repostamos en Coruña. Para que te hagas una idea, ese día el diésel estaba aquí a 1,26 y allí a 1,43 -casi nada-. Como creo que no hay nada útil que contar del trayecto hasta Porriño por carretera, voy directamente a lo importante. Una vez en la autopista tuvimos que parar en una máquina para coger el primer ticket del viaje. Al cabo de un rato nos paramos en el primer área de servicio que nos encontramos. Allí, una amable señorita nos explicó en un perfecto portugués hablado muy rápido y en voz muy baja que no tenían los aparatos, que era en el siguiente área de servicio (Coronado-Trofa es el nombre). Después intuimos que nos preguntaba a dónde íbamos y, al decirle nuestro destino, nos informó en el mismo perfecto, rápido y apenas audible portugués que no nos hacía falta alquilar nada ya que dicho dispositivo no era necesario en todas las autopistas, sólo en algunas. Así que seguimos viaje contentos de ahorrarnos 6? y un manual de instrucciones, además de la recarga, claro.

Sólo tuvimos que parar 4 veces en total durante todo el trayecto por autopista. La primera ?que ya he comentado- para recoger un ticket de una máquina. La segunda, para pagar 8,35? a una persona que nos cogió el ticket. La tercera, para coger otro ticket de otra máquina. Y la última para pagar 20,95? a una máquina que nos cogió el ticket. La verdad es que tan pocas paradas se agradecen porque no te hacen perder tiempo con tanto peaje. Pero entre eso y que todo son máquinas, los puestos de trabajo disminuyen mucho. Por eso preferí ?perder? un poco de mi tiempo eligiendo una cabina con persona, para que mantengan ese trabajo. Eso sí, a la vuelta no tuvimos opción de persona, pero tampoco teníamos billetes pequeños ni nos reconocía la tarjeta, así que nos tuvieron que emitir una factura que a saber si la podemos pagar en un banco portugués en Coruña. De no ser así, quedaremos como morosos, pero hasta Portugal no vuelvo sólo por pagarles. Si has echado cuentas, el trayecto nos salió en unos 30?, tal y como habíamos visto en internet. Hasta aquí la que ?en mi opinión- es la información útil y que agradeces que alguien te de cuando alguien sale al país vecino. Ahora va la de relleno, la que aunque nadie te cuente no te importa porque no es urgente, ni importante.

Si no hablas ni una palabra de portugués no pasa nada, no te morirás de hambre. Ellos entienden bastante bien el español aunque tú no les entiendas a ellos. Y si sabes algo de inglés, mejor. No sé si le pasará a todo el mundo, pero a mí se dirigía todo el mundo en inglés, ni siquiera en portugués por probar, no; primero en inglés y después en español al aclararles yo su error. Hablo perfectamente inglés, pero sólo lo usé allí con quien no me entendía en mi propio idioma.

Por motivos, otra vez, que no son relevantes para el caso que nos ocupa, nos alojamos en un hotel de 5 estrellas, rodeado de más hoteles caros y bancos y tiendas muy caras. Es decir, que sin pretenderlo fuimos a dar a una zona un poco pija. Esto quiere decir que por más que buscamos no encontramos una hamburguesería. Había bares y restaurantes, pero o no eran asequibles o no nos gustaba el menú. Tuvimos que bajar la calle hasta llegar la zona ?normal?. Allí encontramos un sitio en el que pagabas la comida al peso. Si, curioso pero cierto. Así que entramos confiando en que no nos saliese muy caro y acertamos. Tres platos de comida, dos bebidas y un gran pastel por 15?. No estuvo mal.

De vuelta al hotel descansamos, amortizamos la piscina y nos fuimos de turismo. Visitamos el museo del cine, no muy grande pero interesante, con un montón de cámaras y proyectores de cine muy muy antiguos. Gratuito. Seguimos de paseo por una alameda hasta llegar a un gran parque. Foto, foto, foto y a seguir buscando dónde cenar. Vimos una terraza en un primer piso donde había gente tomando algo. Dicha terraza era realmente un saliente en la fachada sin ningún apoyo en el suelo. Al acercarnos descubrimos que estaba sobre la entrada de un cine, pero un cine de esos de los de toda la vida, de los que ya no quedan con las taquillas fuera. Había un cartel con todas las pizzas que servían arriba, cada una con nombre de película y precio razonable, así que no buscamos más y subimos a cenar. La verdad es que estar cenando en esa mini-terraza sobre la calle en un cine clásico nos gustó. Además, las pizzas eran grandes y caseras, así que fue una buena elección.

No me voy a enrollar contándote las visitas turísticas del día siguiente con el viaje de vuelta, tal vez otro día. Sólo voy a añadir que lo que hayas oído de la mala conducción portuguesa se queda corto. Inlcuso en autopista son un peligro potencial real, así que mucha paciencia y mucho mucho cuidado, sobre todo si vas en moto.

Espero que lo que te he contado te sea útil, que para eso está internet, para compartir experiencias.
Comentarios (2) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 07-07-2012 12:56
# Ligazón permanente a este artigo
ESCRIBIENDO UNA HISTORIA
?El día amaneció lluvioso, triste, como sin ganas de despertar, igual que ella?? No, este principio no me gusta, es demasiado lacónico. A ver, voy otra vez. ?Se despertó sin ganas, por obligación, como le pasa a todos los que trabajan por necesidad y no por vocación?. Si, así está mejor, veamos qué sale de aquí. Por norma general, no pienso en mis relatos como historias completas. Primero, tengo una imagen, una única escena global y a partir de ahí pienso en cómo empezar el relato. La primera frase puede ser la más difícil. Una vez que la tienes el resto surge con más fluidez, aunque no siempre es así. El caso es que como mis relatos nacen, como ya he dicho, de una imagen, cuando empiezo a escribir nunca sé qué va a pasar después, así que cuando escribo una historia ?no una opinión- lo hago por curiosidad, por lo mismo que leo las historias de otros. Es divertido. De hecho, cuando he empezado éste, mi intención era ir contando algo según se me iba ocurriendo, pero sin embargo aquí estoy diciéndote cómo funciona ?o cómo no funciona- mi mente para crear un relato, tema que no creo que tenga interés alguno excepto, tal vez, para otros escritores aficionados, como yo.

Así que, a estas alturas, todavía no tengo ni idea de quién es mi personaje, su edad, su estado civil, en qué trabaja, a qué hora se levanta? No sé nada, pero no importa. Lo iré descubriendo sobre la marcha. Seguramente, para los profesionales del sector esto sea algo impensable. Ellos suelen ser muy meticulosos, planificando el desarrollo de principio a fin, esquematizando los personajes, investigando previamente todo lo necesario? Y una vez que tienen todos esos datos bien organizados empiezan a escribir. Yo no. Y lo he intentado, de verdad, pero no es lo mío. Incluso al escribir novela, cada capítulo surge de improviso, por lo que no sé si va a aparecer algún personaje nuevo, o si va a suceder algo que dé un giro a la trama o que provoque una nueva situación.

Así que ya ves, empiezo a contarte algo para después irme por los cerros de Úbeda (by the Ubeda mountains). Si fuese una escritora reconocida, de prestigio, seguramente se diría de mí que tengo una creatividad particular, genial o ese tipo de cosas que se dice sólo de los artistas famosos. Pero por el momento, se supone que soy poco profesional, inexperta, etc. Me da igual, no tengo ninguna intención de cambiar mi manera de escribir porque sería como cambiarme a mí misma. Y eso no va a suceder.
Comentarios (1) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 17-04-2012 22:26
# Ligazón permanente a este artigo
¿CUÁNTO VALE NUESTRO TRABAJO?
¿Estás contento con tu sueldo? ¿Crees que tu trabajo está justamente valorado tanto en tu empresa como en la sociedad? ¿Qué argumentos expondrías para justificar tus respuestas? Si tienes la suerte de estar trabajando, seguramente habrás respondido ?no? a las dos primeras preguntas, y puede que tengas razón, pero el kit de la cuestión está en la tercera pregunta. Porque está claro que todos queremos cobrar más, pero ¿nos lo merecemos? ¿nuestro trabajo diario es realmente útil y necesario? Para que me entiendas mejor vamos a analizar algunas profesiones y su equivalencia real en sueldos.

Hay algunas profesiones que no están nada mal porque además de aportar una satisfacción personal, aportan también una cantidad de dinero envidiable. Por ejemplo, el deporte. Pero, ojo, que me refiero a los que viven de eso. Ya sé que hay muchos, pero muchos deportistas que ganan lo justo o que tienen que tener otro trabajo a mayores, sin embargo son los profesionales (sobre todo los famosos) los que centran hoy mi atención. Por que ¿qué aporta a la sociedad un deportista?, si se acabase el deporte profesional ¿seguiríamos adelante? Pedrosa, Nadal o cualquier futbolista de primera división no tienen problemas para llegar a fin de mes. Supongo que todos estamos de acuerdo en que su profesión requiere mucho esfuerzo y sacrificio (en el caso de Pedrosa, además, mucho afán de superación con tantos huesos rotos). Su trabajo les aporta muchas satisfacciones personales pero a mí, personalmente no me aporta nada. Es decir, me gustan las carreras de motos y las sigo, pero aparte de alegrarme o cabrearme durante las carreras, no hay más. Si dejasen de emitirlas me fastidiaría pero no afectaría en mi lucha diaria por sobrevivir. Bueno, en el caso de los futboleros? no sé yo? tal vez aumentaría el número de suicidios si se acabase el fútbol-circo tal y como lo conocemos, pero podrían seguir viendo partidos de aficionados y jugar ellos mismos.

Por si todavía no has pillado a dónde quiero llegar con este asunto, voy a la segunda parte. Pensemos ahora en el personal de limpieza de nuestras oficinas, hospitales, calles? ¿Aportan algo útil a nuestra sociedad? SI. ¿Podríamos vivir sin ellos? NO. Gracias a los diferentes servicios de limpieza, la higiene de nuestras ciudades es buena y, por lo tanto, nuestra salud también. Ya no tenemos aquellas pestes medievales originadas por la suciedad que nadie limpiaba. Pero las personas que trabajan en este sector ¿cuánto cobran? ¿es su sueldo parecido al de los deportistas que mencioné antes? Y me pregunto también, si su labor es tan necesaria en nuestra sociedad ¿por qué su sueldo no es equivalente a la labor que nos prestan?

Otro ejemplo, los bomberos, los médicos, los conductores de ambulancia? Toda esa gente que nos salva la vida. Me refiero, por supuesto a los buenos profesionales que trabajan en sanidad por vocación. Si el trabajo de estas personas es cuidar nuestra salud e incluso salvarnos la vida, ¿por qué su sueldo no corresponde a su aportación social? Nuestras vidas están en sus manos, sin embargo algunas de esas profesiones no llegan a los mil euros. Y dentro de este ejemplo voy a dar otra vuelta de tuerca. Gracias al buen hacer del conductor de ambulancia ?que además será quien me de los primeros auxilios- llegaré viva o no al hospital en el que un médico hará el resto del trabajo. ¿Por qué, entonces, su sueldo está muy por debajo del de ese médico? Vale que éste ha estudiado una carrera pero su labor no es más importante que la del personal de la ambulancia.

Los maestros/profesores/formadores? Lo que un buen profesor nos aporta es vital para el resto de nuestra vida. Gracias a ese colectivo (repito que me refiero a los vocacionales, a los buenos) tendremos más confianza y sabremos pensar por nosotros mismos, lo que nos ayudará a conseguir un buen trabajo el día de mañana porque habremos confiado en nuestra capacidad y habremos estudiado para conseguir nuestros objetivos. Y no importa si es maestro de pueblo o profesor sólo de una asignatura, el caso es que toda la cultura que nos inculcan desde niños animándonos a aprovechar el talento de cada uno es lo que hará de nosotros unas personas de provecho, como se suele decir. Sin embargo, a pesar de la labor tan importante, necesaria y útil en nuestra sociedad, su sueldo no se corresponde con su valía. Ni aún siendo funcionarios o catedráticos cobran ni por casualidad lo que los famosos deportistas o actores.

Según este análisis, somos tan estúpidos que valoramos más las profesiones que dan fama que las que son necesarias en nuestra vida diaria. Pagamos lo que sea por una entrada a un partido de fútbol pero nos molesta pagar una cuota mensual a la seguridad social y encima nos atrevemos a no dar importancia a profesiones tan importantes para nuestro día a día. Y no voy a hablar de lo inútiles que son los que viven de los programas del corazón porque entonces me cabreo y tampoco es necesario. La sociedad ?y los gobiernos de turno- pagan a toda esa gente que no aporta absolutamente nada en nuestras vidas pero dejan escapar a los talentos como científicos e investigadores que tienen que marcharse del país. Pero no pienses que sucede sólo en España. Desgraciadamente, es un mal mundial.

Por eso, desde este blog, quiero hoy ponerme en pie y aplaudir y agradecer su trabajo a las señoras de la limpieza, a los barrenderos, a los profesores, al personal sanitario, al agricultor, al pescador, al panadero, al investigador, a las niñeras, a los voluntarios de ONG's y protección civil y de cualquier otra entidad? a todos aquellos anónimos que trabajan cada día para que tengamos una calidad de vida mejor, porque sin ellos todo sería un caos.

Y ahora, ¿crees que estás bien pagado? ¿crees que tu trabajo está bien valorado? ¿realmente tu labor aporta algo útil a la sociedad? Seguramente si, pero posiblemente no pasarás de pobre.
Comentarios (9) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 10-06-2011 21:18
# Ligazón permanente a este artigo
¡¡¡FELIZ AÑO!!! (a pesar del gobierno)
¡¡FELIZ 2011!! Aunque suene típico, espero que este año sea al menos un poquito mejor que el anterior. A estas alturas ya somos unos supervivientes, así que luchar contra otro año más de crisis será duro, pero no imposible. Tómalo con calma y no pierdas la esperanza de que hay una luz al final del túnel (el túnel es muy largo, pero algún día acabará). Cumple tus propósitos, sobre todo si son positivos, y disfruta de los buenos momentos que puedas tener porque eso no hay gobierno que te lo pueda quitar.

Por favor, mucho cuidado en la carretera; quiero verte aquí el año que viene.
Comentarios (2) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 02-01-2011 21:17
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0