Pensamientos en voz alta


Porque todavía puedo opinar libremente
Leer este blog es gratis excepto si eres de la SGAE que tendrás que pagarme un canon por mis derechos de autor/propiedad intelectual, así yo también podré vivir de esto, como vuestros artistas, y no tendré que buscar trabajo.

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

LA BAÑEZA 2009: un día en las carreras
4- VELOCIDAD Y OLOR A GASOLINA... CON MUCHO CALOR

Y por fin llegó la hora de acercarse a ver lo que hemos venido a ver: las carreras de motos clásicas. Ahora por la tarde son los entrenamientos, tanto libres como cronometrados, pero ya hay emoción porque según la posición en que queden los pilotos quedarán clasificados o no para correr mañana.

Cuando vi pasar las primeras motos? cómo describirlo? qué emoción, qué impresión verlas pasar tan tan cerca. Algunas veces nos echábamos un paso atrás por miedo a que nos dieran, para que te hagas una idea de lo cerca que pasan. Eso si que son carreras y no las del circuito, sin ánimo de desmerecer a nadie y entendiendo que ante todo es la seguridad, pero estoy segura de que no tiene nada que ver. Las balas de paja están puestas en cantidad proporcional al riesgo del tramo y hay algunas zonas señalizadas en las que no dejan que haya espectadores. Nosotros probamos dos o tres sitios para decidir en cuál nos pondríamos al día siguiente. La temperatura es agradable y la compañía también. Sacamos fotos, nos echamos unas risas y nos preguntamos por qué la gente no hace caso de las normas: no se puede cruzar la carretera cuando hay pilotos corriendo. A ver, que cae de cajón. ¿Qué es eso tan importante que tienes que hacer al otro lado de la calle que no puede esperar a que termine la carrera? Pues nada, oye, que lo tuvieron que repetir por megafonía continuamente. Lamentable la actitud de ciertos individuos en ese sentido y un 10 para la organización y para la mayoría del público que aguantamos estoicamente el calor y la sed.

Esa tarde, los entrenamientos tuvieron que suspenderse porque algunas motos habían dejado manchas de aceite en la carretera ?por caídas y/o averías- y era peligroso correr así. Por lo que los que faltaban se aplazaron para el día siguiente antes de las carreras. Bueno, pues nada, vamos a dar un paseíllo y a cenar. Por supuesto, volvemos al Bar Ato, en el que habíamos comido al mediodía. Allí estuvimos los 4 disfrutando de los bocatas y las hamburguesas que preparan, y después a tomar algo a la zona de copas. Desgraciadamente elegimos mal el sitio ya que le cogimos miedo a la camarera antes de que nos atendiera: borde con ganas, tardó en atender y lo hizo de mala gana, y para colmo pretendía quedarse con el cambio que, aunque sólo eran 50 cts., eran MIS 50 cts. Se los tuve que pedir un montón de veces hasta que me cansé y se lo dije a sus compañeros. Me los devolvió, si, pero con un desprecio increíble. Bueno, nos quedará como anécdota cada vez que nos juntemos.

A una hora prudencial nos retiramos a intentar dormir. Si, el caos de la noche anterior se repite, así que paciencia. Esta vez me pongo unos calcetines para soportar mejor el frío nocturno, pero no tengo remedio casero contra el ruido que montan los del botellón que se nos vuelven a poner justo enfrente de nuestra tienda. Será por sitio. Pues no, allí, con la música del coche a toda pastilla y las puertas abiertas por si no oímos bien. Cabritos. ¿Por qué la peña que hace botellón no escucha buena música? No se, algo como AC DC y otros clásicos, que los hay a tutiplén. No, no, mucho mejor Paquito el Chocolatero versión cutre-moderna, el Fari y otros despropósitos varios. Hala, a cerrar los ojos para que se cierren los oídos y poder dormir algo, que con los pies calentitos me será más fácil.

Por la mañana, después de haber descansado mejor que la noche anterior, empezamos a recoger un poco los enseres pero sin desmontar la tienda. Nos largamos a desayunar, compramos tortas que tienen una pinta muy buena y saben mejor, y nos vamos a visitar la zona de boxes? si la encontramos. Tuvimos que dar un rodeo, pero allí estaba. Merece la pena pasearse por allí, a pesar del sol, y ver las motos, a los pilotos, el ambiente en general. Lo recomiendo, sin duda. Más fotos, vídeos y, sin darnos cuenta, estamos en la línea de salida. Vaya, el día anterior no se nos había ocurrido ponernos ahí pero también es un buen sitio aunque de momento no hay sombra. Unos metros más allá, en un pequeño palco, están Alvaro Bautista, Aspar, ?Champi? y más conocidos en el mundo de las motos rodeados de gente. Y es que las carreras de motos clásicas de La Bañeza ya tienen su solera y por eso cuentan con invitados tan especiales: nosotros? y los famosos.

Y arrancan las carreras. Les vemos pasar, comemos las deliciosas tortas (el año que viene será lo primero que compre), aprovechamos la pequeña sombra que va haciendo la casa, sacamos aún más fotos, aplaudimos? Vaya, que cumplimos como unos campeones. El ruido que hacen las motos en ensordecedor, pero para nada desagradable, y eso que son las de 2 tiempos. Cuando termina esa carrera nos vamos a otro sitio, al lado del puesto de los bocatas, que ya va siendo la hora de la comida, y desde allí vemos las de 4 tiempos aunque no es la mejor posición, pero al menos estamos también a la sombra. Los ?famosos? hacen unas vueltas en coche saludando a los asistentes y Alex con su amigo se marchan ya para coger carretera. Nosotros nos cambiamos de sitio y vemos la última carrera, la de 125. Tampoco es un lugar estupendo pero no nos da el sol y a esas horas casi es lo que más se agradece.

Al terminar pues ya sabes: a la zona de acampada, recoger la tienda y enfilamos pa?casa, que el fin de semana no da más de si. Por el camino nos encontramos con otros Artabros, que ya es casualidad con la cantidad de gente que hay. Charlamos un poco y nos separamos, que tenemos planes diferentes.

Y esto ha sido todo. Hasta el año que viene que, si nada lo impide, repetiré sin dudarlo. Nos vemos en La Bañeza.
Comentarios (1) - Categoría: La Bañeza 2009 - Publicado o 28-09-2009 13:21
# Ligazón permanente a este artigo
LA BAÑEZA 2009: un día en las carreras
3- EL TÚNEL DEL TIEMPO

Una vez de vuelta en la feria, después de haber dejado las compras en la mini-tienda, hicimos el gran descubrimiento: los puestos estaban escondidos detrás de los de la entrada. Si, era una feria con trampa. Allí estaban los que vendían piezas de motos antiguas (y/o clásicas), de bicis, de coches, pegatinas, parches, pins, revistas más antiguas que yo ?lo cual no es muy difícil, ejem-, miniaturas de coches y motos, fotos antiguas de las carreras de La Bañeza? En fin, de todo un poco. Era como entrar en el túnel del tiempo, un túnel en el que podías comprar un foco para tu Simca o un pedal para tu bici Torrot. Por supuesto, no podía faltar una pequeña exposición de motos más que clásicas en la que podías ver los primeros ciclomotores que eran bicis normales pero con un pequeño motor, y otras joyas tipo BSA, OSSA, Derbi, Montesa? Pero para mí entre todas destacó ella, la reina de las custom de su época y que, al verla otra vez, me di cuenta de porqué lo fue y de que tal vez lo seguiría siendo si Morini no hubiese cerrado sus puertas durante tantos años: la Excalibur. ¿La recuerdas? Su estética no tiene nada que ver con las custom de hoy en día. Siempre me gustó esa moto ?si, reconozco que la estética custom es lo mío- y me sigue gustando. Espero que Morini, otra vez en funcionamiento, vuelva a plantearse relanzar alguna custom basándose en la Excalibur, al menos por fuera. De motor? pues no tengo ni idea ni me apetece mucho buscar ahora la información.

Otra cosa interesante que pudimos ver y tocar fue un prototipo de guardarrail al que se le puede llamar ?quitamiedos? porque realmente no te asusta ir contra él. Es de esos inventos que hacen las empresas para protegernos en las carreteras y que ?creo yo- están bien hechos y con el beneplácito de los usuarios de las dos ruedas pero que la DGT con sus amiguitos del gobierno no quieren ver. El modelo en cuestión lo puedes ver en www.segurail.com aunque casi te puedo asegurar quién no ha entrado ni entrará en esa página: Pedro Navarro, Pere pa?los amigos, que los tiene y muy bien situados, me refiero a los amigos; de lo otro tengo mis dudas. Bueno, mejor dejo este tema que me desvío del asunto que hoy nos ocupa.

Después de sacar unas cuantas fotos y de ver las balas de paja ya colocadas por algunas calles nos fuimos a comer. En la zona de acampada vimos anunciado el Bar Ato con unos precios más normales y asequibles que los del otro sitio, así que después de unas vueltas buscándolo y de pasar por el mercadillo, sin querer, en el que había algún puesto de esos típicos que te comentaba con guantes, camisetas, parches... conseguimos encontrarlo. ¡Por fin nos sentamos! Tanto caminar bajo el ardiente sol hace que aprecies la valiosa función de una silla. El bar era de lo más sencillo, con buen trato y buena comida, nos gustó. De hecho, repetimos en la cena. Y encima nos invitaron a los helados. Así es como se ganan clientes: buenos precios y buenos detalles.

Una vez satisfecha nuestra hambre, y nuestra gula, volvimos a la caseta del perro, perdón, a la mini-tienda de campaña. Qué pereza tener que agacharme cada vez que quiero entrar. Mi marido prefería entrar después que yo, debe ser por verme a cuatro patas para caber por la puerta, que los tíos sois mu?raros. Mientras él se da un paseíto yo saco las toallas para tumbarnos al sol, reposar la comida y hacer tiempo hasta la hora de los entrenamientos. En ese momento escucho que alguien grita ?Llaveeerooooo?. Me incorporo rauda y extrañada. ¿Quién osa gritar así el buen nombre de mi marido? Veo a dos tipos al lado de nuestras motos mirando alrededor y me acerco. Como a unos metros todavía no les reconozco, digo ?soy Texas?. Pero ya me habían identificado, ?ya, hemos visto vuestras motos, por eso hemos gritado?. Ah, ahora ya estoy situada, es Alex, de los Spekes de Pontevedra y un amigo. Qué sorpresa. No sabíamos que venían porque ni ellos mismo lo supieron hasta esa mañana. Todavía tienen huecos para poner su tienda, cosa ya difícil a esas horas. Mientras ellos montan su chiringuito y descansan, nosotros hacemos lo propio al sol que más calienta. Al cabo de un rato se nos unen nuestros vecinos de tienda. Es que no hay mucho que hacer hasta que empiece el espectáculo.

Y así, cogiendo calor, color y solpor, y sabiendo que vamos a estar en buena compañía el resto de la tarde, pasamos el rato antes de vibrar con los ?hierros? en los entrenamientos.
Comentarios (0) - Categoría: La Bañeza 2009 - Publicado o 08-09-2009 16:14
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0