Pensamientos en voz alta


Porque todavía puedo opinar libremente
Leer este blog es gratis excepto si eres de la SGAE que tendrás que pagarme un canon por mis derechos de autor/propiedad intelectual, así yo también podré vivir de esto, como vuestros artistas, y no tendré que buscar trabajo.

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

¡¡YA NO SOY CUTRE!!
¡Cómo me cabrea la hipocresía! En todas sus vertientes. La doble cara, la doble moral es algo que ni entiendo ni soporto. Seguro que al hablar de este tema te ha venido a la mente la imagen o el nombre de alguien porque los hipócritas nos rodean, en mayor o menor medida. Pero no te equivoques. No estoy hablando de esas situaciones en las que pones buena cara a gente que te cae mal para evitar males mayores. Por ejemplo, no cuenta el ámbito laboral o la cena navideña familiar ya que en estos casos suele ser mejor callar por dos motivos: para no crear conflictos evitables y ?lo más importante- para no tener malos momentos en la vida. En este artículo voy a hablarte de una hipocresía social que, como me ha tocado personalmente, me fastidia aún más.

Ya sabemos que la masa ciudadana, en todas sus clases sociales, se mueve por modas. Los ricos sobre todo, por no hablar de estilistas, decoradores y otra fauna parecida que se creen que son más listos que nadie por estar siempre al tanto de las últimas tendencias absurdas. ¿Y qué son las modas? Pues tan sólo cambios de opinión según nos lo dicten-ordenen. Lo que ayer no te gustaba, hoy te parece supercool. (hay que decirlo en inglés para molar más). Hoy dices que las mangas japonesas son horribles pero mañana te las pondrás in dudar porque? bueno, porque vuelven a estar de moda y encima te encantan. Pero lo peor es que te atreves a juzgar a los demás según te de el aire, y aquí en donde ?en mi opinión- empieza la hipocresía destructiva.

A lo largo de los años he sufrido la estupidez de la gente por culpa de las modas. Cada vez que me ?criticaban? por algo, yo les decía ?ya harás lo mismo que yo cuando la moda te lo mande?. Y no me equivocaba. Por ejemplo, siempre he llevado pantalones pitillo, siempre, incluso cuando volvieron a estar de moda ?por desgracia- los pantalones campana (esos de los que todo el mundo se reía cuando miraban fotos de los años 70). Por supuesto, todo el mundo tenía algo que decir al respecto: ?eso ya no lleva", ?los pantalones campana sientan mejor?, ?los pantalones pitillo no volverán a llevarse porque no molan ni favorecen?? y otras jilipoyeces similares. Yo les decía ?nunca me han gustado esos pantalones anchos y siguen sin gustarme por muy de moda que estén?. Yo no entendía cómo podían ponerse algo de lo que se habían estado riendo hasta un año antes, pero así son las modas. Mis gustos son firmes, no me los dicta nadie. ¿Quién lleva hoy en día pantalones campana? Nadie. ¿Quién los lleva pitillo? Pues yo? y el resto del mundo. De vez en cuando se lo recuerdo, pero paso de cebarme con el tema.

Mi reciente cabreo con las tendencias ?y que ha provocado este artículo- es un anuncio de la tele en el que sale Pau Gasol. El mensaje está muy bien: la comida que te sobre en un restaurante, llévatela a casa. Es una pena tirar la comida y, total, ya la has pagado así que aprovéchala. Lo que me ha fastidiado es que ahora es cool llevarte esa comida pero hasta hace poco me tachaban de cutre por hacerlo. Si, hace años que practico el ?no lo tiro? y mis amigos se reían mientras preguntaban ?pero ¿de verdad les vas a decir que te lo pongan para llevar?? Todos los restaurantes estaban preparados con envases para esa buena práctica, pero la gente pensaba que llevarte las sobras era de ¿pobres, cutres?? No lo sé. Ya ves cómo cambian las cosas. Sin pretenderlo he pasado de cutre a cool. ¡HIPOCRITAS!

En fin, ahora que ya me he desahogado un poco te dejo que reflexiones acerca del tema. No importa que sigas las modas, siempre que no te dediques a criticar y juzgar a los demás por no hacerlo. Me gustaría conocer tu opinión, así que no dudes en dejar un comentario.
Comentarios (0) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 19-07-2012 20:31
# Ligazón permanente a este artigo
CEPSA Y SUS PROMOCIONES
Estos días, Cepsa está emitiendo un anuncio que es pa?echarse a reir. Nos dicen que garantizan el precio más bajo de la zona y, si no es así, nos devuelven la diferencia en carburante. Verás, me hace gracia porque cerca de mi casa hay tres gasolineras, dos de Respsol y otra de Cepsa, y el 95% de los días la más cara es Cepsa. La diferencia no es grande, a veces no llega ni a un céntimo, pero aún así su precio es más alto que el de las demás. Me he dado cuenta de que cada gasolinera tiene sus propios precios, aunque sean de la misma empresa, así que puede que en tu zona no ocurra lo mismo que en la mía.

Me imagino que el anuncio de marras no implicará que Cepsa sea realmente más barata, si no que con bajar un poquito la tercera cifra que le ponen a los céntimos ya cumplen. A mi sencillo entender esto tiene truco, como todas estas cosas. Y, en este caso, veo más de un truco.

El primero es el que te acabo de comentar. Si una gasolinera tiene el litro de carburante a 1,385 supongo que Cepsa lo pondrá a 1,381 y ya está. No creo yo que nos bajen el precio de manera significativa, aunque ojalá me equivoque. El segundo truco está en lo de la zona. ¿Cuánto es ?tu zona? para Cepsa? ¿Incluirá esa otra gasolinera que siempre es más barata? Y por otro lado, ¿cuántas gasolineras hay en tu zona? Es raro que haya más de una, así que no en muchas zonas tendrán que competir por precio con otras compañías, lo que les simplifica la promoción. Pero hay todavía un truco más. Supongamos que la otra gasolinera es un céntimo más barata. Cepsa dice que nos da esa diferencia del repostaje total en producto. Pero si echas cuentas, en un coche particular puede ser un total de 45 céntimos. ¿Cuánta gasolina son 45 céntimos? ¿Me lo añaden al próximo repostaje o tiene que ser en el mismo día? ¿Puedo acumular varios repostajes para que me compense? Habrá que preguntar en Cepsa y que nos lo expliquen bien. Si repostas una moto, la diferencia será realmente ridícula, sobre todo si no llega a un céntimo por litro.

Tanto ayer como hoy -por ponerte un ejemplo- en mi zona Cepsa sigue siendo más cara que Repsol, así que no entiendo la finalidad del anuncio. Tal vez intenten así que todo el mundo vaya a repostar allí, lo que les hace subir caja, pues aunque tengan que devolver cantidades ridículas de carburante ya se han quedado con tu dinero y aumentado la clientela.

Por el momento seguiré mirando en internet antes de salir de casa qué gasolinera está más barata, ya que no tengo mucho interés en estar volviendo a Cepsa a decirles que me deben unas gotas de gasolina.
Comentarios (1) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 11-07-2012 18:15
# Ligazón permanente a este artigo
BREVE VIAJE A LISBOA
Si vas a bajar a Faro a la superconcentración motera a la que yo todavía no he podido ir, o si simplemente vas a cruzar la frontera portuguesa por placer o negocios, puede que te interese lo que te voy a contar hoy, sobre todo la primera parte, que es la información útil. Después va el relleno.

Por motivos que no vienen al caso he bajado hasta Lisboa por dos días con mi marido. Como el tiempo que íbamos a estar no era mucho, decidimos ir por carretera hasta Porriño (salíamos desde Coruña) y después coger autopista hasta Lisboa para aprovechar todas las horas posibles allí. Así que nos pusimos a buscar en internet dos informaciones imprescindibles: cuánto nos iba a costar y cómo conseguir el dichoso aparatito para los peajes. No te voy a poner el enlace de la web de autopistas portuguesas porque no nos sirvió de nada, pero en un foro alguien comentaba ?en el 2009- que de Valença a Lisboa (nuestro trayecto) le había costado unos 30?, así que ya teníamos una referencia. Respecto al dispositivo de los peajes vimos que se podían alquilar en un área de servicio por 6? más 27? de depósito que te devolverían al entregarlo. Así que ya teníamos la información que realmente necesitábamos. Ahora te voy a contar nuestra experiencia personal, por si te sirve de algo.

Como ya sabíamos que la gasolina está bastante más barata en España que en Portugal, repostamos en Coruña. Para que te hagas una idea, ese día el diésel estaba aquí a 1,26 y allí a 1,43 -casi nada-. Como creo que no hay nada útil que contar del trayecto hasta Porriño por carretera, voy directamente a lo importante. Una vez en la autopista tuvimos que parar en una máquina para coger el primer ticket del viaje. Al cabo de un rato nos paramos en el primer área de servicio que nos encontramos. Allí, una amable señorita nos explicó en un perfecto portugués hablado muy rápido y en voz muy baja que no tenían los aparatos, que era en el siguiente área de servicio (Coronado-Trofa es el nombre). Después intuimos que nos preguntaba a dónde íbamos y, al decirle nuestro destino, nos informó en el mismo perfecto, rápido y apenas audible portugués que no nos hacía falta alquilar nada ya que dicho dispositivo no era necesario en todas las autopistas, sólo en algunas. Así que seguimos viaje contentos de ahorrarnos 6? y un manual de instrucciones, además de la recarga, claro.

Sólo tuvimos que parar 4 veces en total durante todo el trayecto por autopista. La primera ?que ya he comentado- para recoger un ticket de una máquina. La segunda, para pagar 8,35? a una persona que nos cogió el ticket. La tercera, para coger otro ticket de otra máquina. Y la última para pagar 20,95? a una máquina que nos cogió el ticket. La verdad es que tan pocas paradas se agradecen porque no te hacen perder tiempo con tanto peaje. Pero entre eso y que todo son máquinas, los puestos de trabajo disminuyen mucho. Por eso preferí ?perder? un poco de mi tiempo eligiendo una cabina con persona, para que mantengan ese trabajo. Eso sí, a la vuelta no tuvimos opción de persona, pero tampoco teníamos billetes pequeños ni nos reconocía la tarjeta, así que nos tuvieron que emitir una factura que a saber si la podemos pagar en un banco portugués en Coruña. De no ser así, quedaremos como morosos, pero hasta Portugal no vuelvo sólo por pagarles. Si has echado cuentas, el trayecto nos salió en unos 30?, tal y como habíamos visto en internet. Hasta aquí la que ?en mi opinión- es la información útil y que agradeces que alguien te de cuando alguien sale al país vecino. Ahora va la de relleno, la que aunque nadie te cuente no te importa porque no es urgente, ni importante.

Si no hablas ni una palabra de portugués no pasa nada, no te morirás de hambre. Ellos entienden bastante bien el español aunque tú no les entiendas a ellos. Y si sabes algo de inglés, mejor. No sé si le pasará a todo el mundo, pero a mí se dirigía todo el mundo en inglés, ni siquiera en portugués por probar, no; primero en inglés y después en español al aclararles yo su error. Hablo perfectamente inglés, pero sólo lo usé allí con quien no me entendía en mi propio idioma.

Por motivos, otra vez, que no son relevantes para el caso que nos ocupa, nos alojamos en un hotel de 5 estrellas, rodeado de más hoteles caros y bancos y tiendas muy caras. Es decir, que sin pretenderlo fuimos a dar a una zona un poco pija. Esto quiere decir que por más que buscamos no encontramos una hamburguesería. Había bares y restaurantes, pero o no eran asequibles o no nos gustaba el menú. Tuvimos que bajar la calle hasta llegar la zona ?normal?. Allí encontramos un sitio en el que pagabas la comida al peso. Si, curioso pero cierto. Así que entramos confiando en que no nos saliese muy caro y acertamos. Tres platos de comida, dos bebidas y un gran pastel por 15?. No estuvo mal.

De vuelta al hotel descansamos, amortizamos la piscina y nos fuimos de turismo. Visitamos el museo del cine, no muy grande pero interesante, con un montón de cámaras y proyectores de cine muy muy antiguos. Gratuito. Seguimos de paseo por una alameda hasta llegar a un gran parque. Foto, foto, foto y a seguir buscando dónde cenar. Vimos una terraza en un primer piso donde había gente tomando algo. Dicha terraza era realmente un saliente en la fachada sin ningún apoyo en el suelo. Al acercarnos descubrimos que estaba sobre la entrada de un cine, pero un cine de esos de los de toda la vida, de los que ya no quedan con las taquillas fuera. Había un cartel con todas las pizzas que servían arriba, cada una con nombre de película y precio razonable, así que no buscamos más y subimos a cenar. La verdad es que estar cenando en esa mini-terraza sobre la calle en un cine clásico nos gustó. Además, las pizzas eran grandes y caseras, así que fue una buena elección.

No me voy a enrollar contándote las visitas turísticas del día siguiente con el viaje de vuelta, tal vez otro día. Sólo voy a añadir que lo que hayas oído de la mala conducción portuguesa se queda corto. Inlcuso en autopista son un peligro potencial real, así que mucha paciencia y mucho mucho cuidado, sobre todo si vas en moto.

Espero que lo que te he contado te sea útil, que para eso está internet, para compartir experiencias.
Comentarios (2) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 07-07-2012 12:56
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0