Pensamientos en voz alta


Porque todavía puedo opinar libremente
Leer este blog es gratis excepto si eres de la SGAE que tendrás que pagarme un canon por mis derechos de autor/propiedad intelectual, así yo también podré vivir de esto, como vuestros artistas, y no tendré que buscar trabajo.

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

MORIRSE EN LA GUERRA DA CACHÉ
Desde que he abierto esta nueva categoría acerca de ?política, leyes y otras mentiras? se me acumula el chollo. Entre continuas corrupciones (de todos los colores políticos), derroches millonarios en tiempos de crisis (también de todos los colores políticos), leyes anticuadas que agravan los problemas en lugar de solucionarlos? vamos, que no doy hecho. Cada vez que pongo las noticias, que no es a menudo, tengo un tema nuevo para escribir, pero intento dosificarme para no estar todo día pegada al teclado.

En medio de todo esto salen ?los de siempre? a hablarnos de la guerra civil. ¡De la guerra civil! Un tema de rabiosa actualidad, si señor, que nos tiene a todos en vilo (léase con ironía). Que no digo que no sea importante para los familiares directos que sufrieron en vivo las desapariciones, que lo es y mucho pero, además de que siempre nos cuentan una sola versión de los hechos, creo que hay temas más urgentes por los que jugar a los actores rebeldes. Si quieren ayudar de verdad a personas que llevan años sufriendo y buscando justicia, podían dedicar su tiempo a ayudar, por ejemplo, a los todavía afectados por el escándalo del ?aceite de colza?. ¿Los recuerdas? Seguro que sabes más de las víctimas republicanas de la guerra civil que de las de la colza, reconócelo. Posiblemente recordarás lo que pasó (fue en 1981) pero ¿a que no sabes cómo quedó el asunto o si hoy en día se sigue reclamando justicia? No, no lo sabes, seguro.

Los que murieron por la llamada ?neumonía atípica? están enterrados en tumbas localizadas, tal vez por eso no tienen interés para los ?defensores de las libertades?, o quizás es porque la ideología política de algunos afectados podría ser de derechas y, claro, no van a defender a un fascista ?como lo llamarían ellos-. El caso es que ahí están, reclamando los derechos de una parte ?sólo de una parte- de los desaparecidos en la guerra civil, que acabó hace 71 años, en lugar de luchar por los que hoy en día siguen intentando sobrevivir y que también reclaman justicia.

Tengo que volver a insistir en el tema de las prioridades. Siempre digo que primero es lo urgente y después lo importante y, en mi opinión, los asuntos de la guerra civil urgentes, lo que se dice urgentes, no son. ¿Es importante enterrar a nuestros muertos sabiendo al fin dónde están? Si, lo es. Por algún motivo que ahora no me apetece analizar, es una necesidad psicológica, nada más. Los muertos, muertos están; pero los vivos necesitamos saber dónde están, dónde ir a poner las flores. No importa si sabemos qué les pasó, o si los culpables están pagando por sus crímenes. Para nosotros el asunto no concluye hasta que tenemos el cuerpo inerte de nuestro ser querido en su tumba. Mirado desde un punto de vista práctico no tiene sentido, pero seguro que un antropólogo podría darnos una explicación del origen de esta necesidad psicológica que siente hasta el más ateo. Y en este caso concreto, todos los familiares saben qué ocurrió e incluso puede que sepan el nombre y apellidos del responsable de la desaparición y posterior muerte de sus seres queridos, ya fueran en la zona sublevada o en la republicana (el dolor por la pérdida injusta de un esposo, hijo, madre? es el mismo independientemente de la ideología política de su verdugo), pero a pesar de eso siguen reclamando los cuerpos más de 70 años después. Y tienen razón, y me parece lógico.

Con lo que no estoy de acuerdo es con que se desatiendan otros asuntos realmente urgentes. Si nos molestásemos en pensar por nosotros mismos, cosa que ?como te dije hace poco- no hacemos, nos daríamos cuenta de que hay intereses más allá de nuestro entendimiento, y se empeñan en que conozcamos y tomemos parte en ciertos asuntos pero en otros no. Es una manera de desviar nuestra atención sobre algunos temas.

Pues yo te vuelvo a hablar de las víctimas por el tema de la colza, que desde 1981 están reclamando justicia. Muchos de ellos siguen enfermos y con unas pensiones ridículas (poco más de 300 euros) por incapacidad permanente total y todavía hay afectados que no han sido indemnizados. Fueron más de 1000 muertos y más de 20.000 afectados que todavía hoy en día sufren la enfermedad. Nadie está en la cárcel. Cuando 16 años después finalizó el juicio ?que había tardado 6 años en empezar- los que fueron condenados, simples cabezas de turco para acallar a los afectados, apenas pisaron la prisión. Todavía hoy no se sabe con seguridad si realmente fue el aceite lo que provocó tal matanza o si fueron unos tomates de una plantación de Almería que ocultaban un accidente de unos experimentos químicos de la base de Torrejón de Ardoz. Tanto secretismo, despidos entre los médicos que afirmaban que no era por el aceite, y otros asuntos nos confirman que las personas somos menos importantes que los intereses, ya sean políticos, agrícolas... Pero como por estas víctimas nadie levanta la voz, los asesinados por los sublevados ?sólo por los sublevados- en la guerra civil seguirán siendo más urgentes que los vivos que intentamos sobrevivir en un país de pandereta.
Comentarios (7) - Categoría: Política, leyes, y otras mentiras - Publicado o 28-06-2010 22:57
# Ligazón permanente a este artigo
SIN MIEDO A LA VIDA
A pesar de que me gusta mucho escribir y hace ya un par de años que retomé este hobby -por culpa o gracias a Peter- debo decir que nunca participé en ningún concurso literario porque pensaba que no tenía nivel para ello. Bueno, corrijo, en una ocasión presenté un relato pero era en un concurso que convocó Atento, así que no lo considero un "concurso literario" propiamente dicho. El caso es que en todo este tiempo he leído bastantes cosas en internet que se han presentado a esos concursos y me dije a mí misma que si algunos -que a mí no me parecían nada buenos- participaban, por qué yo no. Así que me decidí y envié un microrrelato al concurso de la Editorial Hipálage. No gané, pero mi relato -que te muestro a continuación- fue uno de los seleccionados para aparecer en el libro "Cuentos Alígeros". Es un libro fácil de leer que te recomiendo. Espero que te guste mi aportación.

"El día amaneció despejado y con una temperatura perfecta. Arranqué mi moto y salí del garaje dispuesta a disfrutar del camino con una gran sonrisa. Me gusta mucho mi trabajo así que el buen humor siempre me acompaña a pesar de los problemas que pueda darme la vida. Cuando llegué al geriátrico pude ver a Marga por la ventana del comedor saludándome con la mano. Cada día me recibía igual, con un saludo y una sonrisa. Era una mujer estupenda de la que aprendí mucho durante su estancia allí. Siempre me ha gustado escuchar y a Marga le gustaba hablar así que ella satisfacía su necesidad de contar y yo la mía de aprender. Marga era diferente, alegre, transmitía una serenidad envidiable a pesar de ser una mujer muy activa para su edad, 92 años, y me mostró, sin pretenderlo, el secreto de la felicidad: vivir cada día como si fuese el último y mantener siempre una sonrisa, sobre todo en los peores momentos. Con ella perdí el miedo a envejecer."
Comentarios (2) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 22-06-2010 21:34
# Ligazón permanente a este artigo
POLÍTICA, LEYES... Y OTRAS MENTIRAS
No me gusta ver los telediarios, ni leer los periódicos, ni escuchar las noticias en la radio? Esto no quiere decir que viva en los mundos de Yupi, como se suele decir, y que me mantenga alejada de los problemas del mundo. Soy perfectamente consciente de cómo está el patio con sus guerras, corrupciones, accidentes de tráfico, pederastias, y demás catástrofes. Pero debido a mi empatía prefiero no conocer los detalles. Es decir, sé que hay violencia de género pero no necesito conocer la historia ni el nombre de la última víctima mortal. No estoy preparada para asimilar cada día tantas injusticias y sufrimiento. Los años que estuve como voluntaria en Cruz Roja tuve que ver en primera persona un montón de situaciones lamentables a las que aporté mi granito de arena para ayudar a que no fuesen tan lamentables. Pero hoy en día no creo que pudiese volver a soportar todo aquello.

A pesar de eso, últimamente estoy echando un vistazo a algunos programas para enterarme, con datos objetivos, de lo mal que funciona todo en este país. El resto de países también tiene bastante que rascar, pero a mí me interesa éste, mientras no emigro.

Decidí abrir esta nueva categoría en el blog a la que he titulado ?política, leyes? y otras mentiras? porque quiero dar mi opinión sobre aspectos de la vida política y legislativa de España. Pero no pretendo dar una opinión experta, no voy a analizar las noticias ni darles un tratamiento ?profesional?. Mi intención es reflejar la percepción que los ciudadanos, el pueblo llano, tenemos acerca de asuntos que nos afectan. Para que me entiendas, que una cosa es la sentencia de un juez basándose en la ley y otra muy diferente es la sentencia que daríamos nosotros basándonos en la lógica.

Te voy a poner un ejemplo. Cada vez que un ladronzuelo de poca monta comete un nuevo delito, vuelve a la calle después de pasar un par de días en comisaría. No importa si es su primer delito o si ha cometido ya 80. Son delitos menores y no tienen gran castigo -como mucho algún juicio absurdo-, según marcan la ley. Sin embargo, los ciudadanos no lo entendemos. ¿Cómo es posible que alguien que dedica su vida a fastidiar la de los demás robándoles no reciba un castigo mayor? ¿Por qué no encierran a esos tipos una larga temporada? Por otra parte, ¿por qué voy a denunciarle si no sirve para nada y encima le pago con mis impuestos su estancia en la cárcel y la posterior ayuda económica que recibe al salir?

Puede que yo esté equivocada y que no sea tal cual lo he expuesto, pero así es como lo percibimos. Puede incluso que alguien quiera explicarme la ley que permite este tipo de situaciones, pero no cambiará el propósito de mis escritos porque, como ya he dicho, no pretendo arrojar una luz sobre ciertos asuntos, si no hacer ver a los políticos, abogados, jueces? cómo vemos nosotros el engranaje legal, qué imagen tan irreal e injusta nos transmiten .

Y si tenemos una idea equivocada es, en mi opinión, por dos motivos: primero, porque nadie se molesta en explicarnos el por qué de esas leyes, y segundo, porque lo que dictaminan no tiene nada que ver con la lógica popular. Por eso siempre decimos que la ley está muy alejada del pueblo, del sentir de la calle. Nosotros meteríamos en la cárcel y con trabajos forzados a un tipo que tiene un montón de robos. Que se gane su plato de comida, que haga algo productivo por los demás. Para los ciudadanos está claro que hay muchas leyes que deben cambiar, pero parece que los ?listos? que han estudiado para eso no opinan lo mismo, y así nos va.

Si hablamos de política pasa otro tanto de lo mismo. No entendemos por qué se toman ciertas decisiones mientras que otras urgentes y obvias quedan enterradas. Bueno, eso de que no entendemos? Damos por sentado que es así porque los políticos no dan puntada sin hilo y si hacen algo de alguna manera no es por nuestro bien si no por su bolsillo. Si de las leyes tenemos una imagen de incoherencia, de la política tenemos la imagen de bolsas negras llenas de dinero que no van precisamente a solucionar problemas. Problemas que, por cierto, no amparan las leyes.

Por eso nos sentimos desprotegidos, tanto política como legalmente. Y por eso he querido abrir esta nueva categoría que me permita abordar todas estas cuestiones desde un punto de vista sencillo. Lástima que las personas a quienes van dirigidos estos escritos no los van a leer. Sería estupendo que por una vez alguien diese la cara, pero estarán ocupados contando su dinero y dando vía libre a nuevas leyes sin sentido. Espero que al menos tú dejes tu opinión.
Comentarios (1) - Categoría: Política, leyes, y otras mentiras - Publicado o 13-06-2010 23:37
# Ligazón permanente a este artigo
PATALETAS FUNCIONARIAS
Cuando trabajaba en Atento cobraba dos pluses. Uno de ellos, el de comercial, se consolidaba cuando llevabas un año en el mismo puesto, por lo que después de ese tiempo, dicho plus ya no aparecía en la nómina como un concepto aparte sino que era parte del sueldo base y ya no te lo podían quitar. El otro plus era por idioma. Lo cobré mientras trabajé en el departamento de idiomas, no se consolidaba. Lo cobrabas sólo mientras realizabas ese trabajo. El último plus que cobré era de 85 euros. El caso es que el 31 de julio del 2007 y sin previo aviso nos dijeron ?a partir de mañana ya no trabajáis en idiomas?. Traducido a nómina quiere decir ?el plus de idioma que acabas de cobrar es el último; a partir del próximo mes tu sueldo será de 85 euros menos?. Estamos hablando de un salario neto de unos 850 euros con plus, así que te puedes imaginar el palo que supuso que de pronto nos quitaran 85 eurazos. Bueno, el caso es que a pesar de la rebaja, mi economía familiar salió adelante, no dejé de pagar ninguna factura, no dejé de comer ningún día? Resumiendo, que pasé a cobrar unos 765 euros y sobreviví sin problemas. Ningún sindicato se movilizó ni hicimos huelgas -habrían sido inútiles y encima habríamos perdido más dinero-. Hubo incluso compañeros que se alegraron porque pensaban que los de idiomas éramos unos privilegiados (estereotipos y mitos laborales que forjan algunos, no nosotros). Es decir, que a unos cuantos nos rebajaron bastante el sueldo y otros se alegraron.

Antes de continuar quiero dejar bien claro que no estoy de acuerdo con el recorte salarial que se le va a aplicar a los funcionarios, y mucho menos a los pensionistas (sobre todo a los pensionistas). Repito, por si acaso, que no estoy de acuerdo con el recorte salarial que se le va a aplicar a los funcionarios. Y como ya sé cómo son algunos lectores, sobre todo los afectados que están más sensibles con el tema, vuelvo a repetir que NO estoy de acuerdo con el recorte salarial de los funcionarios.

Ahora que ya he repetido lo que los funcionarios quieren oir voy con la parte que no les gusta, porque estoy ya bastante cansada de leer un montón de cartas y artículos -me llegan incluso por correo- con los lloriqueos y pataletas de los funcionarios. No estoy de acuerdo con que ellos y los sindicatos se rasguen las vestiduras y hagan huelga y protesten en manifestaciones y nos vengan llorando a los demás porque la crisis, al fin, les afecta también. ¿Dónde estaban mientras la cola del paro llegaba a 5 millones de personas? ¿Por qué no hicieron antes todas esas cartas denunciando la situación del país? Pues porque se creían a salvo pero no se daban cuenta de que cuando el nº de parados aumenta, el nº de los que pagan impuestos disminuye, por lo que el nº de los que pagan el sueldo de los funcionarios es bastante menor. Como sé que esto que acabo de escribir no va a ser bien entendido voy a explicarlo, aunque no sé si servirá de algo.

El recorte va a ser en función de la categoría y va desde el 0.56% para el grupo E, hasta el 7% para el grupo A. Bueno, supongamos que a todos les rebajen un 5% del sueldo. Es decir, que a un mileurista le quitarían 50 euros. ¡¡50 euros!! de un sueldo de 1000. Para echarse a llorar, vamos. Pero ya sabemos que hay funcionarios que ganan menos, así que pongamos por ejemplo un salario neto de 850 euros (lo que ganaba yo en Atento) y calculemos? Pues le rebajarían unos 41 euros. Qué suerte. Porque a mí me quitaron 85 y un año y medio después me tiraron a la calle. El Inem me paga todavía bastante menos (no llego a los 650 euros y tienen fecha de caducidad). Pero esa preocupación de la cola del paro no la tiene un funcionario.

Estamos entonces en que un sueldo pequeño no se va a enterar mucho del recorte ya que en realidad estamos hablando de un 0.56% (poco más de 4 euros en mi ejemplo). Pues un sueldo grande tampoco. Alguien que cobre 2000 euros y le rebajen un 7% pasaría a cobrar 1869. Qué pena, verdad. Si, creo que los 5 millones de parados (muchos ya no cobran ni la ayuda familiar) estamos consternados porque a algunas personas les quede un sueldo de 1869 euros en su puesto de trabajo con una tasa de paro del 0%.

Por si eres funcionario y en este punto estás indignado déjame recordarte que NO estoy de acuerdo con que te rebajen el sueldo. Pero entiende que tampoco voy a llorar contigo, ni siquiera te dejaré mi hombro para que te desahogues. Como te decía al principio, yo ya sufrí una rebaja de sueldo, y mucho mucho más alta que la tuya, así que entiendo perfectamente por lo que estás pasando. La pregunta es: ¿has entendido tú por lo que están pasando 5 millones de personas que han perdido su trabajo? ¿te habías dado cuenta de que el país está pasando por una crisis o es ahora cuando te percatas, cuando te toca personalmente? Porque hasta ahora no me ha llegado ningún correo acerca de los pensionistas, de los que los funcionarios tampoco os acordáis en vuestros lloriqueos.

Con todo esto intento explicar que una cosa es que no apruebe el recorte de sueldo de los funcionarios pero otra muy distinta es que me den pena. El ejemplo del mendigo que ponía yo en mi artículo anterior viene muy bien para ilustrar lo que quiero decir.

Si tanto le molesta a los funcionarios que les toquen su sueldo (vueeeeelvo a repetir: no estoy de acuerdo con eso) sólo tienen que empezar a echar curriculums y dejar su puesto estable sin peligro de paro. Por ejemplo, un profesor de un colegio público al que le van a hacer una rebaja de risa en su sueldo lo tiene tan ¿fácil? como solicitar un puesto en un colegio privado/concertado, así no sufrirá la rebaja. Claro que, recordando por qué se hizo funcionario quizás se de cuenta de la suerte que tiene que de que le quiten unos eurillos y no el sueldo entero. Porque en el privado te pueden echar a la calle pero en el público sigues con tu puesto estable de por vida. Que por eso la gente quiere ser funcionaria. Y es que, en mi opinión, hay que ser muy caprichoso para envidiar a alguien que puede perder su trabajo en cualquier momento solo porque nos recorten/congelen el sueldo.

Eso es lo que me parecen todas las quejas de los funcionarios: pataletas de niños caprichosos y consentidos. Todos los meses les compran 5 juguetes cuando a los demás nos compran uno -y no siempre- pero cuando les compran ?sólo? 4 se ponen a patalear y se preguntan por qué a los demás les siguen comprando uno.

Por otra parte, se nota que la rebaja la hace el partido socialista OBRERO español, porque las protestas quedan en simples pataletas. Cuando el PP congeló el sueldo a los funcionarios se armó una buena y los sindicatos hacía tiempo que habían hablado de huelga general. Pero claro, ahora está un partido de izquierdas -o eso dice que es- y nadie se moviliza. Ya lo dije en otro artículo, no somos objetivos. Nos preocupamos más por nuestras ideas que por nuestros intereses personales. Así nos va.
Comentarios (4) - Categoría: Política, leyes, y otras mentiras - Publicado o 07-06-2010 13:53
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0