Pensamientos en voz alta


Porque todavía puedo opinar libremente
Leer este blog es gratis excepto si eres de la SGAE que tendrás que pagarme un canon por mis derechos de autor/propiedad intelectual, así yo también podré vivir de esto, como vuestros artistas, y no tendré que buscar trabajo.

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

5ª CARTA A PERE NAVARRO (¿no dimitirá?)
Bueno, bueno, bueno, Navarro. Increíble pero cierto. Por primera vez -y espero que no sea la última- le escribo para darle una pequeña palmadita en la espalda. Y digo pequeña porque no se hasta qué punto esto es responsabilidad suya, pero si antes le reprochábamos a usted la emisión de algunos estúpidos anuncios de la DGT me parece justo felicitarle si otros son buenos. Aún así, dicha palmadita no se la doy muy convencida pues me cuesta mucho creer que los nuevos anuncios tengan algo que ver con usted. No se lo tome a mal, Navarro, pero es que después de escucharle decir las burradas que dice de los motoristas y de los guardarraíles cada vez que abre la boca pues es normal que observemos con desconfianza cualquier intento de buen gesto hacia nosotros. Además, dichos anuncios... en fin, son criticables. A ello voy.

Estos días he visto en la tele (lo muy poco que yo veo la tele) un par de anuncios de la DGT. Uno está pasable, pero el otro... Se nota que no tienen costumbre de hacer las cosas bien pues ambos anuncios son mejorables a la par que ampliables, pero vayamos poco a poco. Empecemos por el anuncio bueno, el de la ciudad. Un conductor de coche nos cuenta cómo mató a un motorista. Al hacer un cambio de carril miró por el retrovisor pero no vio la moto (?no lo vi, juro que no lo vi?). En la imagen se ve cómo dicho conductor mira y cambia bruscamente. Después una voz dice que más de la mitad de los accidentes de moto son por culpa del otro vehículo. Y ya está. Es decir, como siempre son anuncios que dicen que todo es culpa de los conductores pero no ofrecen ninguna solución. En este caso creo que hay al menos dos puntos mejorables. El primero es mencionar que para evitar ese tipo de accidentes se deben hacer las maniobras ?suavemente? y no dando un volantazo, así daremos tiempo a reaccionar a la moto y será más fácil que la veamos en el retrovisor mientras nos cambiamos de carril. El segundo punto es lo que a usted, Navarro, le gusta: decir cifras y estadísticas (aunque sea con una lógica matemática que no se yo). En el anuncio sólo dicen ?más de la mitad de los accidentes de moto...?. Vale que el dato así dicho ya es bastante significativo, pero podemos -y debemos- detallarlo más diciendo ?más del 70% de los accidentes de moto son por culpa del otro vehículo?. Bueno, al menos así a groso modo es mi opinión y valoración de ese anuncio. Me parece bueno y necesario, aunque mejorable.

Pero vamos ahora con el otro, y aquí es donde me enfurruño y tengo que hacer una crítica en firme pues me parece una tomadura de pelo y un desviar la atención de los ciudadanos ya que ha omitido descaradamente uno de los principales riesgos de los motoristas, pero muy descaradamente. Le cuento por si no lo ha visto, que no me extrañaría. Un chico nos cuenta que se había comprado una moto para ir a trabajar pero que después él y la novia salían a rutear los fines de semana. En una curva no sabe qué pasó, ?quizás me confié, me arriesgué? nos dice, se caen y se van a la cuneta. La chica muere y él queda en silla de ruedas. Al final, la voz dice ?el año pasado 528 personas murieron en accidente de moto, y esa sí es la realidad. Tú puedes cambiarla?. Pero vamos a ver, Navarro, ¿de qué va? Con este anuncio puede que engañe a los ciudadanos de a pie o a los de 4 ruedas, incluso puede que se engañe a sí mismo. Pero a nosotros no, Navarro. Nosotros estamos ya de vuelta y media. Somos como Chenoa ?cuando tú vas, yo vengo de allí; cuando yo voy, tú todavía estás aquí?. Así es como nos sentimos, siempre demasiados kilómetros por delante de las administraciones.

Ya me estoy desviando del tema otra vez. Es que hay tantas cosas que le quiero decir que me cuesta centrarme en una sola. Sigo con el anuncio y ahora toca el análisis. Que no digo yo que no se ajuste a la realidad, pero que están desviando la atención para quitarse culpas... también es real. Nos ponen la imagen de un chico que ya de entrada nos dice que no es motero (compró la moto para ir a trabajar, no por que le gustase) y reconoce que la culpa del accidente fue de él, aunque no sabe exactamente qué pasó. Hasta aquí puedo aceptarlo ya que todos sabemos que cada vez hay más usuarios de moto que la utilizan como un vehículo práctico para moverse por ciudad, pero que no conocen el comportamiento y la respuesta de su vehículo. Las cifras de accidentes confirman lo que digo, y opino que le apuntan como i-rresponsable. Además, pudo ser por culpa del conductor o por el mal estado de la carretera, pero no dicen nada y no voy a pararme a analizarlo.

La segunda parte del anuncio es lo que me molesta, me irrita, me cabrea. Verles caer acabando en la cuneta es una imagen que esquiva la realidad. Ojalá los accidentes de moto fuesen así, y no me diga que no sabe a qué me refiero. Habría muchos menos muertos; muertos que -no lo olvidemos- tienen nombre y apellidos y familia y amigos... En esa imagen falta algo, y falta adrede. No se en qué carretera la habrán rodado pero en las que yo frecuento sería imposible irme así a la cuneta ya que antes me daría con ¡el guardarrail! Pero en su anuncio no hay, qué suerte tuvieron los accidentados pues dentro de lo malo al menos acabaron ?de una pieza?. Y después la voz ?el año pasado 528 personas murieron en accidente de moto, y esa sí es la realidad. Tú puedes cambiarla?. Tienen razón al decir que murieron en accidente de moto y no por accidente de moto ya que muchas de esas muertes no fueron por el propio accidente. Estarían vivos si no se hubiesen encontrado con el puñetero guardarrail asesino. Y le remito a la frase de su anuncio ?esa sí es la realidad. Tú, Pere Navarro, puedes cambiarla?, aunque por la burrada que ha soltado -otra vez- en una entrevista estos días ha dejado muy muy claro que todo está bien como está y que va a seguir así. Y seguirá diciendo que el 100% de los accidentes y de las muertes de tráfico son por culpa nuestra. Pero de esa desafortunada frase hablaré otro día.


VAYASE, PERE NAVARRO, VA-YA-SE
Comentarios (1) - Categoría: Cartas al director de la DGT - Publicado o 25-05-2008 21:31
# Ligazón permanente a este artigo
4ª CARTA A PERE NAVARRO (director de la DGT ¡¿todavía?!)
No quería yo volver a escribir otra carta para usted, Navarro. Mejor dicho, esperaba no tener que volver a escribir otra carta pero es que se empeña en darme motivos. A lo mejor lo hace porque si no fuese por mí no recibiría ninguna, pero no creo que sea por eso pues me consta que no soy la única que le escribe. Da igual, el caso es que aquí estoy otra vez dedicándole tiempo. Espero que algún día me corresponda y me ofrezca también su tiempo y podamos charlar y tomar un café (que no pagaré yo) y que me de la oportunidad de explicarle en persona como es el día a día y km a km de los usuarios de moto.

Pues verá, le escribo esta vez porque hace ya tiempo que he visto que le ha salido un amiguito que le acompaña activamente en su cruzada contra nosotros. Quizás debería escribirle a él, pero es que con usted ya he cogido confianza. Por si no teníamos suficiente con sus ?brillantes? ideas, ahora resulta que su amiguito -el ingeniero jefe de la demarcación territorial de Aragón- decide denunciarnos. Si, si, lo he dicho bien, denunciarnos, a todos. Porque aunque la denuncia oficial vaya a nombre de Juan Carlos Toribio, todos la tomamos como nuestra. Bueno, vale, Juan Carlos -en adelante JCT- denunció primero. Pero denunció poco. Teniendo en cuenta lo que se merecen, creo que todo lo que sea menos de cien querellas por población contra Fomento es poco, muy muy poco.

Por si no sabe de qué le hablo (ya sabemos lo frágil y selectiva que es la memoria de políticos y jefes varios) se lo cuento. Resulta que los usuarios de motos -en este caso no voy a decir sólo moteros- estamos hartos de decir que las carreteras están mal, que son peligrosas para nosotros, que hay demasiados puntos negros... ¡que nos están matando! En vista del resultado obtenido -ninguno- algunas asociaciones de motos han decidido denunciar a Fomento por las irregularidades e ilegalidades que sigue cometiendo con pleno conocimiento de causa.

Pero también ha habido una persona -guardia civil para más señas- que ha puesto las denuncias en su propio nombre. ¿Y qué hace Fomento? ¿Manda a alguien a comprobar sobre el terreno si esas denuncias tienen fundamento, alguna base? ¿Habla con JCT para intentar llegar a un acuerdo y solucionar el tema por las buenas evitando así más denuncias? NO. La respuesta de Fomento es... una denuncia ¡por acoso! Me reiría a carcajadas si no fuese porque el asunto es serio, sobre todo para JCT pues por mucho que nos solidaricemos con él, a nosotros no nos cae el peso de la ley, ?tan sólo? el de la incompetencia de los ¿responsables? de que las carreteras estén en buen estado.

Me resulta curioso-absurdo-surrealista que un ministerio (o una delegación de ese ministerio, o un jefe de una delegación de ese ministerio) denuncie que un ciudadano le está acosando. Verá, Navarro, es que cuando oigo hablar de acoso, siempre -y no me pregunte por qué- me imagino a un tipo malencarado persiguiendo-telefoneando-vigilando a una pobre mujer que cada día está más asustada y que teme por su vida. Así que comprenderá que la imagen de todo un ministerio en el papel de pobre mujer pues se me hace... como le diría yo... ridícula. Por más que lo intento no consigo visualizar a un ministerio asustado. Que no, no es normal.

Navarro, dígale a su amiguito que los ciudadanos no acosamos a las instituciones, sólo las denunciamos. ¿Y cómo se pueden evitar esas denuncias? ¿Con otras denuncias por acoso? No, haciendo bien el trabajo. A lo mejor es que todavía no tienen claro el significado de la palabra ?trabajo?, o no entienden qué es un ?buen trabajo?. Si, lo se, me consta que son conceptos muy difíciles de asimilar, sobre todo para políticos y altos cargos, pero con esfuerzo todo es posible. Vaya, lo de esfuerzo puede que tampoco lo entiendan.

Prueben alguna vez a hacer algo bien y descubrirán una nueva y maravillosa sensación conocida como ?la satisfacción del trabajo bien hecho?. Esa sensación les llevará a un nuevo mundo en el que no existen las denuncias sino las recompensas; un mundo en el que los ciudadanos no les critican sino que les felicitan. En ese todavía desconocido mundo para ustedes, uno se levanta con una sonrisa y contento de su trabajo porque sabe que otro día más sólo va a escuchar buenas palabras y se acuesta también con una sonrisa por la felicidad de haber evitado más muertes. En ese mundo, en el que todos nosotros estamos deseando verles, las estadísticas de accidentes de tráfico bajan en picado y ya sólo se habla de conductores irresponsables pero no del mal estado de las carreteras. ¿Se hacen una idea de la cantidad de familias que seguirían disfrutando juntas de la vida?

Antes de que me diga nada, Navarro, ya se lo digo yo. Es cierto que en ese mundo no recaudarían tanto dinero. Los radares estarían visibles y señalizados, así como las patrullas, por lo que los conductores moderarían la velocidad y no pasarían por caja. Se acabaría el hacernos pasar por tontos diciendo que sus estrategias dan resultado cuando todos estamos viendo cómo aumentan los accidentes. Dejaríamos de hablar de usted, al menos mal. Pero es que, Navarro, en esta vida -quienes todavía tenemos vida a pesar de circular en moto- todo es cuestión de prioridades. Para mí lo más importante es esa satisfacción del trabajo bien hecho y acostarme cada noche con la seguridad de que he hecho feliz a alguien (y lo consigo siendo tan sólo teleoperadora). Pero, por desgracia, para usted lo más importante es el dinero y poder acusar a los conductores para ocultar su propia incompetencia. Piense, Navarro, que si yo puedo hacer feliz a los demás con mi trabajo, usted lo puede hacer mucho más, y en algo tan importante como no destrozar familias. Por favor, háganos caso de una vez, escúchenos y todos saldremos beneficiados.

¡Basta ya de llenar los cementerios con su dictadura!

VAYASE, NAVARRO, VA-YA-SE

Comentarios (3) - Categoría: Cartas al director de la DGT - Publicado o 13-05-2008 20:44
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0