Pensamientos en voz alta


Porque todavía puedo opinar libremente
Leer este blog es gratis excepto si eres de la SGAE que tendrás que pagarme un canon por mis derechos de autor/propiedad intelectual, así yo también podré vivir de esto, como vuestros artistas, y no tendré que buscar trabajo.

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

NOITE MÁXICA: EMPIEZA LA DIVERSIÓN
Dos semanas han pasado ya, ¡dos semanas!, y aún seguimos riéndonos recordando cosas del fin de semana motero. Hay algunas imágenes que, aunque lo intento y lo intento, no voy a poder olvidar, pero qué se le va a hacer. Compartir el hotel con ciertos personajes es lo que tiene, que quedas marcada pa?siempre jamás. ún me despierto en mitad de la noche sudando y gritando "socorro, aparta esa visión de mí..." Eso si, lo que allí pasó no seré yo quien lo cuente. Lo peor es que pa?la próxima en Vigo vamos a compartir ?mobiljom? (mobilhome, pa? los que saben inglés). Si ya quedé traumatizada por compartir hotel, qué será de mí después de compartir caravana. En fin, lo que tenga que ser será. Voy a ir reservando psicoanalista.

Me había quedado en lo de que entramos al comedor ¡por fin! para cenar. En mi opinión de lo que tenemos ganas realmente es de terminar la cena para empezar ya con la juerga, que viendo la peña que nos hemos junta'o va a ser de las que se recuerdan durante muuuucho tiempo. Al ver las ventanas abiertas busqué una mesa en la que no diese mucho el frío y en la que cupiésemos todo el grupo que estábamos juntos en el bar. Poco a poco, todo el mundo va tomando posiciones. Alguna ha prometido en nuestro foro que la próxima vez hará vida social durante la cena sentándose en una mesa que no esté acaparada por su motoclub. A ver si es cierto, Teté. Pero si comes mucho no me importará que estés en otra mesa (sobre todo, si comes mucho postre, je je).

Ya durante la cena empieza el espectáculo. Y no me refiero al de la ?meiga? que trajo el restaurante, sino a los ?payasos? que ya llevábamos nosotros de serie (mis respetos para los payasos de verdad). Si es que? si es que? así no hay manera. Una, subida a una silla con una peluca de colores, otro sacando fotos, otro con el vídeo. Y más pelucas, y máscaras, y me vienen a pedir que me eche no se qué spray en el pelo pa?sacarme una foto, que no me preocupe, que eso sale fácil. Ja, después de hacer como que leo lo que pone en el bote (ya sabes, la m con la a= ¿ma?) les digo que ni de broma, como si hubiese entendido algo de las instrucciones. Insisten, insisto, desisten. Y siguen las risas, las fotos, la comida, las pelucas?

De repente, vemos que algunos salen corriendo hacia la puerta. Vaya, nos hemos perdido el principio, ¿qué ha pasado? Se sientan muertos de risa y seguimos cenando con cara de ?qué les quiten el vino a los de esa mesa?. Pero vuelven a levantarse al grito de ?agua, agua? y otra vez estampida general de la misma mesa. Ahora si que nos damos cuenta del asunto. Cada vez que Puchi se acerca a cobrar el importe de la cena, los de esa mesa gritan ?agua? y salen corriendo. Pero es Puchi el cobrador, a él se la van a dar, ja. Se va a su mesa y veo que mientras hace que escribe, le dice algo a los demás, así, sin que se note, y vuelve a la mesa de los morosos. Pero cuando éstos se levantan? ¡zas! puerta bloqueada por los cómplices. Y qué bloqueo, con sillas incluídas. Ya quisieran algunos equipos de rugby tener unos bloqueadores como éstos. Así que a sentarse y a pagar. Desde ese momento he decidido que si alguien me debe dinero no me voy a preocupar. Le mando a Puchi y ya está. Ahora, los morosos andan diciendo por ahí que estaba todo controlado, que pagaron porque quisieron y se estaban cansando de tanto levantarse y sentarse, que ya tenían otra puerta controlada, bla bla bla. Que si, que si, que vale, que muy bien. Pero pagar, pagaron, porque si no? cobraban.

Y seguimos cenando (a ver si llega ya el postre) y riendo y riendo y riendo. Y María ?la Mamma- sigue con su peluca de colores haciendo espectáculo incluso bajada de la silla. ¿Nos dejarán volver a este camping después de esta noche? Es que además de nosotros -unas 60 personas- hay gente que ha ido a cenar allí, pobres, sin saber con quién iban a compartir establecimiento. Y yo, una chica tan seria, tan formal, allí metida en medio de todos esos salvajes, que gritan, se suben a las sillas, se bajan los pantalones para enseñarnos sus cuartos traseros... Si, si, como lo lees. Ahora, a Carlos le reconozco más por su culo que por su cara, de tantas veces que nos lo enseñó. Qué cruz de gente. Y parecían formales. Yo pensé en su momento que había acertado juntándome con esta panda. Ya sabes, gente adulta, responsable, incluso algunos con su propio negocio... ?Si, mamá, no te preocupes que aunque son moteros son formales. Padres de familia, dueños de empresas...?. Todo fachada. Sólo hay que verlos en estas situaciones, algunos cada vez con menos ropa. Y rellenos de alcohol, como los bombones. Que cuando la meiga encendió la queimada pensé que iban a arder todos.

Por cierto, la cena bien. Lo típico de estas tierras en esas fechas: laconada y filloas. Eché en falta los aditivos de las filloas. A saber: nata, miel, chocolate. En fin, todo sano y nutricional.

PD: la primera parte del vídeo ya está en nuestro foro. Nada interesante, ya sabes, sólo motos, motos y más motos.
Comentarios (1) - Categoría: Mi moto y yo - Publicado o 17-03-2009 11:09
# Ligazón permanente a este artigo
NOITE MÁXICA, CRÓNICA DE UN ANIVERSARIO MOTERO
- Tienes una tendinitis en el codo ?me dijo mi doctora el jueves al mediodía- así que pon el cabestrillo un par de días y reposo.
- Pero este fin de semana tengo una ruta en moto
- No, no, no. Nada de moto de momento.

Así empezaba mi recta final hacia la esperada ?Noite Máxica?, un fin de semana motero organizado desde hacía semanas para celebrar nuestro primer año como Os Artabros, peña motera. Había llevado a mi querida CB500 al taller para tenerla a punto, me había preparado mentalmente para pasar frío y aguantar lluvia otra vez? para nada. Y es que los médicos son así, ?tienes que dejar de fumar? o ?como mucho un vino en la comida? o ?no puedes tomar sal?? Pero a mí, que ni fumo, ni bebo ni ando con mujeres me quita uno de mis dos vicios: la moto (el otro vicio? sin comentarios). Y justo este fin de semana. Bueno, resignación. Hoy, martes por la tarde todavía me sigue molestando la tendinitis ?do carallo? mientras te escribo esta crónica, pero quiero contarte todo lo que pueda antes de olvidar detalles, aunque no creo que pueda reflejar con palabras lo vivido este fin de semana ni olvidar algunas imágenes que, por respeto a la audiencia y a sus protagonistas, mejor no contaré.

Mientras yo me quedaba en casa maqueándome con mi disfraz de motera esperando a que viniesen a recogerme (gracias, Tino y Olga) mi marido se fue a las dos y media pues había quedado con Puchi a las tres para ir juntos al punto de encuentro de los grupos del norte: Os Artabros, Aguilas Rebeldes, Furia Vikinga y La Orden del Temple. Por supuesto, Puchi llegó tarde. No entraré en detalles por no alargarme aún más. El caso es que, para no perder las buenas costumbres españolas, el grueso del pelotón salió tarde y a golpe de silbato. Eso si, en perfecta formación de trebolillo y cada uno con un papel asignado para evitar que el grupo se disperse y se pierda. Y así iban ellos hacia Bertamiráns ?con algún que otro incidente sin importancia- aguantando el frío como buenos vikingos moteros mientras yo iba en furgoneta, cómoda y calentita. Y sin forzar mi tendinitis, que para eso habría tiempo de noche.

Bertamiráns era el punto de encuentro entre los grupos del norte y los del sur y sureste de Galicia: Spekes de Pontevedra, Simplemente Moteiros de Vigo y Os Trasnos de Orense. En los próximos meses nos lanzaremos a la conquista de Lugo, que es la única provincia que nos queda por anexionar a los Artabros. Cuando los de las cuatro ruedas llegamos a Bertamiráns aún no había aterrizado el grupo sur, pero aparecieron al poco. Los grupos del norte, por una vez y sin que sirva de precedente, ¡habían llegado antes de tiempo! Esos son mis chicos. Mi marido me presenta a JosemaCB y lo primero que le digo es "me caes mal" (así, para ir haciendo amigos). Pero cómo no me va a caer mal si la tiene más grande que yo. Eh, que estoy hablando de nuestras Hondas CB's. La suya es 1300 y la mía 500. Así que hemos quedado en que acepta quitarle un 0 y tan amigos. Un saludo, Josema.

Os Trasnos estaban ya en el camping A Vouga, en Louro (Muros) esperando tranquilamente pues era el destino final. Así que después de una obligada visita al baño (imprescindible en cualquier parada de ruta motera, por si acaso) y de las fotos de rigor, arrancamos hacia el camping. La intención era llegar con luz solar para poder montar las tiendas de campaña sin linterna y, por lo tanto, sin accidentes caseros. Ya ves, a pesar de ser invierno gallego con amenaza de lluvia la mayoría de gente fue de acampada. Nosotros no. Mi marido y yo, y algunos sibaritas más, fuimos de hostal. Y no me arrepiento, a pesar de las visiones que allí sucedieron.

Mientras unos iban a repostar sus monturas porque debían marcharse después de la cena ?muy pero que muy muy muy a su pesar- y otros iban hasta el hostal Sahorta a dejar equipajes, los demás nos quedamos en el bar haciendo vida social, que es lo que procede en estos casos. El círculo alrededor de la mesa se va haciendo más grande porque cada vez se va uniendo más gente. Se sientan con nosotros Os Trasnos. Saludo con más efusión a Salva porque le conocí hace año y medio en la primera concentración que organizó cuando aún estaba con los Jinetes Negros ?motoclub del que era uno de los fundadores- y no habíamos vuelto a coincidir desde entonces (un placer volver a verte, Salva). Para ir abriendo boca, nos ponen empanada y tortilla. Y seguimos charlando. Bueno, los de la barra siguen charlando y bebiendo. Unos se levantan, otros ocupan su sitio? ¿Y de qué se habla en estas ocasiones? Pues de la problemática en el cine independiente, no te j? En serio, se habla de problemas mecánicos de las monturas, de los accesorios tan chupiguays que les hemos puesto, de las concentraciones y rutas en las que hemos estado y a las que queremos ir este año ?o alguna vez en la vida-, de a quién le hemos dejado los niños para poder estar ahí, de la moto que te quieres comprar, de cómo estoy sin trabajar después del despido de Atento? Y todo esto aderezado con el picoteo, saludos y las visitas al tenderete de fuera que han puesto exclusivamente para nosotros con camisetas, guantes, bolsos, pins, pulseras? todo por y para los moteros. A mí, aún siendo mujer, no me gustan los bolsos, pero me compro uno por ser diferente a lo habitual (grande para mi gusto, pequeño a los ojos de las demás). Y también algún detalle para los niños y el marido.

Y así, entre tortilla, empanada, bolso, reencuentros y mecánica de motos, llega la hora de ir a cenar. Pero esto?es otra historia para otro día.

PD: si quieres ver fotos las tienes en www.osartabros.es, en "así nos fue".
Comentarios (7) - Categoría: Mi moto y yo - Publicado o 03-03-2009 21:16
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0