Pensamientos en voz alta


Porque todavía puedo opinar libremente
Leer este blog es gratis excepto si eres de la SGAE que tendrás que pagarme un canon por mis derechos de autor/propiedad intelectual, así yo también podré vivir de esto, como vuestros artistas, y no tendré que buscar trabajo.

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

¿CÓMO SE CONDUCE UNA MOTO?
¿Alguna vez has conducido una moto? Me refiero a una moto-moto, no me valen scooters, vespinos y demás. No es que no los considere motos, simplemente que no se conducen igual y, por lo tanto, no tienen nada que ver con lo que te voy a contar hoy. Tanto si tienes años de experiencia en concentraciones moteras y rutas varias pilotando tu moto como si nunca te has subido a una ni en el tío-vivo puede que te interese saber de una manera nunca antes contada cómo se conducen estas máquinas ya sean custom, trail, naked, R? al fin y al cabo todas son iguales a la hora de cabalgarlas.

Para conducir una moto, lo primero que hay que hacer es arrancarla. Te podrías dejar caer por una cuesta con ella apagada, pero eso no es conducir, sólo es dejarse caer por una cuesta. Para arrancar la moto no es necesario que estés encima de ella. Si la moto está fría puedes arrancarla antes de subirte y así, mientras calienta, te vas poniendo los guantes, el casco, abres la llave de la gasolina si sueles dejarla cerrada al aparcar, quitas el cepo si no lo has hecho ya? En fin, esos detalles importantes para poder conducir en condiciones, sobre todo lo de la gasolina y el cepo; el primero para que la moto no se apague y el segundo para que tú no te caigas aunque seguro que todos los moteros hemos vivido en carnes propias ambos despistes, con o sin caída. En este punto puedes también quitar el caballete y dejar la moto sobre la pata de cabra (si es custom no tendrás caballete) aunque hay muchos que por grande que sea su montura son capaces de quitar el caballete cuando ya están encima. Yo no, ni me atrevo a intentarlo.

Hay que subirse a la moto mirando hacia el manillar; es decir, que cuando ya estemos con el culo aposentado tengamos todos los accesorios delante. Si están detrás es que estamos mal posicionados; nos bajamos y volvemos a subir correctamente. Una vez encima y equilibrados quitaremos el pie de cabra ?o el caballete, según lo chulito que seas-. Ya estamos preparados así que vamos allá. Recuerda que lo que vas a leer es para una conducción normal, sin caballitos ni quemadas de rueda ni cortes de encendido. Tan sólo unas nociones básicas de cómo disfrutar de un agradable paseo en moto.

Las motos se conducen con las dos manos y los dos pies; o sea, cuatro miembros para manejar cinco funciones principales: acelerar ?mano derecha-, frenar de delante ?mano derecha-, frenar de detrás ?pie derecho-, embragar ?mano izquierda- y cambiar de marcha ?pie izquierdo-. Como ves, con una de las extremidades, concretamente con la mano derecha, realizaremos dos funciones. Podemos utilizar los cuatro miembros a la vez, pero sólo la mano derecha la podremos usar sin acompañamiento cuando estamos en marcha. Con ella manejaremos sus dos cometidos juntos sólo cuando desaceleramos, aunque sólo sea para reducir un poco la velocidad pero si lo queremos es frenar bastante lo normal es usar las dos manos con los dos pies.

No utilizaremos el pie izdo solo; deberemos usarlo conjuntamente con la mano izda, o con las dos, o con todo a la vez, pero nunca solo. Habitualmente usaremos la mano izda a la vez que el pie izdo o a la vez que la mano dcha o con la mano dcha y el pie dcho, o también con todos a la vez, depende de si queremos subir o bajar marchas o tan sólo ir un poquito más despacio pero sin tocar la palanca de cambios. El pie derecho podemos utilizarlo por independiente (si la moto está parada) o con la mano derecha, que estará desacelerando aunque normalmente lo usaremos además con la mano izda para que no se nos cale la moto o para bajar marchas mientras frenamos antes de parar. Cuando la mano derecha la utilizamos para acelerar, no usaremos el pie derecho, si es para desacelerar, podemos accionar todo a la vez.

Como ves, conducir una moto es fácil; lo difícil es explicarlo y entenderlo así contado por lo que no debes asustarte si estás pensando en sacar el carnet aunque puede que a ti, motero de pro, se te ocurren un par de cosillas más, pero no liemos más el tema que yo creo que con lo aquí descrito ya es suficiente para darle vueltas leyendo a la vez que movemos las manos poniéndonos en situación. Una vez que tenemos claros estos conceptos, ya podemos conducir cualquier moto. Por supuesto, cada una tiene su truquillo dependiendo también del modelo ya que la velocidad en la salida, las tumbadas, lo largas que sean las marchas... Pero básicamente, así se conducen las motos. El uso de los demás botoncitos, pantallitas, llave de depósito y retrovisores se puede ir cogiendo sobre la marcha, sobre todo si es una BMW, que anda que no tienen.
Comentarios (3) - Categoría: Mi moto y yo - Publicado o 30-11-2009 17:39
# Ligazón permanente a este artigo
ENREDADA EN LAS REDES SOCIALES
Pues si, al final lo he hecho. Yo no quería, de verdad; me he resistido todo lo que he podido pero, como suele pasar con estas cosas, acabas cayendo: me he registrado en Facebook. Y lo digo con la cabeza y la mirada bajas porque dije que para qué me iba a servir y más cosas que se dicen cuando uno no quiere entrar en otra historia internauta. Ya se que es una red social para estar en contacto con tus amiguitos, pero yo ya estoy en contacto con ellos mediante el móvil, el correo electrónico y el foro, así que al ?feisbu? no le veía mayor utilidad. No es que ahora se la vea pero ahí estoy.

Mi marido llevaba ya tiempo en el tema aunque la verdad es que no le prestaba mucha atención, por no decir ninguna. Pero poco a poco fue entrando más a saco por lo típico: los amigos, ?si entras en mi Facebook podrás ver las fotos que puse del viaje, de mis niños, de mi nueva moto?? Y empiezas a usarlo más. Yo siempre les decía que no me hiciesen registrarme sólo por ver unas fotos, insistían, yo que no, pero si no te cuesta nada, que paso, y decía mi marido ?bueno, como yo ya estoy registrado ya las veremos?. Así me fui escaqueando durante más de un año. Entonces, ¿qué ha hecho que yo ahora sea un miembro más? Nadie me ha puesto una pistola obligándome, está claro, pero hay otras maneras más sutiles de incitar a los demás a hacer algo. En este caso ha habido dos motivos principales que me han llevado a formar parte de ese mundo virtual.

Yo veía que cada vez más gente nos decía que tenía su espacio ?feisbukero? y comentaban que así sabían cómo le iba a fulanita y a menganito, de los que hacía tiempo que no tenían noticias pero que habían recuperado el contacto gracias a eso. Me pareció interesante y empecé a plantearme lo de registrarme. Como ya te he dicho en alguna ocasión, yo no crecí en Galicia así que todos mis amigos de la infancia están ?o estaban- en Portugalete y con el 99% he perdido el contacto. No porque yo quisiera, si no porque de aquella no había ni Internet ni móviles, y era fácil perder el rastro si la persona cambiaba de dirección y tfno fijo.

Así que de una temporada a esta parte estuve pensando que debería entrar en Facebook por probar si había suerte y recuperaba viejos amigos. Hace más o menos un año, buscando información de Eduardo, un viejo amigo de la infancia del que ya te hablé en una ocasión y que por motivos que no vienen al caso es fácil seguirle la pista en Internet, vi que él también tenía su Facebook y me dije ?mira que bien, así podré hablar algo más con él, que en los sms?s no se puede contar mucho?. Pero claro, tenía que registrarme para acceder, así que pasé. Total, si teniendo su nº de móvil no le llamo y apenas le mando un par de sms?s al año (por no molestar, que es un hombre ocupado, no porque no me apetezca) pues puedo seguir así. Y seguí, pero es que no sólo es Eduardo, también mis compis del cole y mis amigas de juegos en mi calle y más gente.

Lo que hizo que al fin tomara la iniciativa fue una comida que tuve la pasada semana con mis-ex compañeras de Atento. Se pusieron a hablar de las fotos que comparten, de cómo les va a los demás que hace tiempo que no vemos, de los juegos? Y la bronca, claro. ?Si estuvieses en Facebook? estamos todas? te hemos buscado para agregarte? qué te cuesta? así estamos más en contacto que con el correo?? Venga, vale, cansinas, me lo pensaré? otra vez. Y unos días después lo he consumado, con foto y todo, no creas; de hacerlo, hacerlo bien. Y con enlaces a este blog y al foro motero, y pondré más fotos, y no jugaré ?o eso espero-.

Pero le veo un problema y es que buscar a las personas no es tan fácil. Primero porque tienes que acordarte de su nombre y apellidos, al menos del primero, y confiar en que se hayan registrado así, y que no haya muchas coincidencias. Y segundo porque la gente no pone el país ni da ninguna pista de si mismos, en ocasiones ni siquiera tienen foto de ellos sino de paisajes y cosas así, lo que dificulta mucho, pero mucho que sepas de quién se trata. Ya se que en 20 años una persona puede cambiar mucho, sobre todo si hablamos de edades de los 15 a los 35, y la foto puede despistar, pero no cuesta nada poner de dónde eres, como mínimo. Por supuesto, yo lo he puesto, por si alguien me busca, y la foto no da lugar a dudas porque sigo igual ?es cierto, no es vanidad-.

Tienes la opción de buscar a la gente por colegio, instituto? Vale, pues lo he intentado, pero nada. ¿Sabes cuántos colegios Nuestra Señora del Carmen hay en el mundo? Demasiados, y muchos en Sudamérica. Para colmo, como te decía, quien crea el ?grupo? no pone el país, así que tienes que perder el tiempo pinchando o basándote en la foto inicial. Que no, que no me apetece mandar un mensajito a cada persona que coincida con mi búsqueda preguntándole si es la que yo quiero encontrar. Si, si, ya se que no todo el mundo está ahí para que la encuentren, por eso no dan facilidades de localización pero yo estoy contando mis ?problemas? y motivos con el Facebook, no los de los demás.

Pero bueno, ya que ahora yo también soy ?feisbukera? lo aprovecharé para estar más al tanto de la vida de mis amigos y familiares, y de los eventos que se hagan y de? Aunque para eso hay que entrar en el ?muro? de los demás, leerlo, incluso escribir algo, y me da pereza, que van aumentando de número. Ni siquiera entro cada día, ni cada dos ni cada tres. Ya me he registrado, así que, de momento, no me pidáis más.
Comentarios (1) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 23-11-2009 14:49
# Ligazón permanente a este artigo
YA ES CASUALIDAD
Pues si, ya es casualidad que después de poner aquí mi último artículo sobre los avances tecnológicos coja la revista de Eroski Consumer para ojearla y me encuentre con un reportaje sobre el tema de las administraciones y los trámites on-line (casi se podría decir "administraciones y ciencia-ficción"). Y resulta que ratifican lo que yo he dicho: tanta tecnología pa'na. Bueno, tampoco es eso, pero casi. Para no extenderme más, como tengo por costumbre, te dejo el enlace para que tú mismo puedas comprobar lo poco útil que resultan las oficinas virtuales: http://revista.consumer.es/web/es/20091101/
Comentarios (0) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 17-11-2009 15:19
# Ligazón permanente a este artigo
¿AVANCES TECNOLÓGICOS? DEPENDE PA'QUÉ
De vez en cuando, los medios de comunicación nos cuentan lo que ha avanzado el mundo en materia tecnológica. Y no seré yo quien discuta sus datos y planteamientos, no. Es cierto que el siglo XX ha tenido un avance enorme en lo que a inventos se refiere si lo comparamos con cualquier otro siglo. Ahora que han pasado cien años completitos podemos comparar lo que ha cambiado el mundo y, con él, nuestras vidas. El cine, los vehículos, la comunicación (telefonía, tv, internet?), la arquitectura, la moda, la vida social (homosexualidad, madres solteras, la mujer en el mundo laboral?), la medicina? En fin, que todo esto daría para un completo y larguísimo tratado, pero no es el momento ni el lugar, como se suele decir. Así que me centraré en la tecnología.

Como te decía, en ocasiones podemos ver publireportajes y documentales que nos recuerdan la cantidad de comodidades que tenemos hoy en día. Nos muestran imágenes de hace unas décadas ?no muchas, con dos o tres es suficiente- en las que nos vemos hablando por teléfono con aquellos Teides y Góndolas; era muy raro que hubiese un inalámbrico en una casa. Hasta los ?80 un ordenador en un hogar era algo lejano, además de un trasto inútil. Aquellos Spectrum? cosa de niños para jugar. Nadie necesitaba tener correo electrónico, ni siquiera un fax. Cuando tenías que solucionar algo te ibas a la oficina de turno a hablar directamente con una persona a la que le entregabas personalmente todos los papeles necesarios, o los mandabas por correo en un sobre con su sello de Franco o del rey, depende del año en cuestión. Daba igual si era para una empresa pequeña o para un gran organismo oficial: tenías que entregar papeles físicos con tu firma bien puesta a boli, que antes no había lo de la firma digital. Tampoco había bases de datos en las que los funcionarios pudiesen comprobar los informes solicitados. Nada. Ni varios canales en la tele, ni sms?s, ni Google, ni mandos a distancia. Qué recuerdos?

Pero hoy todo eso ha cambiado y por eso nos lo recuerdan constantemente. Vemos esos documentales y pensamos: ?es cierto, hay que ver cómo ha avanzado todo?. ¿Todo? Pues va a ser que no. Y es que el mundo funciona así de raro. A nivel doméstico tenemos cada vez más tecnología que ?se supone- nos facilita la vida: móviles con un montón de prestaciones que no utilizamos, ordenadores portátiles, varios mandos a distancia para varios aparatos imprescindibles, impresora, scaner, MP3-4-5? La comunicación ha dado un giro positivo y relativamente económico. Gracias a Internet recuperamos a viejos amigos desaparecidos, nos enviamos fotos de una punta a otra del planeta en un momento, compartimos documentos y trabajos sin necesidad de fotocopias ni cercanía física? Creo que es una gran ventaja. Pero, como he dicho antes, todo esto es a nivel doméstico. Por suerte, también las empresas van entrando en ?la era digital?, aunque no todas, cosa que no entiendo pero ese es otro tema.

Tanta tecnología, tanta tecnología y resulta que la Administración sigue tocándonos las narices. Me atrevería a decir que para el 95% de los trámites que tengas que hacer tienes que ir ?in person? a rellenar los formularios y entregar los papeles. Con el certificado digital puedes tener la vida laboral o un papel del padrón, pero poco más. Después tendrás que llevarlos en papel a la oficina que te lo solicita, incluído el Inem que ni siquiera entre oficinas se pasan los datos (al menos en la que yo estoy).

Y qué decir del telemarketing. Supongo ?y espero- que habrá de todo, pero en Atento era en ocasiones difícil trabajar con esos medios dejándonos los ojos en las pantallas que ocupaban casi toda la mesa. Y a pesar de trabajar para una empresa tan ?puesta? en tecnología, los clientes tenían que enviar todavía ciertos documentos por fax y no podían hacer todos los trámites on-line. Siempre es igual, para darte de alta tienes todas las facilidades pero para reclamar? eso ya es otra historia. Y la de veces que fallaba todo. Vale que eran cientos de ordenadores en red, pero tantos fallos técnicos en una empresa "puntera" tecnológicamente hablando...

Así que me parece muy bien que los ciudadanos de a pie tengamos en nuestras manos todo el poder tecnológico, pero para qué si todavía tenemos obligatoriamente que movernos entre papeles para cosas realmente importantes: solicitar una beca de comedor escolar, trasladarte de una oficina del Inem a otra dentro de Coruña, solicitar la ayuda económica para los libros de texto, pedir que te envíen un título de FP a otra ciudad? No nos engañemos, hoy en día es más fácil localizar a un compañero de colegio al que no vemos desde hace 30 años que presentar una solicitud para cualquier trámite administrativo. País de contrastes éste.
Comentarios (1) - Categoría: Telemárketing - Publicado o 17-11-2009 11:52
# Ligazón permanente a este artigo
EL QUE NO LLORA...
Hace ya tiempo, muuuucho tiempo, que no escribo nada acerca de mi antiguo y apreciado trabajo como teleoperadora. Hoy me apetece volver a la carga y lo voy a hacer con un conocido tema ya tratado en este blog y que todos, tanto trabajadores como clientes, sufrimos en carnes propias: la deslocalización. Y creo que yo puedo hablar del asunto con conocimiento de causa ya que me afecta por partida doble: como ex-teleoperadora fui despedida con malas artes y como cliente me las tengo que ingeniar para esquivar el problema. Así que conozco perfectamente el terreno resbaladizo en el que me muevo en este artículo.

¿Es la deslocalización un problema sin solución? ¿Podemos hacer algo los usuarios de estos servicios de atención al cliente? En mi opinión y según mi humilde y muy personal visión del tema yo respondería, respectivamente, no y si. Ahora llega el momento de ir por partes. Para empezar es importante que todos estemos de acuerdo en que la deslocalización es un problema; un problema que nos afecta a todos. Si discrepamos ya en esta cuestión? difícil será hacer fuerza común contra él. Pero voy a dar por supuesto que todos estamos en contra de que cada vez que llamemos a un nº de atención al cliente nos atiendan ?allende? los mares con un vocabulario que en ocasiones ni entendemos. Aclarado esto, pasemos al siguiente punto.

El origen de esta situación, como siempre, es el dinero. Bueno, quizás sería más acertado decir la ambición. Y es que cuando una gran empresa como Telefónica, que está siempre presumiendo de sus grandes beneficios, decide ahorrarse pasta en sueldos? qué quieres que te diga, yo ahí veo hambre de ?quiero más, no importa cómo? y no una necesidad de abaratar costes. Y quien dice Telefónica dice Vodafone, MoviStar, Jazztel... Para colmo, tenemos que leer después noticias como ?la empresa X ha aumentado sus beneficios durante el pasado año?? ¿¿¡¡Qué!!?? ¿Aumentado sus beneficios? Venga ya, lo que ha hecho ha sido despedir a 700 personas y poner en su lugar a 700 extranjeros que cobran la mitad o menos. Eso de toda la vida ha sido reducir gastos, no aumentar beneficios, pero esto es algo de lo que prefiero hablar largo y tendido en otro artículo, que el tema cunde mucho.

Si juntamos ?empresa? con ?quiero más dinero? podemos dar por sentado que los grandes perjudicados van a ser los empleados, aunque no siempre los clientes. Y como empleado no se puede hacer mucho: huelgas (en las que el propio trabajador pierde dinero de su sueldo), manifestaciones (para informar a todos los usuarios), quejas quejas y más quejas al superior de turno con la esperanza de que eso llegue más allá aún sabiendo que para estos casos no existe un más allá? En fin, que todo lo que han hecho y harán los teleoperadores ?y lo digo por experiencia- no sirve de nada. Miles de nosotros engrosando la lista del paro. Miles de nosotros tan sólo en Coruña en los 3 últimos años, no vayas a pensar que son cifras a nivel nacional. Entre Atento, Teleperformance, Eurocen, etc., han contribuído a que haya tanto ocio en esta ciudad. Claro, con razón no paran de construirnos centros comerciales, en algún sitio nos tenemos que meter para compartir nuestra situación y no aburrirnos en casa. Menos mal que esas exageradas construcciones también generan empleo, que si no?

Y ahora le toca el turno a los usuarios, a los clientes que cada vez más tenemos que usar el teléfono para que nos resuelvan cualquier problema, que las oficinas y el personal de cara al público sale muy caro. Mejor mantener las distancias. Será por eso que se van incluso del continente para atendernos. El caso es que podemos, y debemos, hacer algo. Y lo más sencillo, lo que menos esfuerzo nos supone ?que a los españoles hay que darnos todo masticado- es colgar y volver a llamar hasta que consigamos hablar con una compatriota. Los que vivimos en comunidades autonómicas con idioma propio reconocido (euskera, catalán y gallego) debemos pedir siempre hablar en ese idioma. En muchas ocasiones ya nos lo ofrece la propia locución inicial de la llamada. Si no funciona o si estamos en otras comunidades sin posibilidad de estos idiomas, lo que debemos hacer ?como he dicho antes- es colgar indicando el motivo de nuestra protesta y volver a llamar y llamar y llamar... Lo importante es que el volumen de llamadas atendidas en esos países sea menor mientras que el número de protestas sea mayor.

Esto lo podremos hacer si llamamos a los nºs de atención al cliente que son gratuitos, pero si se trata ?por ejemplo- del 11822? la cosa se complica ya que esas llamadas no son gratuitas y lo de colgar y llamar nos vale un dinerito. Aunque te aseguro que en ocasiones colgarás, quizás pensando: ?¿Qué Móstoles no existe? Entonces, ¿dónde vivo yo?? Así de estupenda es la atención desde otros países.

Resumiendo, que lo que podamos hacer para protestar lo hagamos. Que es bueno para nosotros. Que nadie va a protestar por nosotros. Que algunas cosas no cambian porque si, sino porque alguien se esfuerza en cambiarlas. Que el que no llora, no mama y sigue pasando hambre.
Comentarios (2) - Categoría: Telemárketing - Publicado o 09-11-2009 15:34
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0