Pensamientos en voz alta


Porque todavía puedo opinar libremente
Leer este blog es gratis excepto si eres de la SGAE que tendrás que pagarme un canon por mis derechos de autor/propiedad intelectual, así yo también podré vivir de esto, como vuestros artistas, y no tendré que buscar trabajo.

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

SOY TELEOPERADORA... OTRA VEZ
Teleoperadora. Ese parece ser mi destino. Después de trabajar 8 años en Atento en el 1004 y descansar durante unos 14 meses a costa del Inem todo lo que consigo encontrar es un trabajo de teleoperadora. No es que me importe pero puedo hacer trabajos más creativos y organizativos, o por lo menos diferentes, pero no hay manera. No sé si será por la edad (en cuestiones laborales la veteranía es un grado? en contra) o porque los que leen mi currículum piensan que soy demasiado buena para ellos. Si, seguro que es esto último, sin duda. En fin, el caso es que aquí estoy, después de un curso de formación (por llamarlo de alguna manera políticamente correcta) de dos semanas en las que se me dio un horario de tarde sin consultar si me venía bien y se me pidió asistencia. No es que te lo pidan pero si vas a faltar ya te mirarán mal y no tendrás opción al trabajo. Y todo a cambio de 0?. Es algo así: ?mañana empieza el curso de 16 a 21 horas? ?¿no tenéis horario de mañana?? ?no?. Mentira cochina, porque después te enteras que había gente de la mañana que pidió la tarde y se lo dieron sin problema y su sitio quedó libre. Y si quieres el trabajo pues hala, a ir gratis durante 2 semanas -o más- y en el horario que ellos te digan sin saber si al final vas a entrar o no.

En mi caso he tenido que dejar de dar clases de alemán. Es decir, he tenido que dejar de ganar dinero para ganar nada. Para no cabrearme me lo he tomado como una inversión. Al menos voy a trabajar 3 meses -o eso han dicho pero todo puede cambiar, la "seriedad" de ciertas empresas es así- y al menos compenso lo de las clases. Ya sabes, las gallinas que entran por las que salen y en este caso entran muchas más de las que han salido.

Pero aclaremos algo. Cuando hablo de ?cursos de formación? de X semanas de duración y varias horas diarias quizás te haga pensar que salimos preparadas para atender llamadas, pero lamentablemente no es así. Salimos preparadas para coger llamadas, que no es lo mismo. Me explico. Para mí, coger una llamada significa descolgar, saber de qué me está hablando el cliente, tomar nota porque no sé solucionarlo y colgar. Ya se solucionará, o no, cuando haya un momento entre llamada y llamada -que nunca lo hay- y alguien se digne a ayudarte. Encima no siempre vas a saber de qué te habla el cliente porque no te han explicado todos los casos (es imposible) o te han explicado mal los más habituales. Esto es lo que quiere la empresa, que coja llamadas, no le importa si voy a saber solucionarlas o no.

?Atender? significa descolgar, escuchar al cliente, saber lo que necesita casi antes de que lo haya explicado, tramitarlo, informarle correctamente, darle la seguridad de que le estoy entendiendo y que sé resolver su problema, y colgar. Eso es lo que, después de tantos años, yo hacía en Atento: atendía llamadas. O mejor dicho, atendía personas. Pero esto sólo se puede hacer a base de experiencia. La empresa no te va a preparar para esto porque le da exactamente igual, sobre todo en esta en la que empiezo hoy, que ya he visto durante el curso lo mal que funciona todo allí.

Ya sé que con la crisis que tenemos y la escasez de trabajos no debería quejarme de haber encontrado uno, pero siempre nos quejamos en la medida de lo que tenemos y yo quiero hacer algo más que ser teleoperadora, porque puedo hacerlo, pero tengo que coger lo que hay, y encima dar las gracias. Si al menos me formasen bien no tendría tanto problema. Aunque lo peor es para los clientes que van a tener que armarse de paciencia. Qué narices, y para nosotras también, que vamos a tener que escuchar gritos e insultos llamándonos inútiles. Veremos qué tal esta primera semana.
Comentarios (3) - Categoría: Telemárketing - Publicado o 01-03-2010 13:07
# Ligazón permanente a este artigo
LA EXPERIENCIA LABORAL NO IMPORTA
Cuando hablamos de buscar trabajo, la veteranía NO es un grado. Es un obstáculo. No tiene ningún sentido, ninguno en absoluto, pero lamentablemente es así. Quizás te estés preguntando en qué me baso para decir esta afirmación, sobre todo si estás buscando tu primer o segundo trabajo y ves que casi para cualquier puesto piden entre 1 y 3 años de experiencia. Sigue leyendo y te expondré mis argumentos.

Seguramente todos conocemos a alguien que está en paro. Si ese alguien tiene como mucho 35 años le diremos que no se preocupe, que algo saldrá, que ahora con la crisis es difícil pero que siga intentándolo? Porque las empresas siempre han buscado sus candidatos entre los 25 y los 35 años de edad. Y con experiencia, claro. Hoy en día veo incluso bastantes ofertas que indican como edad máxima 30 años. Si te fijas en el puesto ofertado no entenderás por qué no quieren a alguien de 40, qué más dará. Pero no, cómo muy ?viejo? de 30/35. Es lo que hay.

Si nuestro conocido en paro tiene 60 años ?ó 55, da igual- seguro que no le damos ánimos porque sabemos que alguien que pasa de los 40-45 lo tiene muy muy difícil para que le cojan por muy brillante que sea su curriculum. Basándome en este hecho demostrable me atrevo a afirmar que el primer dato que miran las empresas es la edad. Y si no es el primero es al que más importancia dan y en el que se basan para descartar candidatos. No importa cuántos años de experiencia laboral tienes, ni cuántos idiomas hablas, ni tus diplomas. Todo eso les da igual y no me parece normal.

No se plantearán ni siquiera concederte una entrevista personal para valorarte, para conocerte. No te darán la oportunidad de demostrar que te adaptas sin problemas, que aprendes muy deprisa, que eres responsable porque la hipoteca y los hijos así te lo exigen, que sabes lo que es trabajar y por eso no protestarás por todo ni abandonarás al primer contratiempo? En resumen, que puedes aportar mucho más de lo que esperan y que acertarán si te eligen. No les importa. Tienes más de 40 años y eso te convierte en ?descartado?.

Es ilógico e injusto. Tan ilógico e injusto como pedir experiencia para casi todo y encima poca edad. Por no hablar de las ofertas en las que piden diplomaturas hasta para trabajar de comercial a comisión, por ejemplo. Hay muchos trabajos que yo podría hacer, y que he hecho, pero ?los señoritos? quieren candidatos con carrera universitaria. ¿Para qué? ¿Para tener que pagarles más?

Y los idiomas? de risa. O eres nativo bilingüe con filología y 5 años de experiencia o no te comes un rosco. Mira que yo tengo experiencia dando clases de inglés y de otras materias con resultados positivos porque me apasiona enseñar, pero eso no es suficiente. Las empresas no se dan cuenta de que una persona con muchos conocimientos no es necesariamente una persona que sepa transmitirlos. Por mi experiencia puedo afirmar que los alumnos prefieren a alguien que sepa dar clase aunque no tenga el 100% de los conocimientos antes que a otra persona que sabe responder a cualquier pregunta pero que no sabe enseñar.

Podría seguir hablando de este tema, comentando ofertas con requisitos absurdos, contando anécdotas, criticando el sistema. Pero lo voy a dejar aquí por hoy. La próxima semana seguiré un poco más con una experiencia laboral propia por la que estoy pasando estos días. Hasta pronto.
Comentarios (2) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 21-02-2010 23:23
# Ligazón permanente a este artigo
HISTORIAS DE UNA RUBIA: LA ENCUESTA TELEFÓNICA
Que suene el teléfono suele ser molesto porque parece que elige el momento más inoportuno pero si además suena para hacernos una encuesta da igual si el momento es bueno o no, siempre molesta. Las que hemos trabajado ?o trabajamos- de teleoperadoras solemos tener más paciencia y atendemos amablemente a quien nos moles? perdón, a quien nos llama. En este caso la voz era de una chica y no me pilló con mucho tiempo porque había quedado y me iba a meter a la ducha, que hay que ir aseadita para poder volver a casa oliendo a tabaco, pero aún así no le colgué por lo que hice malabares para no entretenerme y poder ser puntual a mi cita. Ahí estaba yo en mi baño con una mano ocupada intentando prestar atención a la conversación y con la otra abriendo el grifo de la ducha. Cuando la temperatura estuvo en su punto me metí con cuidado de no mojar el móvil, que si fuese de los que tienen manos libres o impermeable habría sido más fácil, pero no. Y mientras me iba mojando con cuidado de no empapar a la teleoperadora yo respondía como podía:
Ella: Buenas tardes, le llamo de la peluquería Loida. Estamos realizando una encuesta acerca de los hábitos de belleza?
Yo: Perdona, pero es que no me pillas en buen momento.
Ella: No le robaré mucho tiempo, sólo serán unas sencillas preguntas.
Yo: (dudo) Bueno, pero no tengo mucho tiempo, de verdad.
Ella: Gracias, no la entretendré mucho

Ya está liada. Algún día aprenderé a decir no. ¿Por qué los de Loida tienen mi nº si yo nunca he ido allí? Además es el de mi móvil. Bueno, da igual, que acaben pronto con las preguntas para poder arreglarme y marchar.
Ella: ¿Me puede decir su edad?
Yo: Si, tengo treintaytantos.
Ella: ¿Qué tipo de tratamiento utiliza para su pelo?
Yo: No uso nada especial, sólo champú con productos naturales.
Ella: ¿Qué marca de tinte utiliza?
Yo: No me tiño.
Ella: Pero a su edad ya tendrá canas, debería teñirse.
Yo: (¿me está llamando vieja?) Pues? no, no necesito teñirme. Tengo mi color natural.
Ella: ¿Y de qué color es su pelo?
Yo: Rubio.
Ella: Pero si lo tiene rubio será porque se tiñe.
Yo: (¿cree que le estoy mintiendo?) No, soy rubia natural.
Ella: Entonces si es rubia será usted tonta, ¿verdad?
Yo: (¿?????????) Eeeeh? no? no tanto.

¡¡¿No tanto?!! Pero cómo se me ocurre decir eso. Esto es lo que pasa cuando te pillan desprevenida, que te quedas un poco fuera de lugar pensando que eres tú la que está entendiendo mal así que allí seguí bajo el agua, con cara de circunstancias y esperando la siguiente pregunta a ver si acababa ya. Pero se hizo un silencio y de repente una carcajada; eso si que me descolocó del todo.
El: (si, ahora es él con compañía, que hay más risas de fondo para humillarme a gusto) Ja ja ja Que soy yo, Pablo.
Yo: ¿Pablo?
El: Ja ja ja ja ja. Si, ja ja ja ja ja. Es que ya no podía más con la risa.
Yo: Bueno, yo te mato
El: Mira que eres buena. Te llamo vieja, mentirosa, tonta y todavía sigues al teléfono. Pensé que me colgarías ya en la primera.
Yo: No, entre el ruido de la ducha y las prisas pensaba que era yo la que estaba entendiendo mal aunque lo de tonta? ahí ya me empecé a mosquear un poco, pero no iba a colgar.
El: Porque eres demasiado buena. Pues tenía más preguntas de ese tipo pero es que no aguanté más la risa.

Así de ?agradables? son mis amigos. No le he matado todavía pero hay más días que romerías, así que no tengo prisa. Bueno, realmente tampoco fue para tanto. Ahora ya tenemos algo más que contar y de lo que reírnos en las reuniones cafeteriles. Y para evitar más situaciones absurdas ?si es que eso es posible en mi caso- ya tengo un móvil con manos libres y presto más atención a las voces que me encuestan, por si acaso.
Comentarios (1) - Categoría: Historias de una rubia - Publicado o 15-02-2010 00:21
# Ligazón permanente a este artigo
UN AÑO SIN ATENTO
Ha pasado ya algo más de un año desde que Atento nos dio la patada y nos mandó a la cola del paro. Qué rápido pasa el tiempo, ¿a dónde irá con tanta prisa? Sigo juntándome con mis antiguas compañeras, no queremos perder el contacto. Entre cenas, comidas y tardes de café y cerveza seguimos contándonos nuestra vida. Durante años, entre llamada y llamada hemos compartido opiniones, risas, cotilleos, intimidades? no íbamos a dejar todo eso olvidado entre las líneas de un finiquito.

Cada una ha llevado este año a su manera. Patri se casó y está embarazada, Sonia trabaja, otras se han distanciado, yo disfruto de mi tiempo libre hasta saber si vuelvo a dar clases o no? Hace poco se ha unido Cris al grupo de ex-atentas aunque las circunstancias han sido otras diferentes que no viene al caso contar, al menos hoy. Así hemos ido pasando este primer año, ocupándonos en lo que hemos podido y siguiendo de vez en cuando los últimos sucesos de Atento.

Aunque me cuesta reconocerlo debo decir que al principio se me hizo duro asimilar lo que había ocurrido. Más retorcidamente, creo que me costaba aceptar el hecho de que me costaba aceptar mi despido. ¿Rebuscado? Pues si, pero tiene sentido. Todas sabíamos que nos iban a despedir, de eso no teníamos ni la más mínima duda; no podíamos asegurar cuándo pero nos aproximamos bastante. Después de los primeros despidos (marzo 2007) íbamos todos los días a trabajar pensando si ese sería el último. Al principio fue duro afrontar así cada jornada pero con el tiempo a todo nos acostumbramos y decidimos ?unas más que otras- que era tontería preocuparse, que lo que tuviese que pasar pasaría, así que tan sólo podíamos trabajar mientras durase. Y duró casi dos años. El mes anterior al ?traslado? todavía comentábamos si nos echarían en diciembre o en enero así que yo, como las demás, tenía muy claro y muy asumido que no me quedaba ya mucho tiempo en Atento. Pero incluso así la noticia me superó. Quizás fue la manera de recibirla, o porque no contábamos que fuese en esa fecha, o porque no era un despido como Dios manda. No lo sé. El caso es que no lo afronté con la serenidad que debía y el mes y medio de incertidumbre, abogados y demás no ayudó mucho a hacerse a la idea. Por eso digo que me costó aceptar el despido, cuando no debía ser así y, en consecuencia, me costó aceptar que me costase aceptar el despido (si no ha quedado claro, a releer, que no lo vuelvo a explicar).

Pero a pesar del daño que Atento nos hizo no puedo evitar pensar en mi época allí, casi 8 años, con una sonrisa y mirar a veces con nostalgia hacia la puerta por la que me echaron recordando los buenos momentos que pasé. Lo que me llevé es mucho más que lo me quitó. Mereció la pena trabajar allí sólo por toda la gente que conocí y con la que sigo en contacto incluyendo alguna amistad más fuerte que he ganado. Aprendí a ser más femenina, a debatir, a escuchar con atención otras opiniones antes de juzgar, lo retorcidas que pueden ser algunas personas, cuánto afecta lo que nos ocurre en la infancia, lo buena y lo mala que puede llegar a ser la gente? Me he reído a carcajadas, hasta el punto de no poder atender alguna llamada por culpa de la risa, pero también he llorado y he descubierto lo que es sufrir un ataque de ansiedad. Los buenos momentos superan con creces a los malos por eso no pienso que trabajar en Atento haya sido una pérdida de tiempo a nivel personal ?en lo profesional es otra cosa-.

Seguiré reuniéndome con mis compis y recordando juntas las anécdotas y los momentos que hemos compartido. El finiquito no fue el final sino el principio de una nueva vida con más experiencia.
Comentarios (1) - Categoría: Telemárketing - Publicado o 08-02-2010 10:16
# Ligazón permanente a este artigo
INAUGURACIÓN CAFETERÍA "AIRES CELTAS", VIGO
Sábado, 30 de enero del año en curso 2010. La nueva cafetería-cervecería ?Aires Celtas? abre sus puertas en Vigo y nosotros Os Ártabros estamos invitados. Teniendo en cuenta el lazo de hermandad motera que nos une con los propietarios, Ángel y Teté de Simplemente Moteros, sabíamos que no era una invitación de compromiso y no dudamos ni un momento en organizarnos para ir hasta allí.

Esta vez no hemos ido en manada, como es costumbre en una peña motera o motoclub. Los avisos de lluvia y los quehaceres de cada uno hicieron que saliésemos según horario y vehículo. Mi marido y yo partimos hacia Vigo en coche con niño a las 12.30 horas. Los demás, tan sólo 5, saldrían después de comer, pero nosotros teníamos cosas que hacer allí así que aprovechando el viaje matamos dos pájaros de un tiro, de ahí nuestra prisa en llegar y tener que ir en coche.

Pero vamos a lo importante, la inauguración. Después de 40 minutos dando vueltas para encontrar el bar y aparcamiento ?tanta tecnología TomTomiana e Internet en móviles pa? na?- conseguimos nuestro objetivo. Al bajarnos del coche vemos llegar a los Spekes en sus monturas que se pasaban de largo así que fuimos más o menos juntos hasta el punto de encuentro para guiarles. Allí tuvimos, cómo no, una estupenda bienvenida por parte de los recién estrenados propietarios del bar, con abrazos de esos que dicen ?me alegro mucho mucho de verte? (los abrazos también tienen su pequeño lenguaje). No éramos los primeros en llegar pero casi, así que fuimos ocupando territorio y poniéndonos al día con nuestros colegas de Pontevedra. El garito, aunque tiene dos pisos, se iba llenando cada vez más entre distintos motoclubs y familiares y amigos de los anfitriones, y una media hora después llegaron el resto de Ártabros acompañados de Furia Vikinga, así que el bar quedó lleno a rebosar.

En cuanto tuvimos oportunidad pedimos a Ángel y Teté que nos prestaran atención los dos juntitos detrás de la barra, lo que no era fácil en medio de tanto lío pero lo hicieron. En ese momento les dimos nuestro regalo: un cuadro hecho con un parche grande del escudo de Os Artabros y una pequeña placa con una dedicatoria. Agradecimientos, choques de manos, fotos? lo normal. Lástima que nuestra cámara de vídeo se negó a funcionar ?mecagoento?- por lo que sólo pudimos sacar fotos. Mi marido y yo llevábamos los planos pensados así como la edición y montaje posterior; es a lo que nos dedicamos ahora profesionalmente, por eso durante el camino fuimos comentando las ideas de cada uno a la hora del ?rodaje?? para nada. Una pena.

Lo bueno de estas cosas, al igual que las concentraciones, es que vuelves a ver a gente que hace tiempo que no ves. Y es que en el mundo de la moto vas dejando amigos por los caminos y cualquier excusa es buena para reencontrarse con ellos, sobre todo si hay comida y bebida de por medio. Lástima del mal tiempo, lluvia y frío, que no hacía agradable el viaje para los que iban en moto y que llegaban muertecitos de frío, pero a todo estamos acostumbrados. Si aguantamos un viaje a Pingüinos con nieve de serie, ¿no vamos a soportar una rutilla con algo de agua? Entre el calor humano y el del café enseguida entraban en calor. La pregunta de la noche fue: "¿para cuándo la siguiente de los Ártabros? Pronto, pronto, que aún estamos digeriendo la última de Muros" Hay que ver qué ganas de juerga tiene la gente... y nosotros también, claro.

Durante la fiesta estuvimos hablando con el responsable de la revista motera gallega (pongo el enlace y así la veis en pdf http://www.actiweb.es/motoclubgalicia/pagina9.html ) ya que queremos mandarles una breve presentación de nuestra Peña Motera. Nos comentó su última iniciativa en la que nos tenemos que implicar las chicas. Se trata de mandar fotos nuestras lo más sensuales posible y con una moto. Se harán votaciones populares y la que gane? bueno, mejor estad atentos/as a la revista y os enteraréis de primera mano.

Después del lanzamiento a mano alzada de regalos y de haber comido y bebido gratis (gracias a Ángel y Teté, vaya inversión habéis hecho por todos nosotros) decidimos que ya era hora de marcharse. Nosotros queríamos volver por carretera y eso son unas tres horas así que a las 9 emprendimos camino después de los besos, abrazos y promesas de nuevas visitas, pero cuando mejore el tiempo.

Si vas por Vigo no dejes de visitar este bar, ?Aires Celtas? en Dr. Carracido 2, al lado del paseo peatonal de Urzáiz. Un trato cordial y el mejor café de la zona. Desde aquí les deseo mucha mucha suerte y que todo les vaya muy bien. V?sss y Ráfagas, hermanos.
Comentarios (2) - Categoría: Mi moto y yo - Publicado o 31-01-2010 22:57
# Ligazón permanente a este artigo
SGAE, NO NOS ENTENDEMOS
Estos días la sgae vuelve a estar en boca de todos, como siempre, como cada día. Por una parte tenemos el tema de las peluquerías catalanas que han dicho ?¡basta ya!? a las tarifas de la entidad (el tópico de que los catalanes son unos agarra?os es algo bueno en este caso) y por otro lado está la Comisión Nacional de Competencias con sus declaraciones en contra de ciertas prácticas empleadas por este tipo de entidades. Creo que no estoy equivocada si digo que dicha comisión se ha convertido en nuestro superhéroe particular. Me he puesto a buscar información sobre este último asunto en el NO-DI (noticiero digital) pero una noticia me lleva a otra y a otra y cada cual más sorprendente? y he apagado el ordenador. Es que con cada noticia y con cada comentario que leía me surgían más dudas, más cabreos; también iban naciendo ideas para escribir en este blog y eso no puedo consentirlo porque el tema sgae da para mucho y quiero dedicarme a escribir también otras cosas. ¿Recuerdas la cantidad de episodios que tenía la serie ?Dallas?? Pues la de ?sgae? la supera con creces, así que vamos poco a poco, que no quiero escribir una saga.

En mi opinión, esta ?sociedad general bla bla bla? es como la gente megarica, o como algunos funcionarios y políticos, que están fuera de la realidad social y creo que ese es el motivo por el que a veces se les escapan lo que a mí me parecen unos disparates tan tan grandes como que a mí me den el Nobel de Física Quántica, que ya es decir. Por eso los ciudadanos y la sgae no acabamos de encontrar ese feeling necesario para entendernos y llevarnos bien, porque no nos escuchan. Estamos cansados de decir que los cd?s son muy caros y ¿qué hacen las discográficas? Añaden dvd?s y otros extras y le suben aún más el precio. ¿Tiene sentido? No. ¿Por qué lo hacen? Porque creen que así evitan la piratería, que al tener más cosas de serie compraremos el original y no el pirata. Pero vamos a ver, si no puedo pagar 17? ¿acaso podré pagar 27? Pues nada, oye, no lo entienden.

Pero sigamos con la sgae. Yo me esfuerzo en escuchar sus puntos de vista pero de momento ninguno de sus argumentos me ha convencido. Presto atención cuando oigo al del pollo frito (es que creo que ahora ya no puedo ni escribir su nombrecín) y a otros muchos hablando del tema porque de verdad quiero entender su postura, y no lo digo con ironía, pero todavía no lo he conseguido. Su discurso siempre siempre es el mismo; por más entrevistas que vea, los argumentos son los mismos ?por no decir ?el mismo?, en singular- y no aportan nada nuevo. Si a eso le sumamos que cuando les escucho me da la impresión de que ni ellos se creen lo que dicen pues difícilmente me lo voy a creer yo. Es como si un fan de Harley me dice que me compre una Yamaha y me da argumentos aprendidos de memoria porque le pagan por venderla. Se le nota que no se cree lo que dice, no convence.

Como digo, los argumentos están ya muy gastados: que si el artista merece cobrar por su trabajo, que si la piratería les perjudica y son más pobres cada día? Que si, que vale, que muy bien. Pero si escucharan a la gente con la misma atención que yo les escucho a ellos se darían cuenta de que hace ya mucho tiempo que su discurso no convence y que buscamos otras respuestas. Es muy difícil pensar en el dinero que dicen que pierden los cantantes cuando te están sangrando el bolsillo hasta por silbar (es una exageración, pero a este paso?).

No, no puedo estar a favor de la sgae cuando me cobran por todo sin darme explicaciones y encima todo es legal. Estas navidades el gobierno nos puso anuncios diciendo que regalásemos cultura y lo haríamos, de verdad, si no fuese porque la cultura se transmite, no se vende, no se regala. Creo muy en serio que hoy en día la sgae es una barrera para nuestra cultura y para la promoción de la creatividad, pero de esto hablaré otro día.
Comentarios (3) - Categoría: SGAE - Publicado o 25-01-2010 00:06
# Ligazón permanente a este artigo
SIN MUSAS NO HAY BLOG
Esta semana estoy ?de secano? blogero. Tengo varios textos empezados pero no para el blog y de repente me doy cuenta de que ya es sábado y no tengo nada que poner y me entran las prisas y me pongo ante un papel en blanco y al poco lo quito porque creo que la inspiración no viene por tener un folio despalabrado delante y me pongo a hacer otras cosas y me tomo una infusión ?que eso me relaja mucho, sobre todo en invierno- y vuelvo a plantarle cara a la hoja ya sea cuadriculada o lisa y retomo otro de los relatos que no son para el blog y por qué no se me ocurre nada si ya es noche cerrada y los niños están durmiendo y en mi casa hay silencio y nadie me molesta y es el momento perfecto para que las musas me visiten y? Un momento, por favor, que voy a coger aire y poner música, a veces me ayuda a concentrarme. Así, un buen blues, tranquilo, perfecto para estas horas. Ya puedo seguir.

Puede ser que con este frío exterior las musas no quieran salir al rescate de cerebros en blanco. Y eso que pongo la calefacción para que no les de pereza venir pero hay días ?tristemente también hay semanas enteras- que las muy finas no aparecen, como si tuviesen otra cosa que hacer. Mientras se deciden aquí estoy yo, blanca piel invernal con cerebro blanco a juego delante de una hoja ya no tan blanca porque poco a poco consigo rellenarla sin ayuda de esas insolidarias. Mis ojos son azules, para dar un toque de color a tanta palidez mental. Tal vez ya hayan acudido a mi llamada y estén aquí dando toquecitos a mi cabeza para que reaccione y por eso he conseguido escribir dos párrafos. Que no digo yo que sea literatura erudita pero, qué narices, el caso es acudir a mi cita semanal contigo en este punto de encuentro que es nuestro blog.

Esto de la inspiración no es asunto fácil. En casos como el mío, que escribo por puro placer, no es un problema ya que si no te cuento algo una semana pues no pasa nada, será para la siguiente. Pero ¿qué ocurre cuando un escritor reconocido, de esos que se ganan la vida vendiendo libros, se pasa una semana entera sin escribir teniendo unos plazos que cumplir con su editorial? Y peor aún, ¿cómo se las apaña un periodista que tiene que entregar un trabajo diario? Los que escriben en semanales supongo que buscarán su inspiración leyendo mucho durante los 7 días que tendrán de plazo para sacar alguna idea y darnos su opinión acerca de ella, que a veces era mejor que no escribiesen, pero eso no viene a cuento ahora. Me encantaría estar en su situación, la del escritor reconocido o la del periodista semanal, el otro no. Sería estupendo sentir ese estrés, pasando las horas sin tener ni la primera palabra, o sin el final adecuado, o atascada en algún capítulo que no se cómo encaminar para que le de pie al siguiente que aunque parezca raro lo tengo clarísimo. Si, ojalá mi vida fuese así, dependiente de las palabras escritas para subsistir, mirando el calendario porque la fecha de entrega se acerca y yo no he terminado mi historia. Eso querría decir que me pagan por escribir, que podría dedicarle más tiempo a este placer que es contarte historias a través de un papel o una pantalla de ordenador. Pero por mucho que las musas más talentosas me visiten, las editoriales no. Las editoriales están por encima de musas y talentos. Las editoriales empiezan la casa por el tejado: primero tienes que ser famoso y ya si eso te publican un libro, aunque te lo haya escrito otro. Me da la sensación de que tienen la extraña teoría de que nosotros, la plebe, sólo leemos libros de gente que sale en la tele, que no entendemos más allá del nombre del autor y por eso piensan que una persona conocida es más garantía de éxito que otra sin famoseo detrás. Pero yo creo que eso se soluciona haciendo bien todo el trabajo de campo: yo escribo y la editorial me promociona. Así yo también seré conocida y venderán mejor mis libros (digo ?mis? así en plural porque voy a escribir varios, por supuesto). Si, ya sé que también publican libros de autores noveles, pero cuesta tanto tanto trabajo conseguir que te publiquen algo.

Y así a lo tonto a lo tonto he cumplido con mi cita semanal. Las musas han hecho su trabajo, aunque al releerlo hay que reconocer que no estaban muy inspiradas. A las editoriales? ¡descúbranme! No se arrepentirán.
Comentarios (5) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 17-01-2010 23:46
# Ligazón permanente a este artigo
PINGÜINOS / MOTAUROS 2010
Otro año más de Pingüinos y Motauros. Otro año más que yo no he ido. Pero esta vez no ha sido por miedo al frío o traumas de mi asistencia en 2008 o falta de ganas, no. Ha sido simplemente por las fechas ?demasiado cerca del día de Reyes- y porque el Inem no se caracteriza precisamente por sus pagas extras y aumentos de sueldo por ser una parada ejemplar.

Cuando allá por octubre se empezó a planificar Pingüinos/Motauros 2010 ya no sentí un escalofrío recorriendo mi cuerpo, como me había pasado el año anterior; mis dedos no se congelaron con el recuerdo del frío polar de la pasada ?y única- aventura pingüinera. Es un alivio comprobar que el tiempo va curando la memoria y congelamientos varios. Si, este año ya estaba preparada para volver a cabalgar bajo la nieve, o sobre ella, pero tendré que esperar otro año más, como mínimo.

De todas formas no he permanecido ajena a todo el tinglado ya que mis compañeros Ártabros nos hicieron partícipes a mi marido y a mí muy a su pesar ya que el día de su partida, el viernes 8, y comenzando todavía la ruta ?llegando a Guitiriz, Lugo- uno de ellos se cayó. Como suele pasar en estos casos, Romabec no sabe explicar qué le pasó. Parece ser que la moto se fue de atrás, seguramente por el hielo que todavía había en la carretera, él frenó y al suelo. Todos sabemos lo que no hay que hacer en esos casos pero también sabemos, somos muy listos, que a veces los reflejos son más rápidos que la razón y pasa lo que pasa. Y lo que pasa es que se cayó él y de rebote también Kike, nuestro Vikingo, que iba justo detrás. A Romabec tuvo que ir a buscarle la ambulancia porque la moto le cayó encima de la pierna. Kike nos llamó para que fuésemos a buscar la moto, que funcionaba perfectamente y que como muestra de la caída sólo tenía un rascazo pequeñito en el carenado y un intermitente fastidiado. De paso que íbamos hasta allí le llevamos unas herramientas a Kike ya que su moto, con la caída, dobló una de las barras de protección. Así son las custom, tienen esos arcos del triunfo enormes a cada lado de la moto que hacen que el motor y el carenado no lleguen a tocar el suelo en caso de caída. Por eso se dice que las custom no se caen, se apoyan. Eso es chulería práctica y lo demás es tontería.

El desperfecto se arregló allí mismo y Kike ?a quien no le había pasado nada- pudo seguir camino con el resto. Yo le saqué fotos en la nieve a mis niños mientras miraba con envidia a mis compis y los camioneros me miraban a mí. Vale, esto último es mentira, supongo, pero me apetecía poner un toque de ?engreimiento?. Una vez arreglado lo arreglable, ellos siguieron camino con prisa pero sin correr, que la carretera no estaba pa?tonterías, porque no querían que les pillase la noche y, por lo tanto, más hielo además de tener que montar las tiendas sin luz solar. Mi marido se montó en la BMW de Romabec para traerla a nuestra casa y yo con los niños calentitos en el coche, pero con envidia por mi parte. Otro año será.

A estas horas el pelotón ya ha regresado y parece que todos bien, aunque cansados y no soltarán prenda hasta que estén más recuperados, que parece ser que ha habido de todo.

Romabec está en casa escayolado hasta la ingle, según sus palabras, y dice que se le ha ido pasando el enfado por lo ocurrido y por perderse Pingüinos y/o Motauros. Pero tranquilo, compañero ártabro, si estas cosas tienen que pasar mejor que sea en estos meses fríos y lluviosos de invierno. Ahora toca pensar en Faro, con su calor. Y por tu moto no te preocupes que está a buen recaudo. Te la devolveremos? si pagas el rescate: unos cafés calentitos con unos donuts ?o cualquier otro bollo de muchas calorías y grasas- en tu casa o en la mía. V?sss y Ráfagas, y a recuperarse con tranquilidad.
Comentarios (0) - Categoría: Mi moto y yo - Publicado o 10-01-2010 21:13
# Ligazón permanente a este artigo
ME LLAMABAN LOCA
(Este relato lo escribí ayer especialmente para forodeliteratura.com, en agradecimiento para uno de sus miembros, Eduardo, que me escribió un relato, "el manicomio". Esta es mi manera de darle las gracias)


Me llamaban loca. Ahora puedo contarlo con una sonrisa en la cara pero en aquella época no podía ni hablar del tema porque rápidamente me drogaban con más medicinas para curar mi ?enfermedad?. Si, me llamaban loca. Y no lo digo en sentido figurado como cuando le dices a un amigo ?tú estás chalao?, no, a mí me lo decían doctos psiquiatras con la autoridad que su título les daba. Y si lo decían ellos, si ellos lo diagnosticaban debía ser cierto, ¿acaso sé yo algo de psiquiatría? No, pues eso.

Me encerraron en una institución para enfermos mentales, a ver si allí a base de pastillas y puzzles volvía a integrarme en el mundo de los lúcidos. Al menos no era considerada una loca peligrosa así que yo andaba suelta por ahí sin excesiva vigilancia lo cual era estupendo porque podía pasear por la enorme finca con estanque incluído que allí había. Las enfermeras se acercaban a mí sin temor y me hablaban con normalidad:
- Buenos días, ¿qué tal estás hoy?
- Bien, bien. Aquí sigo, en este hotel con pensión completa hasta que me echen.
- Un hotel, si, es una manera de verlo. No te olvides de tomar tu medicación.

A veces veía en su mirada una duda. Seguro que se preguntaban si yo estaba realmente loca o lo aparentaba o tenía que aparentarlo? Yo solamente sonreía y contestaba cuando me preguntaban. Había aprendido que en aquel lugar era mejor hablar lo menos posible para evitar meter la pata; yo decía lo justo y necesario, incluso en las sesiones de terapia de grupo e individuales. No sólo callaba por precaución sino porque siempre he preferido escuchar, que es como mejor se aprende. Lo malo de estar allí era la rutina, el estricto cumplimiento de los horarios y de las normas. Eso si que era un encierro y no el lujoso edificio en el que no tenía que hacer ni la cama.

En aquel momento no, pero ahora me doy cuenta de que durante todo un año estuve viviendo a la sopa boba a costa del estado y no estuvo tan mal. Seguro que muchos estaréis pensando ?como lo pensaba yo entonces- que fue un año perdido en mi vida, pero no fue así. El hecho de vivir a cuerpo de rey, de perpetuas vacaciones, me dio mucho tiempo libre para muchas cosas: pensar, leer, escribir, observar, descansar. Si, tener tiempo para uno mismo es un verdadero lujo que no está al alcance de todos y yo lo pude disfrutar durante doce largos meses.

¿Y qué hice para merecer eso? Decir que la naturaleza estaba en peligro, que el planeta entero estaba en peligro. Me veían hablando con un árbol y se reían de mí, me observaban de reojo llorando porque se dejaban el grifo abierto y murmuraban a mis espaldas. Si, antes me tomaban por loca tan sólo por preocuparme por la madre Tierra pero ahora las cosas han cambiado, ¿por qué? Porque ya no quedan árboles, ni agua, ni siquiera hay pingüinos en el Polo Norte porque tampoco hay Polo Norte. Por eso mi estancia en aquella institución no duró más de un año. En cuanto empezaron a salir noticias en la televisión y en la prensa acerca del calentamiento global -con Al Gore a la cabeza-, de la necesidad de reciclar, de las especies que desaparecían cada día, de los icebergs que se derretían, decidieron que no estaba tan loca. Empezaron a prestarme atención aunque ya era tarde, todo se desmoronaba a nuestro alrededor.

La locura, ese es el problema. La humanidad se ha vuelto loca al pensar que todo es eterno, que no tenemos que esforzarnos en cuidar lo que tenemos. Pensamos que lo que es gratis no tiene valor y, por lo tanto, no merece la pena? hasta que lo perdemos. Paradójicamente yo ya no estoy loca para ellos, ahora soy un templo de sabiduría al que se acercan a preguntar y al que escuchan con atención. Me dan ganas de decirles ?es la hora de la medicación y del puzzle, después veréis la tele para recordar cómo era el planeta, lo bueno que era abrir un grifo y tener todo el agua que necesitábamos??, pero tan sólo sonrío y contesto cuando me preguntan porque siempre me ha gustado más escuchar, que es como mejor se aprende.


Safe Creative #1001045248012
Comentarios (0) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 04-01-2010 16:34
# Ligazón permanente a este artigo
MI NAVIDAD
Mi navidad no es blanca, es lo que tiene vivir en la costa. Hace mucho frío pero no nieva. Este año el clima no acaba de decidirse pues hay días que llueve y hace viento pero otros hace sol y la temperatura es más agradable de lo normal para estas fechas.

Mi navidad es alegre, que es como debería ser la navidad para todo el mundo aunque ya se que, desgraciadamente, no es así. A pesar de seguir sobreviviendo a costa del Inem tanto mi marido como yo, no es una navidad triste porque la ventaja de estar en el paro es que estamos juntos compartiendo los preparativos, que no son muchos porque se encarga más mi madre, y comprando los regalos de reyes. Echamos de menos a los que ya no están pero no más que el resto del año porque me acuerdos de ellos siempre, no sólo en estas fechas, así que les recuerdo con nostalgia pero sin que ese sentimiento sea el predominante. Se que no es fácil verlo de esta manera, depende de qué familiar te falte. No es lo mismo echar de menos a tu abuelo que a tu hija y tampoco es lo mismo que nos hayan dejado hace 5 años que hace 5 meses. Pero yo estoy contando cómo es mi navidad y, afortunadamente, esas ausencias las llevo ?bien?. A mi marido le cuesta un poco más, sobre todo en nochevieja porque es cuando su padre cenaba con nosotros y, aunque hace ya 4 años que nos dejó, el hueco en su vida sigue ?y seguirá- estando ahí.

Mi navidad es infantil, no sólo porque mi hijo de 7 años está por aquí para recordarnos que hay que poner el árbol, los adornos, escribir la carta a los Reyes Magos? si no porque yo sigo manteniendo viva a la niña que hay en mí. Por eso canto villancicos con una gran sonrisa y deseo ?feliz navidad? a mis amigos de todo corazón y me encanta ver las luces en las calles y poner los regalos bajo el árbol la noche de Reyes. Si te empeñas en ver estas fechas con ojos de adulto (consumismo, religión, obligaciones familiares?) en lugar de intentar verlas con la mirada de cuando eras niño? entonces tus navidades no serán para nada agradables.

Mi navidad es familiar, siempre lo ha sido, pero en el amplio y bonito sentido de la palabra. Cuando era adolescente no entendía que la gente saliese de copas después de la cena de Nochebuena pero según iba creciendo y conociendo otras ?familias? comprendí que no salían para irse de marcha sino para escapar. Yo he tenido, y tengo, la suerte de tener una buena familia. Cuando mi marido pasó la primera cena de Nochebuena con nosotros me comentó de vuelta a casa ?no habéis discutido? ya que él, lamentablemente, estaba acostumbrado a cenas de navidad aderezadas con gritos y malas caras, además de celebrarla por separado del resto de ¿familia? viviendo tan cerca. Pues no, la verdad es que no recuerdo ninguna discusión durante estas fechas cada vez que nos hemos reunido, como tiene que ser. Algunas familias nos vemos a menudo durante el año pero otras sólo se juntan en estas fechas y encima para discutir. No lo entiendo. Como tampoco entiendo que hermanos o familiares que viven cerca no se reúnan a pasar una comida o una cena juntos. Sé que es más normal de lo que debería ser, desgraciadamente, pero por como he vivido siempre estas fechas no puedo entenderlo.

Como ves, soy una afortunada que disfruta de la navidad como cuando era niña, en un ambiente familiar estupendo. Por lo que he observado en estos años, la gente que dice que no le gustan estas fechas suele ser porque el hecho de reunirse con los parientes (fíjate que aquí no digo ?familia?) es una obligación por motivos varios, todos negativos. Se excusan diciendo que parece que en estas fechas todos tenemos que ser buenos y que no les parece bien. Bueno, algunas personas serán buenas al menos una vez al año, que si no fuese por la navidad? ni eso, así que no lo veo negativo. Meten a la religión de por medio cuando todos sabemos que hoy en día se ha perdido casi por completo el significado original cristiano, pero es otra excusa. Eso sí, sus días festivos no los perdonan por muy ateos que sean. Y una serie de argumentos más que esconden unos problemas familiares, normalmente, que no quieren reconocer. Es más fácil echarle la culpa al calendario que a tu madre, cuñada, hermano? Aunque, como ya he dicho anteriormente, también está quien no quiere estas fechas porque ha perdido recientemente a alguien y todavía no ha podido superarlo. Eso es lógico, a mí también me pasaría. Para ellos sólo puedo decir un sentido ?lo siento?.

Así que te gusten o no te gusten estas fechas, sean tristes o alegres y a pesar de estos tiempos de crisis e incertidumbre yo te deseo FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO. Que lo mejor del 2009 sea lo peor del 2010.
Comentarios (3) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 28-12-2009 12:54
# Ligazón permanente a este artigo
[1] ... [5] [6] [7] 8 [9] [10] [11] ... [17]
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0