Pensamientos en voz alta


Porque todavía puedo opinar libremente
Leer este blog es gratis excepto si eres de la SGAE que tendrás que pagarme un canon por mis derechos de autor/propiedad intelectual, así yo también podré vivir de esto, como vuestros artistas, y no tendré que buscar trabajo.

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

MOTO REJUVENECIDA
Por fin he cambiado los retrovisores a mi moto. Lo iba dejando, dejando... y no por dinero, que ya sabía que no valían mucho, sino más bien por pereza. Pero desde que en la ruta de Muros algún imbécil me estropeó uno de los retrovisores (tuvimos que hacerle una cura de urgencia) he tenido que plantearme seriamente el cambiarlos ya. Y eso he hecho el otro día porque la cura de urgencia empezaba a fallar.

Fui al concesionario con la idea fija de comprar unos retrovisores negros -no más cromados- y rectangulares o con una forma original. Salí de allí con unos retrovisores negros y... redondos. Si, redondos. Finalmente los puse como los que tenía pero sin el cromado. Es que al comparar el tamaño del espejo descubrí que tenía más campo de visión con el redondo que con los otros, y realmente me importaba ese aspecto. Yo pensaba que sería más grande uno rectangular y resultó que no.

Qué bonita está mi moto ahora, ya no parece tan vieja y sólo con un pequeño cambio. También aproveché para ponerle los contrapesos porque me faltaba uno. No tenían manetas en negro, así que eso tendrá que esperar, pero por el momento me conformo. Te pondría una foto del antes y el después, pero todavía no he sacado ninguna. Tal vez para la próxima.

Otro de los cambios será repintar la maleta. Lo de arreglar el depósito, pintar los colectores... lo dejaré seguramente para la primavera ya que eso lleva más tiempo y necesito la moto a diario. Pero ya ves, con una pequeña tontería se puede dar un buen cambio. Lo que haré será preguntar precios de las cosas que quiero hacer para planificar los gastos, que no están los tiempos para caprichos. Teniendo en cuenta que mi moto -recuerda, una Honda CB500- es de esas que duran eternamente, merece la pena invertir en su aspecto físico porque va a estar conmigo muchos muchos años. El aspecto mecánico en esta moto es casi como una leyenda urbana porque apenas necesita pasar por el taller, así que lo que no gasto en resparaciones lo gasto en su "belleza" (la mía no tiene remedio).

A ver si me pongo a limpiarla estos días, que la tengo a la pobre un poco sucia.
Comentarios (3) - Categoría: Mi moto y yo - Publicado o 25-10-2010 14:07
# Ligazón permanente a este artigo
LA HUELGA DE LOS PERROS FIELES
No fui a la huelga, lo confieso. El 29 de septiembre trabajé como cualquier otro día, como millones de personas en este país, o como el único puñado de personas que todavía trabaja. Puedes llamarme esquirola, si así te sientes mejor, pero no creo que en esta huelga, en concreto, ése sea el calificativo más adecuado. Simplemente he sido consecuente con mis ideas, y si todos lo hubiésemos sido, los sindicatos habrían estado solos con sus pancartas. Y es que ésta ha sido la huelga del dilema, de dos únicas opciones con las que no estábamos de acuerdo. En mi caso, no apoyo en absoluto, ni en un 1%, la reforma laboral que quiere hacer ZP. Creo que a todos nos parece tan obvio que para facilitar la contratación hay que reducir los costes precisamente de la contratación y no los del despido, que a partir de ahí el resto de la propuesta es totalmente surrealista. Tampoco apoyo a ZP en su manera de gestionar (si es que gestiona algo) la crisis laboral a la que nos ha conducido y que ya no tiene nada que ver con la crisis inicial mundial de la que no era responsable. Tal vez una crisis mundial le parecía poca cosa y por eso decidió hacer una propia pero a conciencia. Si de mí dependiese, ZP estaría despedido. Mejor aún, le obligaría a dimitir para no tener que pagarle indemnización y que no tuviese derecho a paro, como si esto último le importase.

El caso es que, como te decía, no estoy de acuerdo con la reforma y creo que ZP debería rectificar. Peeeeerooo ?aquí viene el matiz- la huelga que convocaron los sindicatos era demasiado suave, una huelga entre amigos, como le escuché decir a uno. Por que claro, no van a morder la mano que les da de comer, así que dijeron ?oye, ZP, que vamos a tener que hacerte una huelga general porque la peña empieza a estar mosqueada con nosotros. Parece ser que la masa sabe pensar por sí misma y se están dando cuenta de nuestra posición de perros fieles, así que vamos a hacer como que te mordemos, a ver si cuela?. Y ZP tan tranquilo.

Pero no ha colado. Tan sólo algunos han huelgueado ese día, pero esta vez han sido minoría. Y es que yo no quería una huelga así. Como decían ellos ?así no?. Primero porque hace más de un año que tendrían que estar dando caña al gobierno por lo requetemal que lo están haciendo, y segundo porque ya que te decides a montar una huelga, móntala en condiciones. Yo no quería protestar por la reforma pidiendo la rectificación de ZP. Yo quería ?y quiero- protestar por los millones de parados, por la deslocalización que deja sin trabajo a miles de personas, por toda la situación laboral en general y pedir la dimisión de ZP. Y van los sindicatos y sólo protestan por la reforma, como si el hecho de conseguir pararla fuese a solucionar todo el desaguisado. Anda y que os den, sindicalistas do carallo.

No he ido a la huelga porque no he querido participar en ese teatrillo. Porque para mí no ha sido una huelga seria, sino un teatro, una fachada que se han montado todos esos liberados y demás sindicalistas presionados por la sociedad que hace tiempo que les exige que hagan algo. Y todo lo que se les ocurre es una huelga por una reforma. Venga, hombre. Ah, claro, es que decirle a su amo que lo está haciendo todo todo y todo mal, y pedirle que abandone el cargo? eso es arriesgarse a que después venga un gobierno de derechas y perder así todos sus privilegios.

Por cierto, si el trabajo de un sindicalista es participar en piquetes informativos, estar en primera línea en las manifestaciones, etc? quiere decir que el 29-S ellos también eran esquiroles porque estaban realizando su trabajo. Mmmm, interesante. ¿Cómo hace huelga un sindicalista si el día de la huelga tiene que ir a trabajar para su sindicato?

Tonterías aparte, no espero que estés de acuerdo conmigo, pero ha sido muy obvio que los sindicatos sabían que no iban a tener los apoyos suficientes de los trabajadores, por eso se han escuchado tantas tonterías (como pedir a los abuelos que hiciesen huelga). Así que por mucho que intenten camuflar las cifras, creo que todos sabemos que esta huelga general no ha tenido, ni de lejos, el éxito que ha tenido cualquier otra huelga anterior en la que todos hayamos participado.

No, no he hecho huelga. Y mientras sigan intentando jugar con mi sueldo para seguir viviendo a cuerpo de rey, no apoyaré otras actuaciones futuras, por mucho que las convoquen los ?amigos de los trabajadores? (véase sindicatos y partido socialista). Respeto la decisión de los que han hecho huelga, pero puede ser que no se lo plantearan como nos lo hemos planteado algunos. Da igual, hay que respetar cada decisión igualmente.

Así que, sindicalistas varios, ponéos a trabajar de verdad y haced las cosas bien. Necesitamos que al menos alguien haga las cosas bien.
Comentarios (3) - Categoría: Política, leyes, y otras mentiras - Publicado o 13-10-2010 12:29
# Ligazón permanente a este artigo
UNA CANCIÓN, UN VIAJE
Estoy en 1990, una noche de un fin de semana. Ya ha empezado el otoño pero la temperatura todavía es agradable aquí en Villagarcía. Mi pandilla y yo estamos en la calle, no recuerdo si vamos hacia el bar o si ya salimos de él. No importa. Soy la ?nueva? del grupo, acabo de aterrizar y sólo conozco a uno de los chicos. Supongo que el resto todavía está decidiendo si voy a encajar o no.

Mientras caminamos, uno de ellos se acerca a mí y charlamos. Al cabo de un rato, puede que fuese al salir del bar, me canta ?qué hace una chica como tú en un sitio como éste?, de Burning. Sólo esa frase y la siguiente, de vez en cuando alguna otra suelta, ?vas de caza, a quién vas a atrapar?. El resto de la letra no es lo que quiere decirme. Me halaga, nos reímos, su mirada y su actitud hacia mí le delatan; enseguida me doy cuenta de sus intenciones y me dejo llevar, se lo pongo fácil pero con sutileza. Seguimos charlando, tonteando, esa noche, la siguiente, otro fin de semana más? Fuimos algo más que amigos, pero esa es otra historia cuyo final no quiero recordar.

Hace ya veinte años que pasó todo eso, pero la canción de Burning ha sonado ahora en la radio y por unos minutos he vuelto a aquella noche de 1990. Me he quedado parada sin darme cuenta y sonriendo he cerrado los ojos para atrapar esas imágenes e intentar volver a sentir aquella inocencia, aquellas sensaciones que estremecían todo mi cuerpo. Una canción puede ser un viaje al pasado. Otros recuerdos quieren tener también protagonismo, pero no les dejo. Me hablan de finales dolorosos y yo sólo quiero volver a vivir aquella noche, aquella primera noche con su voz cantándome ?qué hace una chica como tú?? mientras me mira con una media sonrisa y se acerca a mí probando el terreno.
Safe Creative #1010037492166
Comentarios (3) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 03-10-2010 21:18
# Ligazón permanente a este artigo
LA ITV Y LAS MOTOS
La mayoría de los que vais a leer esto habréis pasado por esa experiencia con coche y no os habréis percatado que no está pensada para motos, a no ser que hayáis estado haciendo cola al lado de una moto y hayáis sido observadores. Pero no os preocupéis porque ?cómo no- ya os explico yo las diferencias. Supongo que todas las instalaciones para ITV serán iguales, pero por si acaso quiero aclarar que hablo de la de Sabón en Coruña.

Cuando llegas, lo primero que haces es aparcar porque normalmente hay sitio, y después vas a pagar a la oficina, donde te darán un cartelón con el tramo horario que previamente habías reservado y que pondrás en el parabrisas de tu coche para que uno de los empleados lo vea y te ponga al fin a la cola. Si es verano tal vez te quedes un ratito fuera del coche para disfrutar de la temperatura, o te meterás en el coche para estar a la sombra. Si es invierno casi seguro que no lo dudarás y estarás sentadito y arropadito dentro de tu vehículo, sobre todo si está lloviendo. Cuando ves al tipo de turno echando un ojo a los cartelones te quedas mirando por si te llaman. Para ponerte a la cola simplemente arrancas y te acercas al portalón correspondiente, sin más problemas. Una vez dentro empiezan las comprobaciones de ellos y los rezos tuyos a todos los santos por muy ateo que seas. Que si ponga usted el intermitente, que si ahora las luces, que si acelere, que si no acelere, ponga las ruedas delanteras aquí ?allá va el coche, pero lo controlas-, ponga ahora las ruedas traseras y frene ?lo mismo, el coche se quiere ir pero no pasa nada-, vaya pa?lante? En fin, un sinvivir. Y ellos con cara de póker, pero tan buena cara de póker que es imposible saber si ya has pringado o si has salido victorioso de tamaña contienda hasta el final final pero final ya de marcharte.

Vale, pues ahora te cuento lo que ocurre si la inspección se la vas a pasar a una moto.

Cuando entras en las instalaciones lo primero que haces aparcar sin importar si hay sitio o no porque cabes en cualquier rincón y después vas a pagar en la oficina, donde te darán un cartelón con el tramo horario que previamente habías reservado y que pondrás en? en? bueno, ya pensarás qué haces con el cartelón, sobre todo si no tienes cúpula. Lo normal es tenerlo en las manos, que pareces el maniquí de un escaparate o una azafata del precio justo (en este caso, del horario justo). Intentas tener una postura natural, digna, pero cuando ves que el empleado de turno va a hacer recuento de cartelones se lo enseñas como si estuvieses en una cita a ciegas para ser el elegido (la elegida, en mi caso). Si es verano te tienes que quedar al lado de tu montura por mucho que sean las 12 del mediodía con el sol cayendo a plomo sobre tu cabeza y tendrás que ?disfrutar? de la temperatura quieras o no. Si es invierno no lo dudarás y estarás, igual que en verano, sentadito ?o de pie- en tu montura no importa si hay cero grados y está lloviendo a mares. Lo más sensato es no quitarse el casco o haber llevado un paraguas plegable. Por que, por si no te has dado cuenta, en los parkings de las ITV?s ¡¡no hay ni un solo sitio cubierto para los vehículos!! Así que mientras todos están protegidos dentro de sus coches, tú estás ahí aguantando cual aguerrida motera las inclemencias del tiempo, que por algo se llaman inclemencias y no sólo clemencias. Cuando ves al tipo de turno echando un ojo a los cartelones te quedas mirando por si te llaman pero con la pose de maniquí enseñando tu horario. Cuando al fin te dicen que pases, tienes que arrancar la moto con el cartelón ¿en los dientes? ¿en la maleta de la moto, si tienes? ¿dentro de la cazadora, si no te la has quitado o de la camiseta si es verano? Y una vez en la cola ya puedes preguntarle a alguno de los empleados que pilles por banda si puedes entregarle el cartelito de las narices, aunque lo preguntarás con más educación y con una amplia sonrisa para que la respuesta sea afirmativa.

Una vez dentro empiezan las comprobaciones de ellos y los rezos tuyos a todos los santos por muy ateo que seas. Que si ponga usted el intermitente, que si ahora las luces, que si acelere, que si no acelere, ponga las ruedas delanteras aquí y frene ?aquí rezas más para no caerte-, ponga ahora las ruedas traseras y frene ?lo mismo, si le llegas de puntillas al suelo, como yo, te ves ya en el suelo porque el respingo de la moto es como el del coche-, frene más, más ?si yo ya freno, pero suavecito, por si acaso-. Después te encierran. Si, puerta delantera y trasera cerradas porque le llega el turno a? ¡el ruido del escape! La pesadilla de todos los moteros porque incluso aunque la moto sea nueva puedes pasarte de decibelios, y a ver qué haces. Vaya pa?lante y espere? que sólo les falta revisarte el casco y el logo de tu motoclub por si no estuviese definido. En fin, un sinvivir. Y ellos con cara de póker, pero tan buena cara de póker que es imposible saber si ya has pringado o si has salido victorioso de tamaña contienda hasta el final final pero final ya de marcharte.

Es la segunda vez que llevo la moto a la ITV y las dos veces he vuelto a casa con una sonrisa enorme. La vez anterior un amable empleado con altura se ofreció a pasar la prueba de los frenos, lo cual agradecí enormemente; pero esta vez tuve que hacerlo yo y de verdad que me veía en el suelo con la moto encima ?que ya son kilos- y el personal partiéndose de risa. Afortunadamente no fue así. Tampoco quise hacer los típicos chistes por si acaso no tienen sentido del humor. Es que la máquina de los decibelios no iba bien y tardaron un ratito probando y probando, que estuve a punto de decirles ?oye, que si no funciona no pasa nada, damos la prueba por buena y ya está, que no me voy a chivar?, pero me callé. Llevaba todo en orden: ruedas nuevecitas, revisión hecha hace apenas 3 semanas, bombilla de hace unos meses... todo perfecto pero ¿y el ruido del tubo de escape? Ni idea, así que el acojone lo llevaba de pasajero igualmente.

Así de duro es ir con una moto a pasar la ITV. A ver si alguien de allí lee esto y ponen al fin unos tejadillos en el parking para que no seamos moteros a la brasa en verano ni sopa de moteros en invierno. Y que a los cartelones dichosos les pongan una gomita o algo así para poder colgarlos del manillar. Que menos mal que yo tengo maleta grande en la moto y allí lo metí para poder ponerme a la cola, pero los demás? Pues eso, lo dicho, que unas pequeñas modificaciones no nos vendrían mal. Hasta dentro de dos años.
Safe Creative #1010037492265
Comentarios (3) - Categoría: Mi moto y yo - Publicado o 20-09-2010 18:28
# Ligazón permanente a este artigo
D.E.P. SHOYA TOMIZAWA
No es justo. Con la cantidad de cabrones que hay en el mundo, maltratando mujeres, violando niños, asesinando? y se tiene que morir un chaval de 19 años que ha dedicado su corta vida a trabajar, esforzarse, ser buen compañero y mejor rival. No es justo.

Cuesta asimilar algo así. Te sientas tranquilamente en el sofá para disfrutar de las carreras de motos y saborear nuevas victorias españolas pero, aunque sabes que puede haber caídas, no te imaginas que pueda ocurrir algo tan grave como el caso de Kato, que murió en el año 2003 a causa de un accidente durante la carrera en Suzuka (Japón). En aquella ocasión fue culpa de la falta de seguridad del circuito, que después se cerró hasta que se reformó y se tomaron medidas en todos los circuitos del mundial.

Esta vez ha sido la mala suerte, nada más. Shoya Tomizawa se cayó, y su caída no habría tenido más importancia si justamente detrás de él no viniesen dos motos que no pudieron esquivarle, pasándole por encima. No fue culpa de ellos, aunque les costará recuperarse de algo así, psicológicamente hablando. Mala suerte. Al caerse, tanto Tomizawa como su moto se quedaron en la pista, siguiendo la misma trayectoria iniciada, no se fue hacia los lados, como suele ser habitual, y eso fue lo que provocó que De Angelis y Redding ?que venían a rueda con Shoya a una velocidad de más de 200 kms/hora- no pudiesen hacer nada y cayesen también, arroyándole. Mala, muy mala suerte.

Todos nos quedamos impactados al ver el accidente. De Angelis se levantó y salió por su propio pie, Redding se quedó en el suelo con dolor, y Tomizawa? Le vimos dar vueltas por la pista después de ser arrollado pero confiábamos en que sería algo grave sin más repercusión que un tiempo en el hospital. Su brazo derecho quedó algo levantado y parecía que estaba consciente, pero ya estaba en coma. Las noticias que nos iban comentando no eran nada buenas y cuando dijeron que se debatía entre la vida y la muerte? bueno? creo que todos nos quedamos todavía más impactados.

?Es joven, deportista, fuerte?, pensaba yo, ?podrá salir de ésta?. Pero no fue así. Durante la carrera de MotoGP, mientras Pedrosa se iba en solitario a por la victoria dejando a Lorenzo detrás, nos dieron la noticia: ?hace 15 minutos Shoya Tomizawa ha fallecido?. ¿Qué? ¿Por qué? No es justo, no puede ser, tiene que ser un error. Pero no había error posible. Había muerto, con tan sólo 19 años. No pude evitar llorar. A partir de ahí la carrera dejó de tener importancia. Bien por Pedrosa y Lorenzo, bien por Rossi que otra vez consigue estar en el podium, pero la alegría no era la misma.

Cuando los tres ganadores llegaron radiantes sin saber todavía lo que había sucedido, sus caras cambiaron radicalmente y sus victorias ya no les importaron al enterarse de la noticia. Daba la impresión de que subieron a recoger sus trofeos porque tenían que subir, pero parecía que lo único que querían era marcharse a sus boxes. ¿Cómo celebrar una victoria cuando acaba de morir un compañero, la ?sonrisa del paddock? como le llamaban todos?

Por la noche repitieron las tres carreras, como siempre, y debo decir que fue una sensación extraña ver a Tomizawa en la carrera, que lideró durante algunas vueltas porque era un piloto excelente, sabiendo que eran los últimos instantes de su vida. Cuando iba tercero, Julito Simón le adelantó y fue en ese cuarto puesto en el que sufrió la caída. Buena suerte para Simón, mala suerte para los tres siguientes.

Ahora Shoya Tomizawa estará con Kato y con Abe hablando de motos, de carreras. Serán unos comentaristas de excepción junto con tantos otros buenos pilotos que nos han dejado y harán las delicias de todos los moteros que también han tenido que subir antes de lo previsto y que disfrutarán de la moto sin riesgos.

No, ayer no fue día para alegrarse por los éxitos que nos han brindado otra vez los nuestros. Y yo no puedo dejar de repetir que no es justo, no, no lo es.

Descanse en paz, Shoya Tomizawa. V?ssss y Ráfagas al cielo por ti.

Comentarios (1) - Categoría: Mi moto y yo - Publicado o 06-09-2010 12:27
# Ligazón permanente a este artigo
A PESAR DE LA CRISIS, BRILLA EL SOL
Qué verano tan estupendo estamos teniendo. En Julio apenas llovió unos días y el cielo cubierto de nubes no es frecuente, más bien está siendo algo difícil de ver. Y menos mal que es así, porque el buen tiempo levanta los ánimos y, por mal que lo estemos pasando, parece que con buen clima acorde con la estación del año en la que estamos todo se lleva mejor. Seguimos sufriendo la crisis, pero tomar el sol es gratis y nos recarga las pilas. Mejor así, al menos podemos tener algún lujo que está al alcance de todos.

Los políticos siguen con sus engañifas y con sus peleas de niños: tú eres incompetente, pues tú más, pues tú tres pueblos más, pues tú infinito, habla cucurucho que no te escucho? Pero qué más da, estamos en verano y pasamos más tiempo fuera de casa que viéndoles en las noticias, que para deprimirnos ya llegará el invierno, porque el fin de la crisis no sabemos si lo veremos. Y es que parece que en verano podemos soportar mejor los malos momentos personales. Levantar la persiana por las mañanas y ver el sol en todo su esplendor no soluciona nuestros problemas pero tal vez haga que nos asome una sonrisa y nos anime a quedar con los amigos para olvidar por unos instantes nuestra situación.

En la costa, con las playas al lado de casa, nos podemos permitir hacer un par de bocatas y largarnos a pasar el día tostándonos al sol sin que nos valga más dinero que quedarnos en casa. En el interior no sé cómo será. Si hay río pues es como la costa, pero si hay que pagar la piscina municipal tal vez lo tengamos más difícil para disfrutar de un chapuzón. El clima del norte ?de la costa del norte-, en mi opinión, es de los mejores pues no es ni muy frío en invierno ni muy caluroso en verano, así que la temperatura siempre es soportable.

Por eso, aunque sigue habiendo noticias de políticos y de malas leyes y de justicia lenta y de crisis y de paro? yo no escribo de nada últimamente. Quiero disfrutar de esta tregua que nos brinda el verano y dedicarme a mi novela y a recargarme con energía solar, como si fuese una placa de esas, para soportar mejor lo malo que esté por llegar. No necesito vacaciones en Cancún, ni gastar dinero en las rebajas; me conformo con lo que tengo y lo agradezco porque hay quien tiene todavía menos.

Hoy es verano, brilla el sol, el cielo es de un azul envolvente, suave, la temperatura es de lo más agradable, tengo helados en el congelador y un montón de ferias y fiestas de barrio en mi ciudad. Pero lo mejor de todo es que a pesar del Inem y de la crisis que sigue planeando sobre mi cabeza, todavía tengo ánimos para disfrutar de todo eso. Espero que tú también y que estés pasando un estupendo verano, a los pobres es lo único que nos queda.
Comentarios (3) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 10-08-2010 12:53
# Ligazón permanente a este artigo
DEJA EL ORDENADOR
Estamos en verano (vaya noticia de última hora, ¿eh?), la gente se va de vacaciones o simplemente dedica su tiempo a salir, a ir a la playa, a hacer vida social en la terraza de un bar? En definitiva, que se está menos delante del ordenador, lo cual aplaudo. Esta reflexión es para decirte que ya que en esta época estival baja el número de lectores, voy a aprovechar para tomarme yo también un descanso bloguero. Seguiré escribiendo, pero no semanalmente? o si? no sé? depende de lo que me apetezca contar y de si me apetece contarlo.

Una de las cosas que me gustaría este verano es poder terminar el primer borrador de la novela que estoy escribiendo. Si, me conformaría con el borrador, que ya es escribir bastante. Así, el tiempo que no le dedique al blog se lo dedicaré a la novela. Lástima que no me paguen por ello, pero al menos disfruto mientras escribo.

Bueno, no te entretengo más. Vete a la playa, a la piscina, de viaje, de ruta motera, a pasear, a la verbena, a la feria, a visitar a tus abuelos? lo que sea menos quedarte sentado delante del ordenador aunque sea en el campo. Desconecta ya y lárgate. Eso sí, no te olvides de pasar por aquí cuando vuelvas de tu desconexión. Y llévate algún libro, así no pierdes la costumbre de leer. Te pasaría mi novela, que es buenísima, pero todavía está sin terminar.
Comentarios (2) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 19-07-2010 20:30
# Ligazón permanente a este artigo
1ª TRASNADA MOTERA, BAÑOS DE MOLGAS
Ruta de las Antorchas (Baños de Molgas, Orense)
El pasado fin de semana estuvimos en la primera Trasnada, esto es, la primera concentración que organizó el motoclub Os Trasnos, en un lugar perdido llamado Baños de Molgas. No podíamos faltar. El protocolo social es importante en este mundo y sería una falta de respeto no haber ido, aunque el motivo real era que nos apetecía pasar un fin de semana motero entre colegas. Así que el sábado por la mañana organizamos los equipajes, fuimos a recoger mi Honda que estrenaba zapatos, mi marido tuvo que hacer un arreglo de última hora en las luces de su BMW, comimos? y al fin arrancamos. Qué difícil es salir de mi casa. No es que nos pongan barreras ni peajes en la puerta, es que entre una maleta, la comida, otra maleta, todo a última hora (en este caso tuvo que ser así)? no doy hecho. Ya sabes, las madres solemos hacer nuestra maleta, la de los hijos pequeños y revisamos las otras. Lo raro es que no se nos olvide algo. Cuando, por fin, me veo ya en mi montura ?o en el coche, depende del viaje- respiro aliviada confiando en no tener que dar media vuelta por algún olvido. En este caso fue mi marido el que olvidó algo: los guantes de la moto, y regresó con las manos echas un desastre.

Repostamos en la gasolinera de al lado de casa y empezamos la ruta. Yo llevo a nuestro hijo de 7 años y mi marido a nuestra hija de 15. Para el niño es su primer viaje en moto y su primera concentración. Ya le avisé de que iba a ser mucho rato en la moto, algo más de 3 horas, y cuando llevábamos unos 30 minutos me dice por el intercomunicador ?mami, tenías razón, este viaje es muy largo?, ?pues aún nos falta mucho?. Pobre, aguantó como un campeón. Hicimos paradas, por supuesto, para ponernos de pie y que la sangre volviese a circular por donde la espalda pierde su nombre y la sensibilidad también después de muchos kms sin parar. Llevar los intercomunicadores fue una muy buena idea, sobre todo a la vuelta, que se dormía y tuve que ir cantando y propiniéndole juegos para mantenerle despierto. Funcionó.

La última parte del viaje no estuvo mal: carreteras secundarias con muchas curvas y árboles a ambos lados, realmente bonitas. Lo que pasa es que a mí lo de las curvas no me gusta mucho todavía ?vaya motera de pacotilla-, así que entre mi marido y yo había un par de curvas de diferencia. Es que él las traza con tiralíneas y aunque yo intento seguirle me resulta imposible, snif.

Cuando al fin llegamos, estaban todos ya preparados para salir hacia la primera ruta organizada. Hicimos nuestra inscripción y decidimos irnos al hotel a descansar, que ya habíamos ruteado bastante. Nos dimos una agradable ducha ?aunque con precaución porque no había cortinas ni mampara ni nada-, nos echamos un rato en las 3 camas individuales y descansamos lo suficiente como para aguantar todo lo que nos quedaba por delante. Por no ir a la ruta nos perdimos la bendición de motos y cascos, y los pinchos de después. Otra vez será.

Cuando terminó el partido pudimos entrar a cenar, que ya había hambre. Además de comida había baile, evento al que los Spekes no se pueden resistir, así que tuvimos una cena muy entretenida. No entiendo esa manía de sentarse en grupos pero así es siempre. Los Artabros nos vamos sentando donde hay sitios libres, sin importarnos si vamos a estar juntos o no; es la mejor manera de hacer vida social, al menos así lo vemos nosotros. Después de la cena hubo ?ruta de las antorchas? (pequeño paseo en moto en recuerdo de los compañeros caídos, a ver si Pere Navarro y Fomento aprenden) en la que no participé por no ponerme el casco, que se me aplastaba el pelo y lo tenía recién lavado. Y después de eso la fiesta en la zona de acampada. Los grupos tocaron muy bien, pero no éramos muchos y parecía que no les hacíamos caso. Se lo hicimos, al menos yo. No podía faltar la queimada, con conjuro y todo ?si es que a lo que recitó Alex se le podía llamar conjuro, jeje-. Antes de acabar la fiesta, nosotros nos volvimos al hotel porque el desayuno tenía prevista una hora indecentemente temprana.

Por la mañana, después del escaso desayuno, nos preparamos para la ruta. Hubo dos paradas con sus abundantes pinchos correspondientes, muy buen clima, muy buen ambiente, como debe ser. De regreso al hotel empezamos a preparar los equipajes antes de bajar a comer. A algunos les dijeron que tenían que dejar la habitación a las 12; a nosotros nos dijeron que no había prisa por dejarla, y fue cierto, así que comimos tranquilos aunque habíamos dejado las maletas ya hechas. En los postres hubo sorteos y regalos. Mi hija fue la ?mano inocente?, tan inocente que sacó su nº pero no los de sus padres. Se llevó un casco. Los demás no nos fuimos con las manos vacías porque había detalles para repartir sin sorteo. Menos mal que teníamos sitio en una de las maletas de la BMW, porque un casco de moto no ocupa poco.

El regreso lo hicimos con otras dos motos, pero el camino que nos indicó un coche? era como para pillarle la matrícula y quemarle. Metros y metros y más metros y todavía más metros eternos de carretera en obras. Y ya sabemos que cuando se hacen obras sólo se piensa en los vehículos de cuatro ruedas, así que de lado a lado era todo gravilla y tierra ?pero montañitas de gravilla-, lo que hacía que bajásemos a segunda e incluso primera algunas veces. No caerse en esas situaciones es para dar gracias a todos los ángeles de la guarda que nos acompañan. Yo iba acojonada, pero no por la posibilidad de acabar en el suelo, sino porque también se caería mi hijo. Al día siguiente todavía me dolían los brazos de toda la tensión que tuve que hacer para sujetar el manillar y mantener el equilibrio. Pobres ruedas nuevas. Pero después de esos tramos realmente largos todo volvió a la normalidad y pudimos llegar sanos y salvos después de alguna parada para refrescar el gaznate, que hacía un calor agobiante.

Resumiendo, un estupendo fin de semana. Nuestra felicitación a Os Trasnos que se lo curraron bien para conseguir que estuviésemos a gusto y que siempre siempre se portan de lujo con nosotros concretamente y con el resto de invitados. El próximo año nos tendréis ahí si nada se tuerce.


Comentarios (5) - Categoría: Mi moto y yo - Publicado o 12-07-2010 19:11
# Ligazón permanente a este artigo
MORIRSE EN LA GUERRA DA CACHÉ
Desde que he abierto esta nueva categoría acerca de ?política, leyes y otras mentiras? se me acumula el chollo. Entre continuas corrupciones (de todos los colores políticos), derroches millonarios en tiempos de crisis (también de todos los colores políticos), leyes anticuadas que agravan los problemas en lugar de solucionarlos? vamos, que no doy hecho. Cada vez que pongo las noticias, que no es a menudo, tengo un tema nuevo para escribir, pero intento dosificarme para no estar todo día pegada al teclado.

En medio de todo esto salen ?los de siempre? a hablarnos de la guerra civil. ¡De la guerra civil! Un tema de rabiosa actualidad, si señor, que nos tiene a todos en vilo (léase con ironía). Que no digo que no sea importante para los familiares directos que sufrieron en vivo las desapariciones, que lo es y mucho pero, además de que siempre nos cuentan una sola versión de los hechos, creo que hay temas más urgentes por los que jugar a los actores rebeldes. Si quieren ayudar de verdad a personas que llevan años sufriendo y buscando justicia, podían dedicar su tiempo a ayudar, por ejemplo, a los todavía afectados por el escándalo del ?aceite de colza?. ¿Los recuerdas? Seguro que sabes más de las víctimas republicanas de la guerra civil que de las de la colza, reconócelo. Posiblemente recordarás lo que pasó (fue en 1981) pero ¿a que no sabes cómo quedó el asunto o si hoy en día se sigue reclamando justicia? No, no lo sabes, seguro.

Los que murieron por la llamada ?neumonía atípica? están enterrados en tumbas localizadas, tal vez por eso no tienen interés para los ?defensores de las libertades?, o quizás es porque la ideología política de algunos afectados podría ser de derechas y, claro, no van a defender a un fascista ?como lo llamarían ellos-. El caso es que ahí están, reclamando los derechos de una parte ?sólo de una parte- de los desaparecidos en la guerra civil, que acabó hace 71 años, en lugar de luchar por los que hoy en día siguen intentando sobrevivir y que también reclaman justicia.

Tengo que volver a insistir en el tema de las prioridades. Siempre digo que primero es lo urgente y después lo importante y, en mi opinión, los asuntos de la guerra civil urgentes, lo que se dice urgentes, no son. ¿Es importante enterrar a nuestros muertos sabiendo al fin dónde están? Si, lo es. Por algún motivo que ahora no me apetece analizar, es una necesidad psicológica, nada más. Los muertos, muertos están; pero los vivos necesitamos saber dónde están, dónde ir a poner las flores. No importa si sabemos qué les pasó, o si los culpables están pagando por sus crímenes. Para nosotros el asunto no concluye hasta que tenemos el cuerpo inerte de nuestro ser querido en su tumba. Mirado desde un punto de vista práctico no tiene sentido, pero seguro que un antropólogo podría darnos una explicación del origen de esta necesidad psicológica que siente hasta el más ateo. Y en este caso concreto, todos los familiares saben qué ocurrió e incluso puede que sepan el nombre y apellidos del responsable de la desaparición y posterior muerte de sus seres queridos, ya fueran en la zona sublevada o en la republicana (el dolor por la pérdida injusta de un esposo, hijo, madre? es el mismo independientemente de la ideología política de su verdugo), pero a pesar de eso siguen reclamando los cuerpos más de 70 años después. Y tienen razón, y me parece lógico.

Con lo que no estoy de acuerdo es con que se desatiendan otros asuntos realmente urgentes. Si nos molestásemos en pensar por nosotros mismos, cosa que ?como te dije hace poco- no hacemos, nos daríamos cuenta de que hay intereses más allá de nuestro entendimiento, y se empeñan en que conozcamos y tomemos parte en ciertos asuntos pero en otros no. Es una manera de desviar nuestra atención sobre algunos temas.

Pues yo te vuelvo a hablar de las víctimas por el tema de la colza, que desde 1981 están reclamando justicia. Muchos de ellos siguen enfermos y con unas pensiones ridículas (poco más de 300 euros) por incapacidad permanente total y todavía hay afectados que no han sido indemnizados. Fueron más de 1000 muertos y más de 20.000 afectados que todavía hoy en día sufren la enfermedad. Nadie está en la cárcel. Cuando 16 años después finalizó el juicio ?que había tardado 6 años en empezar- los que fueron condenados, simples cabezas de turco para acallar a los afectados, apenas pisaron la prisión. Todavía hoy no se sabe con seguridad si realmente fue el aceite lo que provocó tal matanza o si fueron unos tomates de una plantación de Almería que ocultaban un accidente de unos experimentos químicos de la base de Torrejón de Ardoz. Tanto secretismo, despidos entre los médicos que afirmaban que no era por el aceite, y otros asuntos nos confirman que las personas somos menos importantes que los intereses, ya sean políticos, agrícolas... Pero como por estas víctimas nadie levanta la voz, los asesinados por los sublevados ?sólo por los sublevados- en la guerra civil seguirán siendo más urgentes que los vivos que intentamos sobrevivir en un país de pandereta.
Comentarios (7) - Categoría: Política, leyes, y otras mentiras - Publicado o 28-06-2010 22:57
# Ligazón permanente a este artigo
SIN MIEDO A LA VIDA
A pesar de que me gusta mucho escribir y hace ya un par de años que retomé este hobby -por culpa o gracias a Peter- debo decir que nunca participé en ningún concurso literario porque pensaba que no tenía nivel para ello. Bueno, corrijo, en una ocasión presenté un relato pero era en un concurso que convocó Atento, así que no lo considero un "concurso literario" propiamente dicho. El caso es que en todo este tiempo he leído bastantes cosas en internet que se han presentado a esos concursos y me dije a mí misma que si algunos -que a mí no me parecían nada buenos- participaban, por qué yo no. Así que me decidí y envié un microrrelato al concurso de la Editorial Hipálage. No gané, pero mi relato -que te muestro a continuación- fue uno de los seleccionados para aparecer en el libro "Cuentos Alígeros". Es un libro fácil de leer que te recomiendo. Espero que te guste mi aportación.

"El día amaneció despejado y con una temperatura perfecta. Arranqué mi moto y salí del garaje dispuesta a disfrutar del camino con una gran sonrisa. Me gusta mucho mi trabajo así que el buen humor siempre me acompaña a pesar de los problemas que pueda darme la vida. Cuando llegué al geriátrico pude ver a Marga por la ventana del comedor saludándome con la mano. Cada día me recibía igual, con un saludo y una sonrisa. Era una mujer estupenda de la que aprendí mucho durante su estancia allí. Siempre me ha gustado escuchar y a Marga le gustaba hablar así que ella satisfacía su necesidad de contar y yo la mía de aprender. Marga era diferente, alegre, transmitía una serenidad envidiable a pesar de ser una mujer muy activa para su edad, 92 años, y me mostró, sin pretenderlo, el secreto de la felicidad: vivir cada día como si fuese el último y mantener siempre una sonrisa, sobre todo en los peores momentos. Con ella perdí el miedo a envejecer."
Comentarios (2) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 22-06-2010 21:34
# Ligazón permanente a este artigo
[1] ... [3] [4] [5] 6 [7] [8] [9] ... [17]
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0