Pensamientos en voz alta


Porque todavía puedo opinar libremente
Leer este blog es gratis excepto si eres de la SGAE que tendrás que pagarme un canon por mis derechos de autor/propiedad intelectual, así yo también podré vivir de esto, como vuestros artistas, y no tendré que buscar trabajo.

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

ORGULLO DE PROFESOR (de los de verdad)
The country school (Winslow Homer)
José Carlos López, PROFESOR por vocación desde 1980 ha trabajado desde 1981 en colegios públicos en Sevilla y alrededores, perteneciendo durante la mayoría de su trayectoria laboral a equipos directivos. Es importante destacar en qué zona ha trabajado para poder entender su experiencia y, por lo tanto, su manera de pensar con respecto a la profesión de PROFESOR:

- dos años como director en El Aljarafe (zona de Sevilla)
- diez años como jefe de estudios en Las 3000 Viviendas
- doce años como director en Las 3000 Viviendas

Hoy en día sigue orgulloso de su profesión y avergonzado de los muchos ?compañeros? que se han convertido únicamente en funcionarios dejando de ser profesores. Es decir, que lo único que hacen es quejarse de todo y protestan por cualquier pérdida de privilegios en lugar de preocuparse por seguir siendo estupendos profesionales a los que ningún recorte político afectará en su manera de enseñar. Gente que encuentra tiempo para ir a manifestaciones pero que hace años que no va a cursos ni lee libros para reciclarse y seguir mejorando como educadores.

Aquellos niños y niñas que pasaron por las aulas y el despacho de José Carlos todavía le recuerdan y le saludan con cariño por la calle. Ésa es su recompensa, y la de cualquier PROFESOR (siempre con mayúsculas) que se precie de serlo. Hacen falta más José Carlos y menos funcionarios.

"En el cuadro podemos ver una escuela en la época de la Guerra Civil norteamericana. Es una escuela como las que se podían ver en todos los sitios en aquella época. Si buscáis la obra de Winslow Homer, veréis más cuadros con motivos escolares.

En el aula del cuadro hay niños de todas las edades. Las niñas se sientan juntas y los niños leen en su bancada. La maestra no tiene pizarra digital, ni los niños laptop. Tampoco parece que tenga profesores de apoyo. La maestra cobrará muy poco, como ahora sucede. Seguramente deberá hacerse cargo de la limpieza del aula y del mantenimiento del edificio... No veo armarios llenos de recursos didácticos. Lo que sí veo es lo único que hace falta: una maestra, unos niños, una pizarra y unos trozos de tiza en el portatiza. Eso es enseñar, ésa es la profesión más vieja del mundo. Pero, ¿sabéis una cosa? Hoy, a 31 de mayo de 2014, hay colegios en el mundo que están más desabastecidos que el del cuadro. A sus alumnas las secuestran y las venden como esclavas, después de haber sido repetidamente violadas, y convertidas contra su voluntad a otra creencia. Hay colegios sin agua potable para los niños, niños que deben recorrer una decena de kilómetros entre bosques o selvas o desiertos para ir a clase... Por eso digo que ser maestro es lo mejor que le puede pasar a uno, si le gusta esa profesión.

Nuestros alumnos, hoy en día, en países como España, mueren de muerte intelectual. Muchos tienen tanto "de todo" que son cascarones vacíos que no salen del mundo del móvil o de las Play Stations. Son zombies, muertos en vida que no saben por qué van al colegio (es su deber y su derecho), que lo tienen todo sólo con pedirlo porque los padres no niegan nada (¡es que podemos crear una frustración en el niño!). Todos nos hemos enfrentado en clase a esos alumnos apáticos, pasotas, que saben que te pueden mandar "a la puta mierda" ya que el castigo que van a recibir es, en el peor de los casos, una privación del derecho de asistencia a clase, que es lo que ellos buscan, en realidad.

Hace bastante años, y ante el hecho de que un colegio privado de una ONG ocupara aulas de mi centro, en una reunión con los responsables de ese centro "incrustado" y varios Inspectores del Servicio de Inspección, lamenté las líneas educativas del colegio acogido: sus alumnos agredían a los profesores, faltaban a clase, cometían destrozos en las instalaciones comunes... "¿Qué solución propone usted para esto?", me preguntó una importante Inspectora. "Disciplina". Oh, ¡por qué se me ocurriría citar esa palabra...! Se llevaron las manos a la cabeza, "¡Disciplina!", gritaban mientras correteaban como pollos sin cabeza... Para estos niños", me dijeron, "llamar hijo de puta al profesor es como para los tuyos decirles 'tontos'". Vale, pero los míos NO llamaban tontos a sus profesores. "Además, se queja usted de lo que niños del colegio XXX se orinan en los coches de los maestros... eso es normal en su cultura". Como me lo pusieron a huevo, es decir, me lo sirvieron en bandeja, contesté a este puñado de lumbreras educativas de despacho: "Vale, hija de la gran puta. Ahora voy a mear en su coche, que no me aguanto más y le rajaré las ruedas. Es parte de mi cultura y no quiero que me frustren". El colegio "incrustrado" duró dos años entre nosotros pues conseguí trasladarlos a todos por medios legales. Curiosamente, las familias de esos niños pidieron inscribirse en el mío y no hubo ningún problema de orines, de insultos ni de comportamiento.

La demagogia de los planes de enseñanza, el "buenismo" de unos pocos idiotas de salón y, sobre todo, los perjuicios que pueden ocasionar quienes no pisan un aula pero tienen poder de decisión, son los causantes del número de "niños muertos" en nuestras clases del primer mundo. Son niños que, en unos años, también pertenecerán a la generación ni-ni (ni estudian ni trabajan) y que vivirán en los hogares paternos, explotando a sus progenitores, exigiendo derechos y despreciando los deberes. Y las balanzas desequilibradas conducen a la catástrofe.

En nuestros países ?civilizados, primermundistas? también son frecuentes los casos de agresiones o insultos a profesores. La mayoría de los casos están motivados por la hostilidad que muchas familias presentan hacia los maestros porque "mi niño nunca miente", "el maestro o maestra ha pegado a mi hijo", "el maestro o maestra ha suspendido (reprobado) a mi hijo", y mil causas que, si no fueran de resultados tan serios, serían hilarantes. En España existen organizaciones de Atención al Docente, números de contacto y ayuda por parte de los sindicatos de la enseñanza. En algunas Comunidades, al profesor se le ha concedido el régimen de "Autoridad", como el que tienen los policías, por ejemplo, y cualquier agresión de palabra u obra se denuncia como una agresión a la autoridad. En la mayoría de los casos, los incidentes se resuelven por vía judicial. Yo puedo hablar desde mi experiencia: durante mi mandato como director en un colegio público nunca permití una sola acción contra los maestros de mi centro o contra mí mismo. Esto supuso un esfuerzo extra, es cierto, pero funcionó. He denunciado a padres y madres por insultos y hemos ido a juicio y los hemos ganado todos. Siempre están los recalcitrantes: una madre, ante la sentencia impuesta por el juzgado, dijo que por una sanción de esa cuantía (fue realmente ridícula) me podía matar tres o cuatro veces, después pasaría un par de años en la cárcel y tan contenta. Es la misma madre que, ante testigos, afirmó en cierta ocasión que "ella quería matar a su hijo"; cuando le dije que se lo pensara mejor, me respondió que "tenía más hijos, que no importaba". La falta de respeto hacia el profesor, la sobreprotección de muchos niños, la falta de valores, las familias, que ya no saben educar y relegan todo a los colegios, culpándonos de todo... Ése es el ambiente cotidiano en muchos casos. Pero también hay que decir que la mayoría de las familias, ante casos como éstos, han apoyado al profesor y no han dudado en afear la conducta de las familias conflictivas. Repito que hablo desde mi experiencia. Yo siempre he recomendado a mis maestros "posiciones firmes, evitar diálogos si las cosas se ponían feas y remitirme a esos padres a mi despacho". Pero yo trabajaba en ese tiempo en un colegio machista, especial, y la actitud que resultaba ganadora era la del "macho alfa", y eso cuesta."
Comentarios (0) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 01-06-2014 22:39
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0