Pensamientos en voz alta


Porque todavía puedo opinar libremente
Leer este blog es gratis excepto si eres de la SGAE que tendrás que pagarme un canon por mis derechos de autor/propiedad intelectual, así yo también podré vivir de esto, como vuestros artistas, y no tendré que buscar trabajo.

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

DE HOMBRES Y TÓPICOS
Teresa y Pedro estaban sentados tranquilamente en su cómodo sofá. Ella leía una revista, él también. Disfrutaban de un aromático café y de una tarde de domingo lluviosa. De pronto, Pedro dice:

- Vaya, a partir del martes y sólo durante 3 días va a haber una oferta de una Tablet, a mitad de precio.
- Ah, bien ?respondió Teresa
- Me vendría genial para el trabajo porque ésta tiene la pantalla más grande que la mía y más capacidad. Y parece que el sonido también es mejor
- ¿Cuál será el precio?
- Sólo 230 euros, es una buena oferta
- Si, es muy buena -añadió Teresa con interés-. ¿Y qué vas a hacer? ¿La vas a comprar?
- Bueno, iré el martes a echarle un vistazo y si realmente está bien y es ligera, pues la compraré
- Vale, tú verás.

Y siguieron leyendo sus revistas. Por cierto, la de Teresa no es una revista de cotilleos sino de negocios porque tiene una pequeña empresa y le gusta estar al día. Odia las revistas de cotilleos y muchas otras cosas que se supone que deberían gustarle por ser mujer. Pedro no estaba leyendo una revista de deportes, no le gusta el fútbol ni otros asuntos supuestamente masculinos. Te lo comento por eso de los tópicos, ya sabes.

Después de esa mini-conversación, Pedro se quedó pensando en la hora a la que podría ir a ver la Tablet. Mejor por la mañana, que el martes lo tenía libre y así, si la compraba, tendría todo el día para poder dejarla preparada para llevarla al trabajo al día siguiente. Estaba contento pensando en su nueva Tablet y, sobre todo, en el precio.

Al día siguiente se lo comentó a sus compañeros. Algunos comentaron que si les decían a sus mujeres que se iban a comprar otro juguetito más dormirían en el sofá durante mucho tiempo, y le preguntaron por la opinión de Teresa.
- ¿La opinión de Teresa? La Tablet es para mí
- Si, bueno, pero algo habrá dicho ella, ¿a que sí?
- Dijo que le parecía una muy buena oferta y preguntó si me la iba a comprar. Le dije que iría a verla y decidiría y me dijo que vale, que yo veré
- ¿Te dijo ?tú verás?
- Si
- Pues ya está. Mejor olvídate de la Tablet, chaval. Cuando una mujer dice ?tú verás?? significa ?como la compres te enteras?
- Venga ya ?dijo Pedro- ya estáis con vuestras tonterías. Teresa no es así
- TODAS son así. Tú llevas poco tiempo casado pero ya aprenderás. Mejor olvídate de esa compra.

Todos sus compañeros (la mayoría casados) dieron la razón al tópico. Si tu mujer termina una conversación diciendo ?tú verás? todos saben que es una amenaza encubierta, una manera sutil de decirte ?ni se te ocurra?. Ante tantos hombres asegurando lo mismo, Pedro dudó por un momento. ¿Era Teresa así? Nunca había tenido ningún problema de ese tipo con ella, era una mujer muy directa, si algo no le gustaba o no le parecía bien lo decía y punto. Pero estaban todos tan seguros?

Esa misma tarde fue con sus amigos a tomar algo y les comentó la conversación con sus compañeros de trabajo. ¿Resultado? Sus amigos opinaban lo mismo. ?Las mujeres son complicadas y retorcidas?, le dijeron, y ellos conocían a Teresa. La verdad es que Pedro no sabía qué hacer. Mientras cenaba con su mujer volvió a sacar el tema, pero esta vez con un poco de miedo.

- Oye, recuerdas que ayer te hablé de la Tablet esa de la oferta?
- Si, dijiste que irías mañana a verla
- Si, si, pero ¿a ti qué te parece?
- ¿A mí? Pues ya te dije que me parece una buena oferta pero que es cosa tuya si la compras o no. La Tablet es para ti, así que tú verás.

El tono de Teresa no era amenazador, ni mucho menos, ni siquiera sus gestos, su cara, su mirada? nada. Pero si todos sus amigos, con experiencia en el matrimonio, estaban tan seguros? Así que durante toda la noche, Pedro estuvo pensando en la Tablet, en la frase de Teresa, si debía ir?

Es sábado por la mañana y, mientras desayunan, Teresa se acuerda de pronto del asunto de la oferta.
- Oye, no te he visto la Tablet nueva. ¿No la compraste?
- Eeehhh? bueno? no, no la compré
- ¿Por qué? ¿Pesaba mucho? ¿No era tan buena como parecía?
- Si, estaba muy bien, era ligera e incluso podría usar la funda que me regalaron tus padres, que le viene grande a la mía
- ¿Entonces? Por el precio no sería porque era realmente bueno. ¿Se habían agotado?
- No, no creo. Bueno, es que no estaba seguro de si te parecería bien o no

En ese momento la mirada de Teresa era una mezcla de asombro, de ?qué me estás contando? y de ?tú eres tonto?.

- Pero vamos a ver, si te dije MUY CLARITO que me parecía una oferta muy buena y que si a ti te venía bien pues que allá tú, que era cosa tuya.
- Ya, pero al final me dijiste ?tú verás?, y dos veces. Ya sabes, esa frase al final de la conversación? es confusa.
- Espera, espera, déjame adivinar. Se lo dijiste a tus amigos y te aconsejaron con los típicos tópicos sobre las mujeres. ¿Pero es que no me conoces?

Pedro bajó la mirada y dijo un tímido ?si, así fue?. Teresa empezó a reírse a carcajadas.
- O sea, que lo hablas con ellos, te quedan dudas, hablas conmigo pero sin ir al grano, te siguen quedando dudas? ¿y no compras la Tablet? ¿Pero cómo se puede ser tan tonto?
- Bueno, es que no quería que te enfadases.
- Tendría que enfadarme ahora, pero la situación es incluso graciosa. Vamos a ver. Si después de hablar con esos hombres tan sabios sobre mujeres tenías dudas, haberle preguntado por lo menos a otras mujeres, a mis amigas. Aunque lo más inteligente habría sido preguntarme a mí de una manera clara. Pero si ya sabes que de parecerme mal te lo habría dicho
- Si, lo sé, y ahora aún más, pero es que fueron muy convincentes
- Ay, pero cómo se puede ser tan? Además, podías haberla comprado y si fuese tan retorcida como para decirte que no, después de haberte dicho que si, con haberla devuelto ya estaba.
- No se me ocurrió
- No, claro, ni a ti ni a tus superamigos. Pues ahora ya les puedes decir que por SU culpa te has quedado sin Tablet, que no tienen ni idea de mujeres, puede que incluso ni de las suyas. Me da pena que hayas perdido esa oferta, de verdad, pero al menos habrás aprendido a hablar las cosas claras conmigo.

Así es, amigos, no TODAS las mujeres somos iguales. Los tópicos son sólo eso: tópicos. De hombres, de mujeres, de religión, de países? Tenemos tópicos para todos los gustos. Pero cada persona es un mundo. Si vas por la vida basándote en tópicos te vas a perder muchas oportunidades y a muchas personas estupendas. Conozco a uno que dijo: ?como soy feo, esa chica tan guapa no querrá hablar conmigo porque así son las guapas?, así que ni se acercó a ella. Años después se reencontró con esa chica, tuvo la oportunidad de hablar con ella y se dio cuenta de que ella no se consideraba guapa, que hablaba con todos sin importarle el físico y que había perdido unos años de amistad estupenda por un tópico absurdo. Lo malo es que no ha aprendido la lección, pero esa es otra historia.
Comentarios (0) - Categoría: De todo un poco - Publicado o 20-02-2014 14:19
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0