Pensamientos en voz alta


Porque todavía puedo opinar libremente
Leer este blog es gratis excepto si eres de la SGAE que tendrás que pagarme un canon por mis derechos de autor/propiedad intelectual, así yo también podré vivir de esto, como vuestros artistas, y no tendré que buscar trabajo.

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

7ª CARTA A PERE NAVARRO
Hoy he hecho un descubrimiento, un terrible descubrimiento. He tardado en darme cuenta, lo se, pero más vale tarde que nunca. Tengo carnet de conducir, el B y el A. No, éste no es el hallazgo, esto ya lo sabía, que soy despistada pero no tanto. Ah, por si no lo sabe, Navarro, el B es el de coche y el A el de motocicleta, de esas maléficas de gran cilindrada. ?Nunca te acostarás sin saber una cosa más?, aunque espero que usted aprenda más de una al día, que falta hace.

El caso es que mi descubrimiento no me gusta pero así es la vida. Resulta ?se me llenan los ojos de lágrimas-, pues que ?me tiembla la voz-, que soy una mala persona. Pero no una mala normal y ya está, no. Yo soy de las malas-malosas peligrosas, de las asesinas en potencia, una psicópata ansiosa de riesgos que con tal de sentir la adrenalina hasta en el rímel de las pestañas no duda en jugarse su vida y, ya de paso, la de los demás, para darle más emoción.

Ya ve, Navarro, yo que siempre me consideré ?buena gente? y ahora descubro que no, que soy de lo peor. Y no me diga que no sabe de qué le hablo porque no cuela, que usted lo ha visto, que para eso se gasta mi dinero en cámaras de ?vigilancia? y de fotos (a éstas les llaman radares). Que nos lo ponen día si y día también en todos los telediarios para que todo el mundo lo vea, nos mire mal y nos aparten de la sociedad.

Yo, Navarro, conduzco un coche, ése es mi delito. Y debo decir que no conduzco mal: respeto los cedas y stops, uso los intermitentes siempre y correctamente, mantengo la distancia de seguridad, paro en los pasos de peatones? A ver, tampoco soy una conductora ejemplar, tengo mis maldades, como aparcar en doble fila, pasarme algún semáforo en ámbar, ir a más de 50 por algunas zonas de mi ciudad? Lo que le decía, un peligro para la sociedad. De todas formas no importa si conduzco bien o mal; el hecho es que conduzco y eso es lo que convierte en mala persona. Y la culpa es suya, Navarro, por emitir públicamente esas imágenes de gente saltándose las normas a lo bestia.

Ya sabe cómo va esto. Cuando alguien ve que un conductor hace una salvajada mete a todos los conductores en el mismo saco, y siempre es un saco de malos, no de buenos. ¿Cómo dice, Navarro? ¿Qué no es así? ¿Qué la gente no cataloga a todos por igual? Venga ya, pero en qué mundo vive. Así que según usted, todo el mundo sabe que hay conductores responsables y conductores tarados, y por eso la guardia civil no para a todos, sólo a los infractores. Pues verá, Navarro, ahora ya no entiendo nada. Por una parte está bien lo que me dice usted (como si me hiciese caso alguna vez) porque así mi descubrimiento queda anulado y yo sigo siendo una buena persona. Pero por otra parte? es que no, que no lo entiendo. A ver, si con los conductores de coches sabemos distinguir entre buenos y malos, ¿por qué no pasa lo mismo con las motos? Por que resulta que demasiadas veces he oído ?los de las motos van como locos?. Ya, claro, y los de los coches no. Es decir, que por muchas imágenes de coches conduciendo en dirección contraria y adelantando ilegalmente que veamos, no pensamos que todos los de los coches conducen así. Peeeero, que por el famoso 1% de idiotas en moto que nos enseña usted con sus cámaras ya nos consideran a todos iguales ?pa?lo malo, por supuesto.

Esto me recuerda, desgraciadamente, a muchos otros aspectos que tratamos igual de mal. Por ejemplo, si un chico vende droga, ese chico vende droga; pero si un chico gitano vende droga, todos los gitanos venden droga. Además diremos ?ah, claro, es que es gitano? y veremos normal su actividad. Y lo mismo pasa con otros colectivos. A el nuestro, el de los moteros, se nos trata así de injustamente. Podríamos decir que somos los gitanos del asfalto. Y no me diga que no, Navarro, porque ahora la guardia civil ?su guardia civil- para a todas las motos, aunque no hayan hecho nada, por el simple hecho de ser motos. ?Para concienciar a los usuarios de moto?, dicen. Concienciarnos ¿de qué? ¿De que en la carretera prima la ley del más fuerte y nosotros no lo somos? ¿De que si un choche nos empuja impunemente podemos partirnos en dos contra un guardarrail? Pues vaya, muchas gracias por la ?novedosa? información, no teníamos ni idea de que los coches pasan de nosotros ni de que los guardarrailes nos pueden matar. Más bien parece que es usted el que no tiene ni idea de esto, por eso sigue gastándose mi dinero en radares en lugar de en dobles biondas.

Pero nada, Navarro, siga usted así. Siga diferenciando entre buenos y malos ?coches? y haciendo ver que todas las ?motos? son de lo peor. Nos ayuda mucho que transmita ese mensaje a la población. ¿Por qué no se dedica a hacer otra cosa en la vida? Aunque no se me ocurren muchos trabajos a los que pueda dedicarse alguien como usted, hoy en día hay que demostrar inteligencia para cualquier trabajo. Bueno, menos para director de la DGT, pero claro, trabajo lo que se dice trabajo no parece que sea. Disfrútelo mientras le dure, que yo sigo esperando su San Martín.
Comentarios (2) - Categoría: Cartas al director de la DGT - Publicado o 08-06-2009 13:05
# Ligazón permanente a este artigo
SIN ÁNIMO DE OFENDER
Nunca pensé que tendría que explicar alguno de mis relatos, pero si ello sirve para ?des-ofender? a cualquier lector pues lo haré encantada. Los que me seguís habitualmente ya conocéis mi estilo irónico, principalmente en las cartas a Pere Navarro. La ironía y el buen humor es lo que suele marcar lo que escribo, o eso intento (no siempre lo consigo, snif). El motivo de escribir esta aclaración es por un comentario recibido en mi ?6ª carta a Pere Navarro? en el que el autor indica que se siente ofendido por lo que dice que digo de los camioneros. Todos los comentarios son bienvenidos siempre que, como en este caso, sean escritos con respeto y por eso le respondo con gusto. Dicho esto paso ya a desgranar el relato en cuestión.

Desde el ?ya está? inicial hasta el ?ver la luz? del final todo, absolutamente todo es ironía. Es decir, ni quiero ser camionera, ni me molesta pasar frío en moto, ni soy rica, ni pienso que Navarro sea inteligente... Bueno, es cierto que no me gusta la ropa de cordura, pero me la pongo igual. Así que no hay por qué ofenderse. Navarro dice que los guardarraíles están pensados para los camiones, y yo pensé "pues nada, a hacerse camioneros y solucionamos el tema de las muertes por quitamiedos". De los camioneros no he puesto nada. Lo que dije es el aspecto que yo me pondría para ser camionera y para ello me acordé de las películas de EEUU (un tópico, ya lo se) con esas rudas chicas que conducen camiones enoooormes. También me vino a la cabeza la imagen de los camioneros de película pero, ay, por desgracia aquí no son así (bueno, alguno habrá), supongo que allí tampoco. Una pena. Mmmm, esos supercamiones, esos megatrailers -en las pelis ninguno conduce un dos ejes, todos llevan un 16 ruedas- con esos tíos musculados pero lo justo, con camiseta ajustada, melenita, algún tatuaje en los brazos... Bueno, no sigo que me pierdo y no llevo Tom-Tom. En lo único que me reafirmo es en lo del brazo moreno, cosa que me pasó a mí trabajando con el coche y le pasa incluso a los taxistas. Hombrepordiosbendito, que por algo se llama ?moreno camionero? y no es por desprecio ni porque sea algo malo ni nada parecido, pero es que es de cajón de madera de pino. Si en verano trabajas al volante o si tan sólo haces un viaje en coche tu brazo izquierdo estará más moreno que el derecho, a no ser que lleves manga larga. Es así, científicamente demostrado. Por lo demás espero que quede aclarado que ya se que los camioneros no sois como yo quisiera ser si fuese camionera, ni como los de las pelis, pero no estaría mal, ¿verdad, chicas?

Respecto al resto ya he comentado que no voy a dejar de ser motera por más que el Pere ese se empeñe. Podría haberme ofendido por el tópico utilizado en el comentario que dice que cogemos la moto para ir de paseo y para fardar de velocidad, traje y casco, pero a estas alturas creo que todos los moteros estamos más que acostumbrados a escuchar lo mismo. Mi marido trabaja con la moto, y está harto. Ya le gustaría usarla sólo de paseo. Hoy ha ido a la mutua porque reventó la rueda trasera y se ha fastidiado la rodilla (afortunadamente sólo eso). Una baja. Ya se lo venía avisando al jefe ?hay que cambiar la rueda que está lisa? ?hay que cambiar la rueda que se le ven los alambres?... y siempre la misma respuesta ?ya se hará que ahora hay muchos gastos? ?ya se hará que hoy no puedes perder tiempo, hay mucho trabajo?. Pues hala, ahora hay que hacerlo a narices y encima te has quedado sin empleado (si, éste es otro tema, pero comprended que estoy que si tuviese a ese jefe delante le cogería y le colgaría y le arrancaría los pelos de la nariz y le obligaría a ver ?Ana y los 7? y...). Inspirar, expirar, relajada, así, ya puedo seguir.

Cambiando de tema, no soy rica. Trabajo de teleoperadora (de ahí el nombre de este blog). Los que habéis leído mi ?1ª carta? -qué manera más sutil de plubicitarme- y los que estáis al tanto de los ?acertados comentarios? del Pere sabéis por qué digo que soy rica cuando no es cierto. Según él, hay muchos accidentes de moto porque somos un país rico ¿¿?? Para mí, los mileuristas son una leyenda urbana con la paga extra prorrateada. Ya quisiera yo formar parte de esa leyenda.

Espero que con esta aclaración quede todo aclarado, valga la redundancia ya que todo lo que escribo es sin ánimo de ofender. Y, por favor por favor por favor, cuando se cruce con alguna moto en carretera no la mire mal, puede ser un compañero suyo. Hay muchos camioneros moteros. Tan sólo facilítele el camino, que para entorpecerlo ya tenemos a los coches y a Fomento. Ráfagas, saludos en V y buena ruta, amigos camioneros.



Comentarios (2) - Categoría: Cartas al director de la DGT - Publicado o 30-06-2008 22:24
# Ligazón permanente a este artigo
6ª CARTA A PERE NAVARRO (y sigue, y sigue, y sigue, y sigue...)
Ya está, decidido, voy a ser camionera. No es por la ya antigua canción de Lokillo de ser feliz con un camión, no. Es porque usted, Navarro, me ha abierto los ojos respecto a la realidad vial de nuestras carreteras y me ha hecho entender que lo mejor es conducir un camión. Es más grande, más estable y tiene menos accidentes que una moto. Esto ya lo sabía yo, claro. Lo que me ha hecho tomar la decisión justo ahora es haber leído una de sus inteligentes respuestas a un comentario acerca de los guardarraíles. Si es que no se en qué estaría yo pensando cuando decidí ser motera. Si, claro que fue una decisión -y por lo que veo no fue acertada-. Es lo que tiene ser ricos, que podemos decidir ser lo que queramos. Ya se lo dije en mi primera carta "el motero no nace, se hace euro a euro". Y ahora he decidido ser camionera. Tendré que empezar a fumar, ponerme tatuajes en los brazos, ir al solarium para tener el brazo izquierdo más moreno que el derecho, descargarme el calendario Pirelli de tíos para empapelar la cabina del camión... Buf, cuántas cosas, y seguro que se me olvida algo. Pero si hasta los Mojinos Escozíos tienen una canción acerca de lo estupendo que es tener un camión. Pues yo no voy a ser menos, Navarro.

Se acabó ir de ruta papando frío. Adiós a Pingüinos, a los pantalones de cordura tan antifemeninos, a las manos congeladas en invierno, a sudar a chorros en verano y a no estar nunca estupendamente peinada por culpa del casco. Hala, ahí queda eso. Ni siquiera me voy a molestar en vender la moto (recuerde que soy rica, no necesito recuperar ese dinero).

Menos mal, Navarro, que le hicieron ese comentario tan malintencionado "y persiste la polémica de los quitamiedos", que ya hay que ser mala persona para decirle algo así. Pero usted, como siempre, con esa rapidez y agudeza mental que le caracteriza respondió "donde hay que trabajar es en la prevención, que los motoristas no tengan accidentes. Todo no puede ser y las vallas que tenemos actualmente están diseñadas con una rigidez para poder retener camiones, lo que es incompatible con las motos. Y por ahora tenemos más camiones y autocares que motos". Pues muy bien dicho. Eso si que es una respuesta directa, lógica y que no admite discusión alguna. No esperaba menos de usted. Como siempre ha sabido cerrar la boca a todos lo que están en contra de los guardarrailes esgrimiendo argumentos tan tontos y sin consistencia como que te pueden matar aunque vayas a 29 km/hora. Qué tontería. Como se nota que usted, Navarro, debido al cargo que ocupa tiene más información que el resto de los mortales y por eso nos puede dejar sin argumentos en cuanto abre la boca. Pero ya verá como todavía alguno tendrá más que decir.

Seguramente le reprocharán que ni la DGT ni Fomento hacen nada por prevenir los accidentes de motos, que las carreteras siguen en mal estado con agujeros, gravilla, aceite, planchas metálicas, pintura deslizante... Que gastar dinero en anuncios no es prevenir accidentes. Que la prevención no es cosa sólo del que conduce sino también -sobre todo con las motos- de usted, de Fomento y del resto de "enlatados". Y se acogerán a las cifras que dicen que más de la mitad de los accidentes de moto son por culpa del otro vehículo.

Se atreverán a decir que por supuesto que puede ser todo. Es más, que cuando hablamos de evitar muertes en la carretera tiene que ser todo y más. Que un guardarrail asesino (ellos lo llaman así, no se por qué) no sólo puede, sino que debe proteger a camiones, coches, motos e incluso al carro de Manolo Escobar cuando lo encuentre, pero que para eso deben estar bien diseñados, colocados y homologados. Dirán que esas guillotinas (qué manía de poner motes sin sentido al pobre quitamiedos) hoy por hoy no protegen a nadie, ni a los camiones ni a las motos. Y que, además no hay que proteger camiones sino camioneros, no motos sino moteros. Osarán corregirle diciéndole que puede ser que haya más camiones que motos -que tendrían que ver las cifras- pero que hay muchos más coches y motos que camiones, y que además son más vulnerables y los que tienen la mayoría de los accidentes, que por eso habría que pensar más en ellos que en los camiones, si es que sabe usted pensar.

Afirmarán que hay que ser un bruto inconsciente, un incompetente ignorante enchufado en ese puesto a saber con qué tipo de favores a cambio para decir semejante burrada; porque decir que la seguridad en la carretera está pensada para la mayoría y los demás que se fastidien... Compréndalo, Navarro, sus declaraciones son siempre de un nivel intelectual tan tan pero tan alto que es normal que los ciudadanos de a pie no las entiendan, y menos los ricos ciudadanos de "a dos ruedas". No les haga caso. Si usted dice que todo no puede ser, es que todo no puede ser. Y punto. No sea que por gastar en dobles biondas y tonterías de esas que salvan vidas se quede usted sin poder comprar otro juguetito de esos de llenar arcas; el radar, ya sabe. Nada, nada, usted ni caso. A palabras necias, Navarro sordo. Si no quieren morir en la carretera que se hagan camioneros, como yo, y ya está solucionado el ¿problema? de la seguridad vial. Gracias, Navarro, por hacerme ver la luz.
Comentarios (4) - Categoría: Cartas al director de la DGT - Publicado o 21-06-2008 10:49
# Ligazón permanente a este artigo
5ª CARTA A PERE NAVARRO (¿no dimitirá?)
Bueno, bueno, bueno, Navarro. Increíble pero cierto. Por primera vez -y espero que no sea la última- le escribo para darle una pequeña palmadita en la espalda. Y digo pequeña porque no se hasta qué punto esto es responsabilidad suya, pero si antes le reprochábamos a usted la emisión de algunos estúpidos anuncios de la DGT me parece justo felicitarle si otros son buenos. Aún así, dicha palmadita no se la doy muy convencida pues me cuesta mucho creer que los nuevos anuncios tengan algo que ver con usted. No se lo tome a mal, Navarro, pero es que después de escucharle decir las burradas que dice de los motoristas y de los guardarraíles cada vez que abre la boca pues es normal que observemos con desconfianza cualquier intento de buen gesto hacia nosotros. Además, dichos anuncios... en fin, son criticables. A ello voy.

Estos días he visto en la tele (lo muy poco que yo veo la tele) un par de anuncios de la DGT. Uno está pasable, pero el otro... Se nota que no tienen costumbre de hacer las cosas bien pues ambos anuncios son mejorables a la par que ampliables, pero vayamos poco a poco. Empecemos por el anuncio bueno, el de la ciudad. Un conductor de coche nos cuenta cómo mató a un motorista. Al hacer un cambio de carril miró por el retrovisor pero no vio la moto (?no lo vi, juro que no lo vi?). En la imagen se ve cómo dicho conductor mira y cambia bruscamente. Después una voz dice que más de la mitad de los accidentes de moto son por culpa del otro vehículo. Y ya está. Es decir, como siempre son anuncios que dicen que todo es culpa de los conductores pero no ofrecen ninguna solución. En este caso creo que hay al menos dos puntos mejorables. El primero es mencionar que para evitar ese tipo de accidentes se deben hacer las maniobras ?suavemente? y no dando un volantazo, así daremos tiempo a reaccionar a la moto y será más fácil que la veamos en el retrovisor mientras nos cambiamos de carril. El segundo punto es lo que a usted, Navarro, le gusta: decir cifras y estadísticas (aunque sea con una lógica matemática que no se yo). En el anuncio sólo dicen ?más de la mitad de los accidentes de moto...?. Vale que el dato así dicho ya es bastante significativo, pero podemos -y debemos- detallarlo más diciendo ?más del 70% de los accidentes de moto son por culpa del otro vehículo?. Bueno, al menos así a groso modo es mi opinión y valoración de ese anuncio. Me parece bueno y necesario, aunque mejorable.

Pero vamos ahora con el otro, y aquí es donde me enfurruño y tengo que hacer una crítica en firme pues me parece una tomadura de pelo y un desviar la atención de los ciudadanos ya que ha omitido descaradamente uno de los principales riesgos de los motoristas, pero muy descaradamente. Le cuento por si no lo ha visto, que no me extrañaría. Un chico nos cuenta que se había comprado una moto para ir a trabajar pero que después él y la novia salían a rutear los fines de semana. En una curva no sabe qué pasó, ?quizás me confié, me arriesgué? nos dice, se caen y se van a la cuneta. La chica muere y él queda en silla de ruedas. Al final, la voz dice ?el año pasado 528 personas murieron en accidente de moto, y esa sí es la realidad. Tú puedes cambiarla?. Pero vamos a ver, Navarro, ¿de qué va? Con este anuncio puede que engañe a los ciudadanos de a pie o a los de 4 ruedas, incluso puede que se engañe a sí mismo. Pero a nosotros no, Navarro. Nosotros estamos ya de vuelta y media. Somos como Chenoa ?cuando tú vas, yo vengo de allí; cuando yo voy, tú todavía estás aquí?. Así es como nos sentimos, siempre demasiados kilómetros por delante de las administraciones.

Ya me estoy desviando del tema otra vez. Es que hay tantas cosas que le quiero decir que me cuesta centrarme en una sola. Sigo con el anuncio y ahora toca el análisis. Que no digo yo que no se ajuste a la realidad, pero que están desviando la atención para quitarse culpas... también es real. Nos ponen la imagen de un chico que ya de entrada nos dice que no es motero (compró la moto para ir a trabajar, no por que le gustase) y reconoce que la culpa del accidente fue de él, aunque no sabe exactamente qué pasó. Hasta aquí puedo aceptarlo ya que todos sabemos que cada vez hay más usuarios de moto que la utilizan como un vehículo práctico para moverse por ciudad, pero que no conocen el comportamiento y la respuesta de su vehículo. Las cifras de accidentes confirman lo que digo, y opino que le apuntan como i-rresponsable. Además, pudo ser por culpa del conductor o por el mal estado de la carretera, pero no dicen nada y no voy a pararme a analizarlo.

La segunda parte del anuncio es lo que me molesta, me irrita, me cabrea. Verles caer acabando en la cuneta es una imagen que esquiva la realidad. Ojalá los accidentes de moto fuesen así, y no me diga que no sabe a qué me refiero. Habría muchos menos muertos; muertos que -no lo olvidemos- tienen nombre y apellidos y familia y amigos... En esa imagen falta algo, y falta adrede. No se en qué carretera la habrán rodado pero en las que yo frecuento sería imposible irme así a la cuneta ya que antes me daría con ¡el guardarrail! Pero en su anuncio no hay, qué suerte tuvieron los accidentados pues dentro de lo malo al menos acabaron ?de una pieza?. Y después la voz ?el año pasado 528 personas murieron en accidente de moto, y esa sí es la realidad. Tú puedes cambiarla?. Tienen razón al decir que murieron en accidente de moto y no por accidente de moto ya que muchas de esas muertes no fueron por el propio accidente. Estarían vivos si no se hubiesen encontrado con el puñetero guardarrail asesino. Y le remito a la frase de su anuncio ?esa sí es la realidad. Tú, Pere Navarro, puedes cambiarla?, aunque por la burrada que ha soltado -otra vez- en una entrevista estos días ha dejado muy muy claro que todo está bien como está y que va a seguir así. Y seguirá diciendo que el 100% de los accidentes y de las muertes de tráfico son por culpa nuestra. Pero de esa desafortunada frase hablaré otro día.


VAYASE, PERE NAVARRO, VA-YA-SE
Comentarios (1) - Categoría: Cartas al director de la DGT - Publicado o 25-05-2008 21:31
# Ligazón permanente a este artigo
4ª CARTA A PERE NAVARRO (director de la DGT ¡¿todavía?!)
No quería yo volver a escribir otra carta para usted, Navarro. Mejor dicho, esperaba no tener que volver a escribir otra carta pero es que se empeña en darme motivos. A lo mejor lo hace porque si no fuese por mí no recibiría ninguna, pero no creo que sea por eso pues me consta que no soy la única que le escribe. Da igual, el caso es que aquí estoy otra vez dedicándole tiempo. Espero que algún día me corresponda y me ofrezca también su tiempo y podamos charlar y tomar un café (que no pagaré yo) y que me de la oportunidad de explicarle en persona como es el día a día y km a km de los usuarios de moto.

Pues verá, le escribo esta vez porque hace ya tiempo que he visto que le ha salido un amiguito que le acompaña activamente en su cruzada contra nosotros. Quizás debería escribirle a él, pero es que con usted ya he cogido confianza. Por si no teníamos suficiente con sus ?brillantes? ideas, ahora resulta que su amiguito -el ingeniero jefe de la demarcación territorial de Aragón- decide denunciarnos. Si, si, lo he dicho bien, denunciarnos, a todos. Porque aunque la denuncia oficial vaya a nombre de Juan Carlos Toribio, todos la tomamos como nuestra. Bueno, vale, Juan Carlos -en adelante JCT- denunció primero. Pero denunció poco. Teniendo en cuenta lo que se merecen, creo que todo lo que sea menos de cien querellas por población contra Fomento es poco, muy muy poco.

Por si no sabe de qué le hablo (ya sabemos lo frágil y selectiva que es la memoria de políticos y jefes varios) se lo cuento. Resulta que los usuarios de motos -en este caso no voy a decir sólo moteros- estamos hartos de decir que las carreteras están mal, que son peligrosas para nosotros, que hay demasiados puntos negros... ¡que nos están matando! En vista del resultado obtenido -ninguno- algunas asociaciones de motos han decidido denunciar a Fomento por las irregularidades e ilegalidades que sigue cometiendo con pleno conocimiento de causa.

Pero también ha habido una persona -guardia civil para más señas- que ha puesto las denuncias en su propio nombre. ¿Y qué hace Fomento? ¿Manda a alguien a comprobar sobre el terreno si esas denuncias tienen fundamento, alguna base? ¿Habla con JCT para intentar llegar a un acuerdo y solucionar el tema por las buenas evitando así más denuncias? NO. La respuesta de Fomento es... una denuncia ¡por acoso! Me reiría a carcajadas si no fuese porque el asunto es serio, sobre todo para JCT pues por mucho que nos solidaricemos con él, a nosotros no nos cae el peso de la ley, ?tan sólo? el de la incompetencia de los ¿responsables? de que las carreteras estén en buen estado.

Me resulta curioso-absurdo-surrealista que un ministerio (o una delegación de ese ministerio, o un jefe de una delegación de ese ministerio) denuncie que un ciudadano le está acosando. Verá, Navarro, es que cuando oigo hablar de acoso, siempre -y no me pregunte por qué- me imagino a un tipo malencarado persiguiendo-telefoneando-vigilando a una pobre mujer que cada día está más asustada y que teme por su vida. Así que comprenderá que la imagen de todo un ministerio en el papel de pobre mujer pues se me hace... como le diría yo... ridícula. Por más que lo intento no consigo visualizar a un ministerio asustado. Que no, no es normal.

Navarro, dígale a su amiguito que los ciudadanos no acosamos a las instituciones, sólo las denunciamos. ¿Y cómo se pueden evitar esas denuncias? ¿Con otras denuncias por acoso? No, haciendo bien el trabajo. A lo mejor es que todavía no tienen claro el significado de la palabra ?trabajo?, o no entienden qué es un ?buen trabajo?. Si, lo se, me consta que son conceptos muy difíciles de asimilar, sobre todo para políticos y altos cargos, pero con esfuerzo todo es posible. Vaya, lo de esfuerzo puede que tampoco lo entiendan.

Prueben alguna vez a hacer algo bien y descubrirán una nueva y maravillosa sensación conocida como ?la satisfacción del trabajo bien hecho?. Esa sensación les llevará a un nuevo mundo en el que no existen las denuncias sino las recompensas; un mundo en el que los ciudadanos no les critican sino que les felicitan. En ese todavía desconocido mundo para ustedes, uno se levanta con una sonrisa y contento de su trabajo porque sabe que otro día más sólo va a escuchar buenas palabras y se acuesta también con una sonrisa por la felicidad de haber evitado más muertes. En ese mundo, en el que todos nosotros estamos deseando verles, las estadísticas de accidentes de tráfico bajan en picado y ya sólo se habla de conductores irresponsables pero no del mal estado de las carreteras. ¿Se hacen una idea de la cantidad de familias que seguirían disfrutando juntas de la vida?

Antes de que me diga nada, Navarro, ya se lo digo yo. Es cierto que en ese mundo no recaudarían tanto dinero. Los radares estarían visibles y señalizados, así como las patrullas, por lo que los conductores moderarían la velocidad y no pasarían por caja. Se acabaría el hacernos pasar por tontos diciendo que sus estrategias dan resultado cuando todos estamos viendo cómo aumentan los accidentes. Dejaríamos de hablar de usted, al menos mal. Pero es que, Navarro, en esta vida -quienes todavía tenemos vida a pesar de circular en moto- todo es cuestión de prioridades. Para mí lo más importante es esa satisfacción del trabajo bien hecho y acostarme cada noche con la seguridad de que he hecho feliz a alguien (y lo consigo siendo tan sólo teleoperadora). Pero, por desgracia, para usted lo más importante es el dinero y poder acusar a los conductores para ocultar su propia incompetencia. Piense, Navarro, que si yo puedo hacer feliz a los demás con mi trabajo, usted lo puede hacer mucho más, y en algo tan importante como no destrozar familias. Por favor, háganos caso de una vez, escúchenos y todos saldremos beneficiados.

¡Basta ya de llenar los cementerios con su dictadura!

VAYASE, NAVARRO, VA-YA-SE

Comentarios (3) - Categoría: Cartas al director de la DGT - Publicado o 13-05-2008 20:44
# Ligazón permanente a este artigo
3ª CARTA A PERE NAVARRO (director de la DGT... de momento)
Vaya vaya vaya, Navarro. Así que si, eh. ¿Y ahora qué? ¿Qué puedo yo decir que no le hayan dicho ya mis colegas, mi FAMILIA? Qué decepción, Navarro, me ha hecho sentir vergüenza ajena. Yo que le tenía por una persona íntegra y consecuente con sus propias normas, y me encuentro con esto. Muy mal. No se haga vd el despistado, le hablo de las imágenes que salieron en el programa de TV ?GPS-cazado? o algo así. Yo no he visto nunca ese programa ni se qué finalidad tiene, pero vi la parte en la que sale vd. Internet es así. No piense que estuve buscándole; no me hace falta. La gente me envía correos con informaciones interesantes y así me voy enterando de lo que ocurre en el mundo.

Pero no nos desviemos del tema. Si dijese que las imágenes me sorprendieron mentiría. Consiguieron sacarme una sonrisa, una malvada sonrisa. Qué gustazo me dio ver ese cuentakms. No se cómo explicarlo. Es como si a un padre excesivamente autoritario que nos castiga contínuamente por comer chocolate a escondidas le pillamos un día comiendo chocolate a escondidas. Le miraríamos con una malvada sonrisa y con cara de ?je je je, a partir de ahora ya no me podrás reñir?. Habría perdido toda la autoridad. No se preocupe, Navarro, que esto no le va a suceder. No va a perder autoridad porque para eso hay que tenerla antes y no es su caso. La autoridad y el respeto hay que ganárselos y vd todavía no ha hecho ni el primer mérito. Al menos tenemos ya la respuesta a nuestra gran duda: ¿respetará Navarro las normas de tráfico? Ja, no lo hace.

Por eso disfruté viendo esa ?conducción temeraria?, que es como la habría calificado vd si la cazada fuese yo. Lo malo es que en este caso no es vd -por desgracia- ese padre autoritario al que podemos echarle en cara su pecado, si no que seguirá en su línea tratándonos como infames criminales que arderán en las llamas del infierno. Y no me sirve la excusa de ?yo no conducía?. Eso ya lo sabemos. Además dicen que hace muy poco que se ha sacado vd el carnet de conducir, que anda que como sea cierto se van a escuchar mis carcajadas desde su despacho, novato. Qué pena que no tenga yo alguna prueba de este rumor para poder vacilarle con conocimiento de causa. Así que eso de que no conducía vd no sólo no nos vale como excusa, si no que además damos gracias al cielo (al que iremos todos los moteros con San Harley, San Davidson y san Cilindrín de la buena Trazada) de que no haya otro novato peligrando nuestras carreteras.

Y que no me entere yo de que despide o sanciona a su chófer, porque los jefes son así: meten la pata y despiden al currito. Si vd es el encargado de hacer respetar la ley, sheriff Navarro, tiene que obligar a sus empleados a que la cumplan. Así que eso de ir en el asiento trasero ?to your little ball? (a su bolita) no es excusa para que su vehículo no respete escrupulosamente las normas de tráfico, principalmente la velocidad. Hay que predicar con el ejemplo, pero ya hace tiempo que predica vd en el desierto y sin turbante, se nota porque el sol le ha derretido el cerebro (hasta el camello de Laurence de Arabia va ya acojonado al trotar). De todas formas debo agradecerle que viendo esas imágenes ya se lo que quiero ser de mayor: quiero ser su chófer. Debe molar eso de conducir cómo quieras pudiendo concentrarte al 100% en la carretera (en moto debe ser al 200%) en lugar de en el cuentakms que te hace despistarte (¿será por eso que han aumentado los accidentes?). Me hace recordar aquellos maravillosos años en los que para ir de aquí hasta allí tardaba una hora en lugar de hora y tres cuartos como ahora. Y nunca tuve ni un amago de accidente, principalmente porque podía ir atenta a la carretera y no a las infinitas y superseguidas señales contradictorias de velocidad que vd mismo ha reconocido que sobran más de la mitad pero que todavía no ha quitado. Tiene que ser una sensación de orgullo y prepotencia a la vez poder bajarte del coche cuando te para una patrulla de tráfico y decir ?eh, cuidadito que aquí dentro va vuestro jefe, así que no habéis visto ninguna infracción, ¿entendido?? Jo, me entran escalofríos de placer sólo de pensarlo.

Y otra cosita le voy a decir, don obligoacumplirlaleyqueyomismomepasoporelforrodeloscoj., estamos esperando sus declaraciones pidiendo perdón por su comportamiento. Qué menos que después de hacerme disfrutar con sus criminal velocidad, me haga disfrutar con un ?lo siento, no lo volveré a hacer?. Debería mandarle castigado al rincón de pensar, como a los niños, hasta que pida disculpas. Aunque se me ocurren castigos peores, castigos con cuchillas al borde de las carreteras... ¿Dice qué ya podemos esperar sentados a que se disculpe públicamente? Ya me lo imaginaba, y es que dicen que ?rectificar es de sabios? y vd de sabio... pues que quiere que le diga, como que no. Menos mal que ya falta menos para las elecciones y quizás tengamos la suerte de que entre un listo que decida darle la patada. Me ofrezco a ocupar su puesto (y a darle la patada), pues viéndole a vd no parece un trabajo ni difícil ni para el que haga falta experiencia, novato.


VAYASE, PERE NAVARRO, VAYASE
Comentarios (2) - Categoría: Cartas al director de la DGT - Publicado o 04-12-2007 00:11
# Ligazón permanente a este artigo
2ª CARTA A PERE NAVARRO (director de la DGT)
El otro día vi en la TV un reportaje acerca de los problemas con los que nos enfrentamos los motoristas en carretera y escuché la siguiente frase ?si somos un país rico, como dice el director de la DGT, ¿por qué no tenemos infraestructuras de país rico?? En el momento pensé que es cierto, que si somos ricos deberíamos verlo reflejado en nuestras carreteras (fíjese que digo ?nuestras?, no ?sus?) pero pensando pensando he decidido que eso es imposible.

Si una persona que ocupa un puesto como el de director de la DGT suelta una perla como ?hay muchos accidentes porque somos un país rico? tiene que haber un motivo. Puede que no se haya explicado bien. No, no es eso, seguro que la culpa es de los medios de comunicación que sacan las frases de contexto. Pero no me parecía bien echarle la culpa a otros. Seguí dándole vueltas y ya tengo mi veredicto. No ha sido fácil; es que entender lo que dicen las personas de su nivel intelectual no está al alcance de todos, pero con esfuerzo todo es posible. La respuesta me la dio el tío Gilito. Si, el tío Gilito, el del pato Donald, ¿qué pasa? Vamos a ver, todos sabemos que el tío Gilito es muy muy rico; tiene una habitación lleeeeena de dinero que va a visitar algunas veces para recrearse. Pero es muy tacaño, le duele gastar. Claro, si gasta sus monedas su fortuna disminuye. ¡Pues eso es lo que le pasa a la DGT! No gasta en mejorar nuestra red de carreteras porque si gasta dejaría de ser rica. Ahora tiene sentido, somos un país rico porque no gastamos en arreglar carreteras, y como no arreglamos carreteras tenemos más accidentes. Brillante.

Desde que saqué esta conclusión, Navarro, le imagino como al tío Gilito tirándose sonriente en plancha a una montaña de dinero, y tumbado después dibujando un ángel con sus brazos y sus piernas. Cuando sus lacayos vacían las sacas de dinero desde lo alto le veo a vd debajo con los brazos levantados sintiendo cómo le caen los billetes encima. No le quedarían mal el bombín y las pestañas pintadas a lo Liza Minelli cantando ?money money money?... Mejor no sigo por ahí, no sea que a alguien le de morbo y gane vd fans.

Lo triste de esa imagen es que esa montaña de dinero es nuestro dinero, robado en ocasiones con multas aburdas y mentiras. Y puede dar gracias de poder dibujar el ángel; hay cientos de personas que ya no pueden porque un puñetero guardarrail ilegal les cortó parte de su cuerpo, o la vida. Lo más triste es que mañana puedo ser yo la que acabe contra un guardarrail porque vd no ha querido reconocer que una carretera mal cuidada mata, e incluso puede que ante la noticia de mi muerte vd piense ?vaya, otro infractor menos al que chuparle la sangre. Bueno, con rebajar la edad para sacar el carnet ya tengo más víctimas, je je je?.

Navarro, si no cambia pronto su actitud egoísta que cierra los ojos voluntariamente ante sus responsabilidades acabará como Mr Scrooge (?cuento de navidad? de Dickens) pero en lugar de recibir la visita de los tres fantasmas tendrá la visita constante de toda la FAMILIA MOTERA recordándole que siempre hay tiempo para rectificar y corregir los errores.


VAYASE, PERE NAVARRO, VAYASE
Comentarios (3) - Categoría: Cartas al director de la DGT - Publicado o 22-11-2007 21:14
# Ligazón permanente a este artigo
1ª CARTA A PERE NAVARRO (director de la DGT)
Sr. Navarro:
Ante sus declaraciones dichas con esa labia que le caracteriza, y que todos admiramos, afirmando que el gremio motero tiene accidentes porque es rico debo decirle que tiene vd razón. Si, nos ha pillado, ha dado al fin con el verdadero problema de los moteros: la abundancia de dinero. Confiábamos en la incompetencia de los que ocupan altos cargos, pero vd es la excepción que confirma la regla. Para entendernos, es el listo de su gremio y ha descubierto nuestro secreto. Qué le vamos a hacer, este día tenía que llegar.

Tengo que confesar que trabajo de teleoperadora pero, por supuesto, por hobby (las mujeres ricas y ociosas somos así de excéntricas) ya que con el sueldazo de mi marido y nuestras diversas herencias no necesitaría trabajar. Pero ya ve, nos divierte más madrugar y no poder estar juntos ni con nuestros hijos, que dedicarnos a causas benéficas como hacen los ricos fomosos. Tenga en cuenta que esto de ser millonarios lo llevábamos en secreto, por hacienda y esas cosas.

Pero como el verdadero motero no nace si no que se hace euro a euro, un día descubrí que las motos existen y son aficiones de ricos -es decir, de los de mi especie- y decidí quedarme con una CB500 del '95 de cuarta mano, y pude al fin empezar a despilfarrar con elegancia, porque hay que reconocer que los moteros somos elegantes. Por favor, discúlpeme por hablarle del tema como si vd lo conociese, qué desconsiderada soy. Debo aclararle que una CB500 es una moto, de la marca Honda, lo de 500 es la cilindrada. No crea que fue un error quedarme con esa moto pudiendo gastarme miles y miles de euros en una nueva. Así disimulo mis ingresos y además confiaba en gastar mucho en reparaciones para poder blanquear dinero, pero las motos dan muy buen resultado y ésta no me da ni un problema. Mala suerte.

Repito, Navarro, que tiene vd razón en que nosotros mismos y nuestro dinero somos los culpables, pero nos hace tanta ilusión poder gastar en tonterías. Por ejemplo, a quien no le apetece que le tire un coche que no respeta el ceda en una rotonda. A mi marido le pasó hace poco y llegó contentísimo a casa. Así podemos gastar en la reparación o comprarnos otra moto nueva. No perdemos tiempo con papeleo; total, la culpa es nuestra por ir como locos... y ser ricos. A ver quien se puede resistir a tirarse adrede contra un guardarrail y así poder gastar en prótesis, viajes a Toledo para la rehabilitación, silla de ruedas, prozac y psicólogos... Además, le damos dinero a familiares y amigos para que nos pongan flores en el punto kilométrico correspondiente -que las flores van caras-. Y qué me dice vd de lo que ilusiona salir al fin en las noticias formando parte de una estadística aunque no diga la verdad. Le recuerdo que los estudios de la DGT (Dirección General de Tráfico, por si no sabe lo que es) dicen que 2 de cada 3 accidentes de moto son culpa de los coches, aunque vd siempre dice que es porque vamos muy rápido. Debe ser que los que hacen estos estudios en la DGT y vd, director de la DGT, no trabajan en el mismo sitio. Puede que haya dos DGT's. Claro, eso explicaría la incongruencia entre los estudios y sus declaraciones.

Mis hijos están muy contentos poque saben que gracias a los guardarrailes podrán pronto llevarse la parte que les corresponde de mi capital (también los hijos de los moteros son así de materialistas). Lo de quedarse huérfanos no les preocupa, ni a nosotros. Por cierto, se lo pone vd muy fácil a nuestros hijos para tener accidentes. Hasta ahora todos tuvimos que empezar con ciclomotores de 50 cc pero ahora a los 16 añitos ya podrán conducir una 125. No tiene mucho sentido lo que vd dice con lo que quiere hacer, pero el listo es vd, no yo.

Por todo esto, Sherlock, le pedimos todos los de esta gran FAMILIA MOTERA que se vaya a la...; mejor aún, váyase contra un guardarrail a 29 km/hora. Que la ignorancia es muy atrevida y vd lo confirma cada vez que abre la boca, porque está claro que no tiene ni idea de lo que habla. Que ya que los tiene tan grandes como para hablar sin saber, súbase conmigo a mi moto -mejor conmigo, no con un veterano- a ver si cuando se baje todavía los tiene y no se los ha cargado un coche o un guardarrail. Que vamos a pedir públicamente su dimisión, pues si su cargo es público y lo pagamos deberíamos tener derecho a despedirle.


VAYASE, PERE NAVARRO, VAYASE
Comentarios (2) - Categoría: Cartas al director de la DGT - Publicado o 15-11-2007 16:03
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0