Pensamientos en voz alta


Porque todavía puedo opinar libremente
Leer este blog es gratis excepto si eres de la SGAE que tendrás que pagarme un canon por mis derechos de autor/propiedad intelectual, así yo también podré vivir de esto, como vuestros artistas, y no tendré que buscar trabajo.

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

ELECCIONES Y ¿TOLERANCIA?
No soporto la intolerancia, es algo que me revuelve el estómago. Me pone enferma la gente que no acepta que los demás piensen de otra manera y no se molesten en entender ?ni en escuchar- otros argumentos, otras manera de pensar. Hay muchas situaciones en la vida que tienen más de un punto de vista y todos pueden ser válidos. ¿Por qué hay personas que se empeñan en criticar a los que no piensan como ellos, a los que buscan otras alternativas?

Seguro que me estás dando la razón, pensando que tú eres de esa minoría tolerante que acepta a los demás con sus diferentes maneras de afrontar situaciones? ¿Seguro que lo eres? ¿Seguro que aceptas que los demás actúen de manera diferente a como tú quieres que actúen? Bueno, comprobémoslo.

Elecciones. Me da igual si son europeas, nacionales, autonómicas? Elecciones, al fin y al cabo. Hay muchas opiniones respecto a cómo participar ?correctamente? en unas elecciones. Y lo pongo entre paréntesis porque todas (si, TODAS) son aceptables y merecen respeto.

1. Votar a uno de los dos partidos mayoritarios: los militantes de esos partidos les votarán, es obvio, pero hay gente que les vota porque creen que son los únicos que tienen la infraestructura de personal y económica necesaria para poder liderar un país. No votan a los partidos pequeños porque creen que no están preparados para algo tan importante o, sencilla y lógicamente, porque no los conocen lo suficiente como para darles tanto poder.

2. Votar a un partido minoritario: hay personas que están cansadas de que siempre gane uno de los partidos mayoritarios y quieren poner su granito de arena para cambiar eso. A veces es un voto de castigo para los ?grandes?, otras veces están convencidos de que esos partidos minoritarios pueden conseguir un cambio positivo.

3. Votar en blanco: normalmente, las personas que votan en blanco son personas que quieren ejercer su derecho al voto pero sin dárselo a nadie. Bueno, están beneficiando a los partidos mayoritarios y perjudicando a los minoritarios pero su intención es que su voto cuente indicando que no quiere a ningún partido político.

4. Voto nulo: la persona que mete en la urna un voto nulo quiere ejercer su derecho al voto pero sin favorecer ni perjudicar a ningún partido. Muchas veces, simplemente ve la oportunidad de decir lo que opina pensando que su opinión va a llegar más allá de la mesa electoral, lo que no es cierto. Normalmente, al igual que con el voto en blanco, quieren indicar que no están de acuerdo con ningún partido político.

5. No ir a votar, abstención: esta opción suele ser elegida por personas que no están de acuerdo con el sistema político, con el sistema de votación, que no quieren participar del juego de los políticos y no quiere que su voto sea usado ni a favor ni en contra de ningún partido. Es su manera de rebelarse ya que sabe que ningún político quiere la abstención (todos insisten en la importancia de ir a votar). Sabe que su abstención tiene el mismo efecto en el recuento que los votos nulos pero, sencillamente, no quiere formar parte del número de personas que han puesto otra vez a los políticos en el poder.

Después de estas opciones, ¿sigues pensando que eres tolerante? Lo pregunto porque ya estoy harta, muy muy harta, de escuchar siempre las mismas críticas hacia las mismas personas: las que optan por las 3 últimas opciones. Como te he dicho al principio, todas las opciones son respetables. Lo importante NO es que los demás hagan lo que tú crees que es correcto sino que cada uno sea consecuente con su manera de pensar.

Después de cada jordana de elecciones siempre escucho lo mismo y me parece muy injusto: hay que ir a votar para conseguir un cambio, hubo mujeres que murieron para que las futuras generaciones de mujeres pudiesen votar, si no votas no tienes derecho a quejarte después, los que no votan son unos vagos a los que no le importa la situación del país? NO ESTOY DE ACUERDO. Lo que hay que criticar es la intolerancia y el no respeto a la decisión de los demás.

Te voy a dar otros puntos de vista acerca de esos argumentos (no quiere decir que yo los comparta, simplemente quiero exponerlos). Hasta ahora, desde que ganó por primera vez el partido socialista, ir a votar NO ha supuesto ningún cambio, y si la gente sigue votando a A para castigar a B en lugar de votar porque cree que ese partido merece ganar, ir a votar seguirá siendo un acto inútil, da igual a qué partido votes o si votas en blanco o nulo. Nada cambia porque los políticos, del color que sea, seguirán ahí, con sus sueldos de por vida, tomando decisiones sobre temas que desconocen? Por eso hay gente que decide no votar, no quiere ser responsable de que sigan estando los mismos viviendo a su costa.

Las mujeres que lucharon e incluso murieron por el voto femenino no lo hicieron para que tuviésemos la obligación de votar sino para que tuviésemos la opción de decidir qué queremos hacer. Antes no había elección: las mujeres no votaban y punto (te sorprendería saber qué partidos estaban en contra del voto femenino en España y sus argumentos) y ellas cambiaron eso. Hoy en día las mujeres podemos decidir si queremos votar o no. No sería justo que antes nos prohibiesen votar y que ahora ellas nos obligasen a votar; no tiene sentido.

El que no vota tiene todo el derecho del mundo a quejarse. De hecho, no votar es su manera de quejarse y protestar, aunque no lo entiendas. Quien no vota también puede decir al que vota que no se queje porque por su culpa, por su voto, el sistema político y de votación no ha cambiado.

Tú tienes tu forma de pensar y actuar con respecto al voto y quieres que te respeten, pero los que optan por la abstención son los más criticados, seguidos por los que votan nulo o en blanco. ¿Por qué no somos tolerantes con las distintas opciones de voto? Están ahí para que decidamos cuál queremos pero muchas personas aceptarían una ley (dictatorial) que obligase a votar a todo el mundo. Aceptemos que cada uno vota a quien quiere y protesta como cree mejor. Ya basta de insultar a los que eligen diferentes opciones a la nuestra. Ya sé que la mayoría no estará de acuerdo con lo que expongo aquí, lo acepto, pero yo seguiré apostando por la TOLERANCIA.
Comentarios (0) - Categoría: Política, leyes, y otras mentiras - Publicado o 27-05-2014 02:24
# Ligazón permanente a este artigo
EDUCACIÓN DE CALIDAD
Hace ya tiempo que oigo hablar de ?educación de calidad?, por el tema de los recortes, ya sabes. Estoy de acuerdo, la educación tiene que ser de calidad porque si no, no vale para nada. Lo que un buen profesor nos aporta es mucho más que un simple aprendizaje de materias. Un PROFESOR, así en mayúsculas, nos dará buenos momentos en el aula, subirá nuestra autoestima, sacará nuestro talento esté oculto o no y lo potenciará? Si, la educación, sin duda alguna, tiene que ser de calidad. Y voy a añadir algo más: tiene que ser de calidad haya recortes o no. ¿Crees que si un colegio recibe menos dinero del gobierno va a bajar su nivel? No, no y mil veces NO.

Una educación de calidad empieza por unos profesores de calidad. Si son buenos profesionales, de esos que adoran lo que hacen, que le dedican horas en su casa? no necesitan nada más.

Piensa en ti, en tu época escolar. Profesores en el mismo colegio, con exactamente los mismos medios, y unos eran estupendos y a otros no los soportabas y parecía que estaban hartos de su trabajo. Si nos basamos en los argumentos que escucho hoy en día, dos profesores con igualdad de medios para enseñar deberían tener un nivel de enseñanza idéntico, sin embargo no es así. ¿Por qué? Pues porque la calidad no está en la cantidad de cosas que tengan en el aula, si no en ellos mismos.

Una amiga me comentaba que ella siempre tuvo buenos profesores, agradables y dispuestos a ayudar. Cuando le pregunté cómo eran esos mismos profes con los niños vagos y/o más movidos, se quedó pensando y me dijo que, efectivamente, no eran igual con ellos, que les trataban peor. Es que mi amiga ha sido siempre de sobresalientes, callada en clase, con los deberes siempre hechos? De esas alumnas que no dan trabajo a los profes. Pero los niños que no estudian, que no se les dan bien ciertas asignaturas, que hablan en clase? no van a tener profes agradables y dispuestos a ayudar, a no ser que tengan buenos profesores, de los buenos de verdad. Ahí es donde se diferencia a los buenos de los mediocres/malos. Y de estos últimos hay demasiados, lamentablemente.

En un aula te vas a encontrar de todo: niños buenos y malos, estudiosos y vagos, listos y menos listos? y tienes que saber lidiar con todos ellos. Sería estupendo tener sólo niños buenos, pero no va a ser así. El sistema educativo actual es penoso, afrontémoslo, pero cada profesor dentro de su aula puede darle su ?toque? personal para hacerlo más interesante para los niños. Pero eso requiere taaanto esfuerzo. Lo fácil es hacer lo mismo curso tras curso, exigir lo mismo a todos los niños por igual, mandar al psicólogo a los niños que molestan porque seguramente tendrán THDA (de esto hablaré otro día)? Lo difícil es pasarte horas en internet en tu casa buscando nuevas ideas, aprendiendo nuevas técnicas, ir a cursos sobre psicología infantil (o sobre cualquier otra cosa relacionada con la profesión), armarte de paciencia para dedicar más tiempo a los niños que llevan peor el curso y saber por qué lo llevan peor. En fin, que eso significa trabajar fuera de horas y no puede ser (ironía).

Si, una educación de calidad sólo necesita profesores de calidad. Ni pizarras electrónicas, ni ordenadores? ¿o cómo crees que se las apañaban los maestros de pueblo de antes? ¿y nuestros profesores de la EGB? Y en mi clase éramos una media de 40 alumnas, ¡40! Y con pizarras de las de tiza, y buscando la información en bibliotecas, no en internet. Eso sí, la manera de enseñar no ha cambiado mucho: deberes, ejercicios, deberes, exámenes escritos, memorizar y memorizar, más deberes y ejercicios.

No me gusta que me manipulen haciéndome creer que unos recortes van a empeorar la calidad de la educación de nuestros hijos. No me lo creo. Muy mala leche tiene que tener un profesor para empeorar adrede su manera de enseñar sólo por demostrar que necesita más dinero. Ese no es profesor, no señor.

Hay algo que no te he comentado, un pequeño detalle: soy profesora. No sólo doy mi opinión desde un punto de vista de alumna y madre, si no también como profesional. Soy de esas profesoras que no tienen absolutamente ningún medio para enseñar, a no ser un aula, y no siempre. Profesora de educación no reglada, pero de calidad, eso sí. En una ocasión me dijeron mis alumnos que estaban aprendiendo mucho más conmigo que en una academia cara. Les dije que yo no sabía dar malas clases, tanto si el alumno pagaba mucho como si no, yo seguía siendo la misma.

Yo no tenía un programa curricular que me ayudase a saber en qué orden dar las clases, me lo tuve que fabricar yo curso tras curso, mejorándolo en cada clase. Todos los días estaba horas en internet buscando recursos, ideas, tanto de España como de otros países, haciendo fichas con el Photoshop o creándolas con cartulinas que yo me pagaba. Mi creatividad creció enormemente. Cogía en la biblioteca libros sobre psicología en la enseñanza para aprender a ser mejor profe. Me compraba todos los meses ?de mi bolsillo- dos revistas con recursos para profes? Y todo esto por unos 300 euros al mes. Incluso dejé un trabajo mejor pagado para poder seguir enseñando.

No estoy intentando presumir, ni decir que soy la mejor. Quien me conoce en persona sabe que no miento ni exagero. He trabajado con compañeras que eran excelentes profesionales (espero que no pierdan su entusiasmo con el paso del tiempo). He recibido ayuda material de un profe funcionario ?al que aprovecho para dar las gracias, otra vez- y que se sorprendía al conocer en qué condiciones tenía yo que dar clase en ocasiones. De hecho, desde la emigración, doy clases gratis a los españoles que lo necesitan ?y merecen- sólo porque echo de menos mi trabajo.

Sé, en primera persona, lo que significa dar clases sin tener medios materiales ni económicos, por eso no entiendo que me digan que si hay recortes empeorará la calidad de la educación. A lo mejor es que se me escapa algún detalle, algún punto de vista, pero desde mi experiencia no puedo aceptar que un profesor se convierta de pronto en mediocre sólo porque no le renuevan el material.

Es decir, que un PROFESOR siempre será un PROFESOR y se las apañará para que sus alumnos mejoren a pesar de los obstáculos que le pongan porque luchará por dar clases de calidad. Así que si hay recortes, ¿qué más da? Los buenos profes seguiremos al pie del cañón.
Comentarios (0) - Categoría: Política, leyes, y otras mentiras - Publicado o 12-11-2013 19:27
# Ligazón permanente a este artigo
NO SABES QUÉ ES LA CRISIS
Seguro que, como todo el mundo, tú también has hablado de la crisis en alguna ocasión. Seguro que has dicho que está todo fatal, que el paro está muy alto, el consumo bajo, que los recortes siempre afectan a los más débiles, etc etc. Seguro que, incluso, le has dicho a algún amigo en paro que lo sientes mucho, que si necesita algo y todas esas cosas. Pero déjame decirte algo: si no estás sufriendo la crisis en propias carnes ¡no tienes ni idea de lo que estás hablando! Porque, verás, sufrir la crisis no es que te quiten una paga extra, que te suban el IVA, que te rebajen el sueldo, ni siquiera que te echen del trabajo. Si te ha pasado algo de esto (a mí me ha pasado todo, menos lo de la paga extra) puedes decir que la crisis te ha tocado a ti también, pero sufrirla? eso viene después, y es lo peor y en lo que nadie piensa. Los que realmente estamos SUFRIENDO la crisis nos sentimos solos, incomprendidos.

Sufrir la crisis es llegar a tu casa y decirle a tu pareja ?me han echado? y ver cómo se derrumba en una silla y mirándote entre lágrimas te pregunta ?y ahora, ¿qué vamos a hacer?? y sentarte a su lado sin una respuesta.

Sufrir la crisis es tener que meter en cajas todas tus ilusiones y un futuro que creías estable. Es llorar en mitad de un salón vacío, de un piso vacío que ya no puedes pagar, mientras ves cómo el camión de la mudanza se lo lleva todo. Es mirar por última vez tu hogar antes de cerrar definitivamente la puerta sabiendo que no vas a volver.

Sufrir la crisis es sacarle fotos a tu coche, o a tu moto, o a tu colección de aeromodelismo, o a cualquier otra preciada posesión que tanto ahorro y esfuerzo te costó conseguir, para poner anuncios de ?se vende?. Es llorar cuando un desconocido te dice que lo compra, y es aguantar el llanto cuando le entregas tus tesoros. No hay consuelo, no quieres escuchar ?no te preocupes, ya verás como dentro de nada te compras otra moto nueva?. No quieres otra nueva, lo que quieres es no tener que vender la que ya tienes. Pero nadie lo entiende.

Sufrir la crisis es bajar al supermercado ?cada vez con menos frecuencia y dinero- y darte cuenta de que cuando ibas a coger el pan de molde de siempre has tenido que rectificar para coger el de marca blanca; y así con los únicos productos que todavía te puedes permitir, porque los pequeños placeres, aunque baratos, ya no están a tu alcance, ni siquiera de marca blanca.

Sufrir la crisis es dejar de oír el sonido del teléfono porque tus ?amigos? han dejado de llamarte. No tienes dinero para la cerveza del sábado, ni para la gasolina de la moto, ni para otros momentos de ocio. Así que después de decirte que tu situación es una putada no vuelven a contar contigo porque no entienden que no tengas ni para un refresco alguna vez. La soledad empieza a ser tu compañera de viaje. También la incomprensión.

Sufrir la crisis es llevar a tu marido al aeropuerto porque se va a trabajar al extranjero y tendréis que vivir separados durante mucho tiempo, es despedirte de él llorando sin consuelo, es ver cómo vuestros hijos le abrazan queriendo alargar el momento. Es volver a casa conduciendo con los ojos llenos de lágrimas sin poder apenas respirar por la angustia que te aprieta el pecho, es tener que calmar los llantos de tus hijos que quieren que su padre esté en casa con ellos. Al día siguiente te levantas con esa misma angustia y sigues llorando preguntándote cómo es posible que aún te queden lágrimas, pero salen aun cuando intentas pararlas porque te das cuenta de que tienes que hacer tú sola todas esas pequeñas cosas cotidianas que compartíais entre risas. Sólo puedes pensar en que él no está y en que odias a los políticos, a la puta crisis de los cojones y a todos los que no tienen ni puñetera idea de qué narices va esto de la crisis mientras se quejan ?oh, pobrecitos- de que les van a quitar una jodida paga extra. ¿Va a dar su vida un giro tan radical como la tuya? ¿Acaso van a tener que sufrir esta crisis en su día a día como tú la estás sufriendo? Por supuesto, hacía tiempo que el teléfono ya no sonaba y ni siquiera le han llamado para despedirse y desearle buena suerte. Seguramente piensan que emigrar es salir a hacer turismo a la par que trabajas y que, por lo tanto, el apoyo no es necesario.

Podría seguir poniéndote ejemplos, pero no puedo expresar en un artículo tan breve la cantidad de momentos cotidianos que han cambiado en las personas que realmente están sufriendo esta maldita situación y el efecto psicológico que tiene en cada una de ellas. Pero, como te decía al principio, si a pesar de haberte quedado sin trabajo, a pesar de que te han rebajado el sueldo, o a pesar de cualquier otra cosa no has vivido ninguno de estos cambios, es que no estás SUFRIENDO la crisis. Espero que, al menos, después de haber leído esto te des cuenta de que detrás de una mala situación hay unas consecuencias día a día, y que es ahí donde tienen que estar los amigos. No vale con decir ?joder, qué putada que te hayan echado del trabajo? y después añadir ?hace mucho que no sales, alguna cervecita todavía podrás permitirte, ¿no?, que tampoco son tan caras? Pues NO, no puedo, y si no eres capaz de entenderlo, no hay nada más que decir.
Comentarios (6) - Categoría: Política, leyes, y otras mentiras - Publicado o 01-09-2012 14:53
# Ligazón permanente a este artigo
EL TROZO DEL PASTEL
Me asombran mis dotes de vidente. No es que yo lo sea, ni mucho menos, pero tantos aciertos desde hace tanto tiempo no deberían ser normales. Y digo que no ?deberían? porque lamentablemente en cuestión de política es muy pero que muy fácil adivinar lo que va a suceder. Si, la política es muy previsible. Qué pena.

Cuando Zapatero dijo que no iba a convocar elecciones anticipadas ya supe que no era cierto. Si una persona que ?en mi opinión- miente más que habla dice ?no? es que seguramente será ?si?. No me equivoqué. Y cuando las encuestas dieron por ganador a su rival pensé ?vaya, nos espera un 2012 lleno de huelgas y manifestaciones. A ver cuánto tardan los sindicatos en reclamar su trozo del pastel?. Y ya tú ves, lamentablemente no me he equivocado. Pero no me entiendas mal. Este filosófico y adivinador pensamiento no tiene nada que ver con si estoy a favor o en contra de la reforma laboral; reforma que, por cierto, no he leído ni en detalle ni a grandes rasgos. Ten en cuenta que acabo de escribir que ya lo había pensado antes de las elecciones generales. Y ten en cuenta también, y sobre todo, que he dicho ?reclamar su trozo de pastel?. Es decir, que sigo sin confiar en los sindicatos y, por lo acertado de mi predicción, tengo motivos para ello.

De este tema ya he hablado hace tiempo, lo sé. Pero es que me resulta tan divertido jugar a acertar estupideces políticas que no me puedo resistir a hacerlo públicamente esta vez. El gobierno anterior (me niego a llamarle ni socialista ni obrero) ya hizo una reforma vergonzosa que incluía algunos de los pocos puntos de los que he escuchado hablar?es imposible mantenerse totalmente ajena a ciertos temas-, a lo que podemos sumar la no crisis con ineptitudes evidentes. Pero a pesar de eso no había manera de que los sindicatos plantasen cara y tuvieran el valor suficiente para hacerle una huelga a un partido de izquierdas. Partido que, ahora ya se sabe mejor, les tenía bien alimentados. Lo triste es que la presión social les obligó a montar la parodia, con el permiso del mandamás, por supuesto, e hicieron una ¡sólo una! Huelga. Ya cuando escribí el otro artículo tenía muy claro que los sindicatos no estaban por la labor de defender al currito, si no que estaban intentando no saber ni de lejos qué es la crisis.

Por eso no me sorprende que los sindicatos se pongan a hacer ruido. No creo ni por una milésima de despistado segundo que les importe la reforma laboral; ni siquiera creo que hayan leído ni la portada. Pero lo que tengo claro es tienen miedo de perder su bien abultada nómina. Ya sé que muchos pensáis que es cuestión de ideología, que la derecha no va a pactar con la izquierda, y es muy bonito que tengáis pensamientos inocentes a vuestra edad, pero es que no cuela, de verdad. Para empezar, un sindicalista tiene que estar de mi parte, que pa?eso soy la clase obrera, sin importarle mi raza, credo o religión. Y mucho menos mi tendencia política. Pero hay una leyenda urbana que nos han grabado a fuego ?a unos más que a otros- que dice que como el sindicato defiende al obrero y los partidos de izquierdas también pues ya tienen que estar siempre de acuerdo. Mentiras. Cuando hablamos de política, y aquí incluyo a los sindicatos, tan sólo me viene tristemente la frase ?poderoso caballero es Don Dinero?. Estamos a merced de la avaricia, y lo peor es que hay quien todavía defiende a los avariciosos. Puede que ciertamente esta reforma laboral sea un asco que atenta contra la dignidad de los trabajadores, pero también atentaba la otra y no pasó nada. Y si en aquella única ocasión no le seguí el juego a los sindicatos, no lo voy a hacer ahora tampoco. Tal vez, sólo tal vez, cuando me digan que ya no hay liberados, ni sueldazos a costa del estado ni muchas otras vergonzosas cosas, me decida a darles el beneficio de la duda. Pero me temo que no va a ser así. Teniendo en cuenta que desde hace muchos años he oído historias en primera persona acerca de los desplantes y falta de interés de los sindicatos, y después los he sufrido en mis propias carnes, pues me va a resultar muy muy difícil volver a confiar en ellos.

Así que si hay una huelga general no la secundaré, y si hay manifestaciones no me uniré a la multitud. Por que hace tiempo que mis pensamientos ya no son inocentes en lo que a estos temas se refieren, lo cual es muy triste.
Comentarios (0) - Categoría: Política, leyes, y otras mentiras - Publicado o 01-03-2012 23:04
# Ligazón permanente a este artigo
POLÍTICOS: VUELTA A EMPEZAR
Por fin se acaba ya la campaña electoral. Por fin se acaban ya las promesas (¿mentiras?), los insultos, los reproches? además de un montón de gastos inútiles como mítines, banderitas, folletos, carteles, viajes? En fin, todo un despliegue de medios que no creo que nuestro país se pueda permitir pero que los partidos políticos creen imprescindibles para hacernos creer que tienen el poderío suficiente como para sacarnos de este pozo profundo en el que estamos y seguiremos estando durante bastante tiempo, gane el partido que gane.

¿El debate entre los dos líderes políticos principales? ¿Sus entrevistas? Pues no las he visto, porque no he querido y ya está. No han tenido el suficiente interés para mí. No creo ni que cambiasen mi opinión respecto a cómo está la situación ni que me aportasen nada nuevo en lo que a promesas y buenas intenciones se refiere. Tengo muy claro en cuál de esos dos candidatos no confío y tengo también muy claro que ninguno de los dos va a arreglar este desastre en dos días.

Es normal que el PP ?como el resto de partidos políticos- haga sus propuestas confiando en que van a funcionar. Es incluso realista que diga, como ha dicho, que hasta que no llegue al poder y vea cómo están las cuentas reales (no las que dice el PSOE) no podrá decir qué podrá hacer en ciertos temas. Pero también debería haber dicho que no pueden hacer milagros, que por muchas propuestas que hagan y buenas intenciones que tengan de cumplirlas ?cosa rara en los políticos- no van a solucionar todo este desastre en un año, es totalmente imposible. El 2012 volverá a ser un mal año, el paro seguirá con unas cifras altas (aunque ojalá me equivoque) y muchos otros asuntos seguirán igual de mal porque hace falta más de un año para ver resultados. Así que si gana el PP no esperemos milagros a corto plazo, porque es imposible.

Y qué decir del PSOE. Me hace gracia la estrategia de ?todo a 100? que han usado. Bueno, no sé si decir el PSOE o Rubalcaba, porque han dado la impresión de que no son lo mismo. Si te has fijado en la mayoría de los carteles, el nombre del candidato y de los lemas están muy grandes, pero el nombre del partido está más pequeñito. Por otra parte, se han esforzado exageradamente en no relacionar a Rubalcaba con Zapatero, como si no compartiesen partido ni manera de afrontar la situación, ni las propuestas de futuro? Eso si, ahí han estado Felipe González, Solchaga y otros antiquísimos miembros del partido. Tantos que no se si decir PSOE o PJOE (partido jurásico?), pero la camarilla actual apenas ha hecho acto de presencia, y cuando lo ha hecho ha dado la impresión de que se había pasado con el vinito del catering antes de salir a escena (me refiero a cierta mujer cuyo nombre no diré).

Bueno, esta estrategia tan pero tan cutre es una manera sutil de reconocer que en estos años la han pifiado pero bien. Sólo hay que recordar (los que tenemos memoria histórica de la buena) aquel debate pre-electoral entre Solbes y Pizarro en el que este último avisaba de la crisis mundial que se nos venía encima (no culpaba en absoluto al partido de su oponente) y de que otros países ya estaban tomando medidas ?al igual que ellos- por lo que había que prepararse para los malos tiempos. ¿Y qué respondió Solbes? Pues que todo eso era mentira, que España estaba y seguiría estando estupendamente, que al PP le gustaba asustar a los ciudadanos? Y la gente le creyó. ¿De verdad un partido que está intentando ganar unas elecciones va a contar mentiras del tipo ?cuidado que viene el lobo y estamos preparados para que no os coma?? Es absurdo, pero nos creemos lo que queremos creer, y así nos ha ido.

Así empezó aquella campaña electoral, con mentiras por parte del partido ganador, diciendo cada mes que estábamos saliendo ya de la crisis (no recuerdo cuántas veces he oído esa frase de boca de Zapatero). ¿Va a ser diferente esta vez sólo por cambiar de candidato? No me extraña que Zp se haya dedicado a otros menesteres durante esta campaña. Y qué decir de esos indecisos de los que tanto hablan. ¿De verdad hay tantos indecisos como dicen? La única indecisión que he oído ha sido del tipo ?no sé si votar en blanco o a cualquier mini-partido?, y esto ha salido de la boca de muchos ?repito- muchos socialistas con los que he hablado.

Yo sólo quiero lo mismo de siempre: que gane quien gane lo haga bien, que de verdad tenga intención de hacer algo bueno por el país y no sólo por su bolsillo y el de sus amigos, por favor, por favor. Llega un momento en el que ya da igual quien gane, lo realmente importante es que cumpla lo que pueda de sus promesas, porque nuestros trabajos, sueldos e hipotecas nos va en ello, compartamos o no con el ganador sus ideas políticas. Primero es nuestra situación y después nuestras ideas, al menos esa es mi muy personal opinión, siempre dentro de unos límites, por supuesto, que os conozco y enseguida me ponéis ejemplos extremos.

Y una última cosa, para no alargarme más. No seamos borregos, no votemos a un partido sólo por estar afiliados. Analizad a los que están al frente de vuestro partido, comprobar si realmente cumplen con el manual o si sólo están por sacar tajada.

Nos ?vemos? después de las elecciones? y durante los próximos 4 años. Suerte a todos, la vamos a necesitar con cualquier partido en el gobierno.
Comentarios (1) - Categoría: Política, leyes, y otras mentiras - Publicado o 18-11-2011 12:31
# Ligazón permanente a este artigo
MITINES NO, GRACIAS
Esto de las campañas electorales es bastante cansino. No sólo para los políticos, que tienen que dedicarse a salir de sus despachos y visitar la vida real hablando con la gente de la calle, si no también para esa gente de la calle. Es que a pesar de la cantidad de elecciones a las que hemos asistido, todavía no nos acostumbramos a que los políticos nos presten tanta atención, que escuchen nuestra opinión (otra cosa es que después nos hagan caso), que visiten nuestro barrio? En fin, que se nos hace raro que haya personas detrás de unas siglas políticas. No quiero con esto desmerecer la labor de algunos políticos, que los hay y buenos, pero reconozcamos que no todos los que viven de la política pueden llamarse a sí mismos ?políticos?. Seguro que a todos se nos viene rápido a la mente el nombre de alguno de esos advenedizos que están ahí para chupar del bote, como se suele decir, pero también deberíamos reconocer la labor de otros ?normalmente los del escalafón más bajo, como en todo- que están en lo que están por pura convicción y porque realmente creen que las cosas se pueden cambiar y quieren cambiarlas. Para todos esos, mi aplauso y ánimo, sean del partido que sean.

Pero sigamos con las campañas electorales, concretamente con los mítines. ¿Sirven para algo más que gastar dinero? En mi opinión, no. Un mítin es una de las cosas más inútiles que hay en política y, como siempre, voy a argumentar lo que digo.

Para organizar un mítin, por pequeño que sea, necesitas un local. Puede que el partido que manda no tenga que pagar alquiler pero supongo que el resto sí. Además, tienes que gastar en cartelería, banderitas, pancartas, megafonía, personal, autobuses, catering, traslados de los que van a participar con sus discursos y sus compis (que no lo pagan de su bolsillo)? En fin, una pasta gansa que te vas a gastar para nada. ¿Para nada? Eso he dicho, y lo mantengo. Sabemos que los políticos sueltan sus discursos con muchas ganas y con una entonación y unas formas aprendidas para arrancar los aplausos en el momento oportuno. A veces les pierde la emoción del momento y se les va la boca pero no importa, el aplauso no faltará. El problema es que esos discursos no dicen mucho de lo que van a hacer, si no más bien de lo que han hecho (tan sólo de lo bueno, los errores no existen y por lo tanto no se reconocen) y también de lo que ha hecho la competencia (tan sólo de lo malo, los aciertos no existen y por lo tanto no se reconocen). Es decir, que tanta palabrería en un mítin no me ayuda mucho a decidirme a quién votar y, sobre todo, a quién no votar ya que su programa electoral se basa en criticar a los demás, recordarme lo que ellos creen que han hecho bien, obviar por completo lo que han hecho mal, decir de pasada algunas de sus propuestas nuevas y no explicar cómo corregir sus errores. Lo que te dije, como votante indecisa un mítin no me ayuda nada.

Claro que aunque en estos eventos los protagonistas son siempre los que suben al atril para rajar, creo que son más importantes las personas que acuden a verles y aplaudirles. Porque lo que realmente hace inútil un mítin es precisamente la masa humana que acude a él. La gente que acude a esas macroreuniones es gente que ya está convencida de que cualquier cosa que diga el líder político de turno es buena, verdadera y merece su tiempo y sus aplausos. Que digo yo, ¿a qué van, si todo lo que les digan les va a parecer bien y ya tienen claro a quién van a votar? Porque un votante de IU ?por decir uno- no va ni por casualidad a un mítin del PP. Sin embargo, yo creo que son precisamente los que deberían ir. Bueno, es más, creo que dada la situación política actual, en la que los que viven de eso ya no se molestan en disimular sus chanchullos, NADIE debería ir a los mítines para demostrarles nuestro malestar. Me sorprende que se sigan llenando los estadios para escuchar a cualquier partido político, a cualquiera.

Déjame que te cuente un par de incidentes que demuestran que cuando nos convertimos en una masa dejamos de ser personas racionales. Recuerdo un mítin de hace ya muchos muchos años en el País Vasco, mi tierra. El candidato subió al atril y comenzó a hablar en euskera con ese énfasis que ellos saben poner. La multitud comenzó a aplaudir (bravoooo, goraaaa) y el candidato les dijo: ?¿por qué me aplaudís si no habéis entendido ni una palabra de lo que he dicho??. Tenía toda la razón, y me da la razón a mí. La gente aplaude porque si, porque va predispuesta a creerse todo lo que le diga cualquiera que sea del mismo partido político que ellos, aunque hablen en chino.

Otro ejemplo mucho más reciente, de hace unos días, lo hemos visto en el mítin del PSOE con Zapatero aferrado al microfóno, y a su sillón presidencial. Yo no sé si es que se le fue la pinza ?otra vez- y sus cuerdas vocales hacían caso omiso al cerebro, o si estaba comprobando mi teoría. Da igual, a mí me viene bien para seguir argumentando la inutilidad de los mítines. El caso es que a ese señor de traje se le ocurrió decir con actitud muy convencida que mienten los que dicen que él ha hecho recortes y que el bienestar social haya retrocedido. Vale, otro político metiendo la pata en un mítin, ha salido en todos los telediarios y programas varios. Pero nadie ha hablado de la gente que estaba allí, de todas esas personas que aplaudieron esas palabras. Porque vale que el presi se equivoque ?o mienta-, pero otra cosa es aplaudirle. ¿Cómo pudieron aplaudir semejante burrada? Por favor, que alguien entreviste a algunos de aquellos asistentes y que les pregunten qué les pasó por la cabeza para agitar las banderitas en señal de apoyo y convencimiento de que lo que acababan de escuchar era cierto. ZP me llama bellaca ?a mí, a ellos, a sí mismo y al 100% de los españoles y parte del extranjero- y va la multitud ¡y le jalea!. Eso sí que es increíble. Eso es lo que debería ser noticia y no que un político mienta, sobre todo si es el de siempre. Si los que acudieron fuesen votantes no convencidos, o afiliados a otros partidos políticos, éso no habría pasado. Ante semejante barbaridad oral los asistentes no habrían aplaudido y ZP se habría quedado a cuadros.

Por eso no quiero más mítines. Que se gasten ese dinero en cosas más importantes como promocionar bares moteros, bajar considerablemente el precio de las motos, poner pantallas gigantes en las plazas para ver todos juntos las carreras de motogp? Bueno, y en otros asuntos sociales, que no todo es moto en esta vida. Como te digo siempre, intenta ser objetivo, piensa por ti mismo, analiza las cosas con tus propios criterios y no los de tu partido político, escucha a los otros porque ?aunque parezca increíble- a veces tienen razón.
Comentarios (3) - Categoría: Política, leyes, y otras mentiras - Publicado o 14-05-2011 13:20
# Ligazón permanente a este artigo
¡¡¿¿DÓNDE ESTÁN AHORA!!??
Aunque se nos ha estado mintiendo sistemáticamente diciéndonos que la crisis ya se estaba acabando desde finales del 2008, ha resultado que el año que acabamos de despedir ha estado plagadito de recortes varios que a todos nos tocan sufrir. Recuerdo al tipo ese que se hace llamar presidente del gobierno diciendo que las medidas que se iban a tomar afectarían SÓLO a los que más tenían, y a los pocos días dijo que nos subía el IVA ¡a todos!, por poner un ejemplo entre miles. Mentira tras mentira tras mentira, nos hemos acostumbrado, lamentablemente, a interpretar lo contrario de lo que nos cuenta ZP y su camarilla, para que no nos pille de sorpresa, en lugar de salir a protestar a las calles. Triste pero cierto.

Cuando gobernaba Aznar hubo tres ocasiones en las que la gente se manifestó ?espontáneamente?. Esa espontaneidad consistió en sms?s tipo ?pásalo?, y la gente lo pasaba e iba feliz a las manifestaciones sin plantearse nada más, como siempre. Objetividad cero. Una fue por el Prestige. Más rápido que deprisa, los politiquillos de turno de partidillos minoritarios (y, por supuesto, izquierdistas) aprovecharon la ocasión organizando la plataforma Nunca Mais y movilizaron los que se dejaron movilizar, haciéndoles creer que les importaba mucho mucho la ecología y la vida económica de los mariscadores? Mentira. Les importaba ganar votos, como a todos.

Otro asunto fue la guerra de Irak. Si no fuese por lo patético de nuestra nula capacidad de pensar por nosotros mismos, incluso te diría que fue gracioso. En este caso, los que aprovecharon el temporal fueros los famosos: los Bardenes, Echanoves, etc? Pegatinas, camisetas, discursos, todo un despliegue de medios para decir ?no a la guerra?. Pero atención al matiz, ¿era un ?no a la guerra? en general o un ?no a la guerra de Irak?? Lo remarco porque su colega ZP sacó las tropas de ese país y se las llevó a Afganistán, donde en aquel momento todavía coleaba la guerra, pero todos cerraron el pico. Las pegatinas deberían decir ?no a las guerras de Aznar, las de ZP no importan?. También en esa ocasión salió la gente a la calle ?espontáneamente? con la tontería del gesto de las cejas.

Recuerdo al Sardá arrodillándose en un plató de televisión para decirnos que votásemos al PSOE (fuera de lugar y de tono, pero los famosos son así). Recuerdo también a todos esos actores, directores, cantantes, etc, de coleguitas con el ?cejitas? dándole su apoyo incondicional, que no desinteresado, no olvidemos que la SGAE ha estado a sus anchas estos últimos años.

La última espontaneidad fue cuando el 11-M, el día previo a las elecciones. Otra vez los políticos aprovechándose de las desgracias humanas para manipularnos a su favor, y nosotros creyéndoles.

¿Por qué te traigo a la memoria todo esto? Pues porque tú ya no te acuerdas, y si te acuerdas no lo analizas, pero ya te doy yo mi análisis personal, a ver qué te parece.

Como te decía al principio, es pasado año 2010 ha estado lleno de malas noticias para nuestros bolsillos: nos subieron el IVA, bajaron un pelín el sueldo de los funcionarios, anunciaron el congelamiento de las pensiones (que después han estado intentando negar y manipular), suprimieron el cheque bebé (que nunca deberían haber dado), quitaron la ayuda a desempleados, subió la tarifa de la luz (con mentiras gubernamentales), subió la gasolina ¡10 céntimos! de golpe y otros 3 en estos días, ha subido el tabaco? Suma y sigue, una tras otra y las que nos quedan todavía. Ante todo esto yo me pregunto ¡¡¿¿dónde están ahora??!! Si, quiero saber dónde están los politicuchos a los que Nunca Mais volví a ver, dónde están los Bardenes, Sardás y demás fauna. Pero sobre todo quiero saber dónde estás tú. Si, tú que saliste a revelarte contra el vertido del Prestige ?mejor dicho, contra Aznar-, tú que saliste a protestar contra la guerra en Irak ?mejor dicho, contra Aznar-, tú que te creíste todas esas mentiras y participaste en ellas, ¿dónde estás ahora? Porque éste es el momento de salir a las barricadas, no por un barco roto ni por una guerra a miles de kms, si no por ti, por mí, por los mariscadores, por todos. ¿Acaso la pésima gestión de la crisis que nos ahoga un poco más cada mes, cada recorte no es tan importante como lo otro, incluso más importante para tu día a día? ¿Acaso necesitas que un político interesado te movilice? ¿Dónde está ahora esa espontaneidad, esos sms?s? Todo eso se marchó con Aznar, porque a un partido de izquierdas no se le hacen manifestaciones. En Francia y en Túnez si que salen a pedir elecciones anticipadas, a dar su opinión, pero no aquí.

Ahora nos vienen los sindicatos con otra huelga general y yo les digo lo mismo que dije en mi artículo ?La huelga de los perros fieles?: a la porra, no pienso apoyaros en vuestras pantomimas. Las huelgas generales no tienen sentido porque los parados y jubilados y estudiantes y amas de casa también quieren tener voz, y muchos trabajadores no se pueden permitir un día sin sueldo.

Mi espontaneidad natural y yo estamos deseando tomar las calles, participar en una revolución contra toda esta tomadura de pelo que llaman política, manifestarnos todos los fines de semana hasta que consigamos, al menos, que nos escuchen. No esperemos a que los politiquillos de partidos minoritarios ni famosos de turno nos llamen. Quiero una auténtica movilización social, sin dejar que nos manipulen con sus intereses.

No estoy llamando a la revolución ni a la agitación social; tan sólo analizo que en este país se ha salido a la calles por cosas que no nos afectaban directamente pero no se sale por nuestros propios intereses. Así que no vale quejarse porque tenemos lo que merecemos.


Comentarios (4) - Categoría: Política, leyes, y otras mentiras - Publicado o 15-01-2011 15:42
# Ligazón permanente a este artigo
¡CÓMO ME PONE! (con perdón)
Si te dijese que me gusta ver la serie ?Bones? ?de la Sexta- te mentiría. La veo, si, pero porque lo que realmente me gusta es ver al poli, Booth (David Boreanaz). Cada vez que aparece en escena? uf, pierdo el hilo de la historia, no presto atención a los diálogos. ¿Y si se quita la camisa? Pues ya no veo nada más que ese cuerpazo, ¡cómo me pone! Le dejaría que me ?encañonase con su arma?, que me registrase a fondo. Es verle en pantalla y me quedo hipnotizada aunque haya visto el episodio 3 docenas de veces; lo importante es alegrarme la vista. Si, aunque sólo sea viéndole en 2D, me pone. Tiene un polvazo, como se suele decir.

Los chicos ?los heterosexuales- estaréis pensando en alguna actriz/cantante/presentadora? que os levanta el ?ánimo? sólo con pensar en ella. A uno le pondrá la melena, a otro la delantera, tal vez sus caderas al caminar. En fin, que cada cual tiene sus manías y sus gustos, y todos son respetables y respetados. Bueno, todos, lo que se dice todos, pues no. Puedes decir que te ponen los labios de una chica, pero no sus morritos; puedes tener sueños húmedos con Patricia conde, pero no con Leire Pajín. O tal vez lo tabú, la fruta prohibida, sean los morros de la Pajín. Ante la duda es mejor que disfrutes tu deseo en silencio, por si acaso.

Sé que al contarte que me pone el de Bones me arriesgo a que me hagas el vacío, a que me pidan mi dimisión como bloguera y a saber a qué otras penurias, porque decir lo que he dicho es gravísimo. Pero a ver si tengo suerte y a mí también me obligan a pedirle disculpas personalmente. Se las pediría una y otra vez.

Por otra parte, como mujer que soy debería parecerme fatal que un hombre diga lo que dijo el alcalde de Valladolid acerca de Leire. Pues claro que me parece fatal. Con la de mujeres guapas que hay por el mundo, ¿cómo ha podido decir que la Pajín le pone? Hay que tener mal gusto. Pero como te decía antes, todos los gustos son respetables, o deberían serlo.

Por suerte, no me gusta ningún político, y si me gustase alguno no lo diría públicamente, para evitarme problemas. Personalmente, creo que sería mucho más grave que el susodicho alcalde hubiese llamado cabaretera a la ministra, o que ella le hubiese tachado de maricón. Eso sí que sería un escándalo. Ah, no, espera, que lo de los insultos no tiene importancia. Te recuerdo que uno del PSOE llamó ?cabaretera? a Esperanza Aguirre, y otro de IU gritó ?maricón? a Rajoy, y en ninguno de los dos casos hubo tanto revuelo ni tanta polémica, ni se les hizo el vacío? nada de nada.

A ver, que yo me aclare. Entonces, visto lo visto, se puede insultar pero no piropear ?sea soez el piropo o no-. O tal vez el matiz es que se puede insultar a los del PP pero es pecado mortal decir que las del PSOE son sexys. Es así, ¿no? ¿O es que me he perdido algún detalle importante por el camino? Porque yo he empezado este artículo diciendo que me pone un actor (y qué actor, mmmmm, de fondo de escritorio le tengo) y no te ha parecido mal, por lo que deduzco que mientras no me ponga uno del PSOE ?o al menos no lo confiese en alto- no estaré condenada a las llamas del infierno.

(susurrando) Ahora que no nos oye nadie, yo creo que la ministra de cultura estaba enfadada porque el ?piropo? no fue para ella. Que le da envidia la Pajín, me ha parecido a mí. Y los demás le siguieron el rollo por no quedar mal.

Para acabar con esta polémica mojigata, que últimamente hay unas cuantas, voy a mandarle una foto mía al alcalde de Valladolid para que me piropee a mí, para que me diga que le ponen mis? lo que sea, que estoy más cachonda que la Pajín y que él se pone más cachondo conmigo que con ella. Que diga lo que quiera, que no me voy a ofender, que ya estoy acostumbrada (aunque suene a engreída). Si me enfadase cada vez que me dicen algo así? no tendría amigos ni conocidos.

Así que, hala, alcalde, desfóguese en piropos conmigo, no se corte y súbame el ego, que todavía quedamos mujeres dispuestas a que nos regalen el oído.
Comentarios (2) - Categoría: Política, leyes, y otras mentiras - Publicado o 14-11-2010 12:35
# Ligazón permanente a este artigo
LA HUELGA DE LOS PERROS FIELES
No fui a la huelga, lo confieso. El 29 de septiembre trabajé como cualquier otro día, como millones de personas en este país, o como el único puñado de personas que todavía trabaja. Puedes llamarme esquirola, si así te sientes mejor, pero no creo que en esta huelga, en concreto, ése sea el calificativo más adecuado. Simplemente he sido consecuente con mis ideas, y si todos lo hubiésemos sido, los sindicatos habrían estado solos con sus pancartas. Y es que ésta ha sido la huelga del dilema, de dos únicas opciones con las que no estábamos de acuerdo. En mi caso, no apoyo en absoluto, ni en un 1%, la reforma laboral que quiere hacer ZP. Creo que a todos nos parece tan obvio que para facilitar la contratación hay que reducir los costes precisamente de la contratación y no los del despido, que a partir de ahí el resto de la propuesta es totalmente surrealista. Tampoco apoyo a ZP en su manera de gestionar (si es que gestiona algo) la crisis laboral a la que nos ha conducido y que ya no tiene nada que ver con la crisis inicial mundial de la que no era responsable. Tal vez una crisis mundial le parecía poca cosa y por eso decidió hacer una propia pero a conciencia. Si de mí dependiese, ZP estaría despedido. Mejor aún, le obligaría a dimitir para no tener que pagarle indemnización y que no tuviese derecho a paro, como si esto último le importase.

El caso es que, como te decía, no estoy de acuerdo con la reforma y creo que ZP debería rectificar. Peeeeerooo ?aquí viene el matiz- la huelga que convocaron los sindicatos era demasiado suave, una huelga entre amigos, como le escuché decir a uno. Por que claro, no van a morder la mano que les da de comer, así que dijeron ?oye, ZP, que vamos a tener que hacerte una huelga general porque la peña empieza a estar mosqueada con nosotros. Parece ser que la masa sabe pensar por sí misma y se están dando cuenta de nuestra posición de perros fieles, así que vamos a hacer como que te mordemos, a ver si cuela?. Y ZP tan tranquilo.

Pero no ha colado. Tan sólo algunos han huelgueado ese día, pero esta vez han sido minoría. Y es que yo no quería una huelga así. Como decían ellos ?así no?. Primero porque hace más de un año que tendrían que estar dando caña al gobierno por lo requetemal que lo están haciendo, y segundo porque ya que te decides a montar una huelga, móntala en condiciones. Yo no quería protestar por la reforma pidiendo la rectificación de ZP. Yo quería ?y quiero- protestar por los millones de parados, por la deslocalización que deja sin trabajo a miles de personas, por toda la situación laboral en general y pedir la dimisión de ZP. Y van los sindicatos y sólo protestan por la reforma, como si el hecho de conseguir pararla fuese a solucionar todo el desaguisado. Anda y que os den, sindicalistas do carallo.

No he ido a la huelga porque no he querido participar en ese teatrillo. Porque para mí no ha sido una huelga seria, sino un teatro, una fachada que se han montado todos esos liberados y demás sindicalistas presionados por la sociedad que hace tiempo que les exige que hagan algo. Y todo lo que se les ocurre es una huelga por una reforma. Venga, hombre. Ah, claro, es que decirle a su amo que lo está haciendo todo todo y todo mal, y pedirle que abandone el cargo? eso es arriesgarse a que después venga un gobierno de derechas y perder así todos sus privilegios.

Por cierto, si el trabajo de un sindicalista es participar en piquetes informativos, estar en primera línea en las manifestaciones, etc? quiere decir que el 29-S ellos también eran esquiroles porque estaban realizando su trabajo. Mmmm, interesante. ¿Cómo hace huelga un sindicalista si el día de la huelga tiene que ir a trabajar para su sindicato?

Tonterías aparte, no espero que estés de acuerdo conmigo, pero ha sido muy obvio que los sindicatos sabían que no iban a tener los apoyos suficientes de los trabajadores, por eso se han escuchado tantas tonterías (como pedir a los abuelos que hiciesen huelga). Así que por mucho que intenten camuflar las cifras, creo que todos sabemos que esta huelga general no ha tenido, ni de lejos, el éxito que ha tenido cualquier otra huelga anterior en la que todos hayamos participado.

No, no he hecho huelga. Y mientras sigan intentando jugar con mi sueldo para seguir viviendo a cuerpo de rey, no apoyaré otras actuaciones futuras, por mucho que las convoquen los ?amigos de los trabajadores? (véase sindicatos y partido socialista). Respeto la decisión de los que han hecho huelga, pero puede ser que no se lo plantearan como nos lo hemos planteado algunos. Da igual, hay que respetar cada decisión igualmente.

Así que, sindicalistas varios, ponéos a trabajar de verdad y haced las cosas bien. Necesitamos que al menos alguien haga las cosas bien.
Comentarios (3) - Categoría: Política, leyes, y otras mentiras - Publicado o 13-10-2010 12:29
# Ligazón permanente a este artigo
MORIRSE EN LA GUERRA DA CACHÉ
Desde que he abierto esta nueva categoría acerca de ?política, leyes y otras mentiras? se me acumula el chollo. Entre continuas corrupciones (de todos los colores políticos), derroches millonarios en tiempos de crisis (también de todos los colores políticos), leyes anticuadas que agravan los problemas en lugar de solucionarlos? vamos, que no doy hecho. Cada vez que pongo las noticias, que no es a menudo, tengo un tema nuevo para escribir, pero intento dosificarme para no estar todo día pegada al teclado.

En medio de todo esto salen ?los de siempre? a hablarnos de la guerra civil. ¡De la guerra civil! Un tema de rabiosa actualidad, si señor, que nos tiene a todos en vilo (léase con ironía). Que no digo que no sea importante para los familiares directos que sufrieron en vivo las desapariciones, que lo es y mucho pero, además de que siempre nos cuentan una sola versión de los hechos, creo que hay temas más urgentes por los que jugar a los actores rebeldes. Si quieren ayudar de verdad a personas que llevan años sufriendo y buscando justicia, podían dedicar su tiempo a ayudar, por ejemplo, a los todavía afectados por el escándalo del ?aceite de colza?. ¿Los recuerdas? Seguro que sabes más de las víctimas republicanas de la guerra civil que de las de la colza, reconócelo. Posiblemente recordarás lo que pasó (fue en 1981) pero ¿a que no sabes cómo quedó el asunto o si hoy en día se sigue reclamando justicia? No, no lo sabes, seguro.

Los que murieron por la llamada ?neumonía atípica? están enterrados en tumbas localizadas, tal vez por eso no tienen interés para los ?defensores de las libertades?, o quizás es porque la ideología política de algunos afectados podría ser de derechas y, claro, no van a defender a un fascista ?como lo llamarían ellos-. El caso es que ahí están, reclamando los derechos de una parte ?sólo de una parte- de los desaparecidos en la guerra civil, que acabó hace 71 años, en lugar de luchar por los que hoy en día siguen intentando sobrevivir y que también reclaman justicia.

Tengo que volver a insistir en el tema de las prioridades. Siempre digo que primero es lo urgente y después lo importante y, en mi opinión, los asuntos de la guerra civil urgentes, lo que se dice urgentes, no son. ¿Es importante enterrar a nuestros muertos sabiendo al fin dónde están? Si, lo es. Por algún motivo que ahora no me apetece analizar, es una necesidad psicológica, nada más. Los muertos, muertos están; pero los vivos necesitamos saber dónde están, dónde ir a poner las flores. No importa si sabemos qué les pasó, o si los culpables están pagando por sus crímenes. Para nosotros el asunto no concluye hasta que tenemos el cuerpo inerte de nuestro ser querido en su tumba. Mirado desde un punto de vista práctico no tiene sentido, pero seguro que un antropólogo podría darnos una explicación del origen de esta necesidad psicológica que siente hasta el más ateo. Y en este caso concreto, todos los familiares saben qué ocurrió e incluso puede que sepan el nombre y apellidos del responsable de la desaparición y posterior muerte de sus seres queridos, ya fueran en la zona sublevada o en la republicana (el dolor por la pérdida injusta de un esposo, hijo, madre? es el mismo independientemente de la ideología política de su verdugo), pero a pesar de eso siguen reclamando los cuerpos más de 70 años después. Y tienen razón, y me parece lógico.

Con lo que no estoy de acuerdo es con que se desatiendan otros asuntos realmente urgentes. Si nos molestásemos en pensar por nosotros mismos, cosa que ?como te dije hace poco- no hacemos, nos daríamos cuenta de que hay intereses más allá de nuestro entendimiento, y se empeñan en que conozcamos y tomemos parte en ciertos asuntos pero en otros no. Es una manera de desviar nuestra atención sobre algunos temas.

Pues yo te vuelvo a hablar de las víctimas por el tema de la colza, que desde 1981 están reclamando justicia. Muchos de ellos siguen enfermos y con unas pensiones ridículas (poco más de 300 euros) por incapacidad permanente total y todavía hay afectados que no han sido indemnizados. Fueron más de 1000 muertos y más de 20.000 afectados que todavía hoy en día sufren la enfermedad. Nadie está en la cárcel. Cuando 16 años después finalizó el juicio ?que había tardado 6 años en empezar- los que fueron condenados, simples cabezas de turco para acallar a los afectados, apenas pisaron la prisión. Todavía hoy no se sabe con seguridad si realmente fue el aceite lo que provocó tal matanza o si fueron unos tomates de una plantación de Almería que ocultaban un accidente de unos experimentos químicos de la base de Torrejón de Ardoz. Tanto secretismo, despidos entre los médicos que afirmaban que no era por el aceite, y otros asuntos nos confirman que las personas somos menos importantes que los intereses, ya sean políticos, agrícolas... Pero como por estas víctimas nadie levanta la voz, los asesinados por los sublevados ?sólo por los sublevados- en la guerra civil seguirán siendo más urgentes que los vivos que intentamos sobrevivir en un país de pandereta.
Comentarios (7) - Categoría: Política, leyes, y otras mentiras - Publicado o 28-06-2010 22:57
# Ligazón permanente a este artigo
1 [2]
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0