A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

Equívocos en la prensa
12 de diciembre de 1947

EQUÍVOCO DE TRADUCCIÓN


“En esta casa negrusca,
Nació el traductor del Dante;
Apártate caminante,
No sea que te traduzca”.


Por Ramón Suárez Picallo

Hace unos meses, toda la prensa chilena ha publicado una noticia de Temuco, en la que se anunciaba el fallecimiento, a los 83 años de edad, de Mme. María Eugenia Vallete Carmine, ahijada de Víctor Hugo, el excelso escritor y poeta francés, tan conocido y estimado en Chile como lo es en la propia ciudad de París.

La noticia fue transmitida hacia todas las direcciones del mundo por las agencias informativas extranjeras que actúan en Chile y de cuyo enciclopédico analfabetismo somos los periodistas chilenos sus primeras víctimas: ¡Y que le diga, si no, el jefe de cables, que tiene que aclarar y esclarecer, diariamente más de diez galimatías cablegráficos! Pues bien; estas agencias, entre las que se cuenta una francesa, confundieron ahijada con hija o sea filleule con fille, de modo que la anciana fallecida en Temuco aparece como hija imaginaria del autor de “Nuestra Señora de París” y de “Los Trabajadores del Mar”.

A cuenta del equívoco cablegráfico, el simpático periódico “Liberatión”, órgano glorioso superviviente de la Resistencia clandestina contra los alemanes, publica en uno de sus últimos números llegados a nuestro poder, un muy gracioso y ático comentario en el que demuestra, con fehacientes datos cronológicos y genealógicos, referentes a la familia Hugo, la imposibilidad de que la Señora Vallette Carmine fuese tal hija, ni siquiera nieta del padre de “Hernani”. El comentarista termina con estas palabras, un poco exageradas pero en las que se hace justicia a sí mismo y a sus lectores: “En Temuco (Chile) quedarán sin duda desolados al saber que Mme. Vallete no era hija de Víctor Hugo. Que hagan el favor de consolarse. Los franceses, que como es sabido ignoran la geografía, retendrán, tal vez, el nombre de esa amable ciudad chilena, mientras a su vez, los chilenos, gracias a la noticia a que nos referimos habrán hablado y oído hablar, una vez más, del gran poeta”.

No, querido colega. Los de Temuco no están nada desolados por los datos que Ud. da, porque antes de darlos Ud. ya estaban ellos al cabo acerca del parentesco, puramente espiritual y sacramental de la anciana fallecida allí con Víctor Hugo.

Por lo demás, para hablar y oír hablar en Chile del gran poeta e insigne novelista francés, no hace falta que se muera ninguno de sus parientes. Como que en todos los Liceos e Institutos de Segunda Enseñanza, en los que es obligatorio el estudio de la lengua francesa, suelen ser modelo del bello idioma textos escogidos del autor de “Odas y Baladas”.

Todo ello, aparte de que casi todos los intelectuales de esta tierra tienen a mucho orgullo hablar, escribir, o, cuando menos, entender el francés, comentar la obra de sus máximos valores y, muchos de ellos, en seguir a Marcel Proust. Sin faltar el poeta maestro de una escuela que revolucionó en su día las tertulias literarias parisienses, con sus composiciones creacionistas, escritas en un francés doctísimo y alado, por su hondura, su elegancia, su expresividad y su gracia ornamental.


GEOGRAFÍA

En lo que sí coincidimos con el compañero parisién, es en su afirmación de que los franceses no saben geografía, pese al hecho de haber nacido en su tierra los hermanos Elíseo y Onésimo Reclús, tan populares en Chile como don Julio Montebruno, el sabelomás de nuestra geografía autóctona y un poco alocada. En la prensa chilena, difícilmente se leerían títulos de este o parecido tenor, publicados en los más “serios” diarios de París, reveladores del conocimiento que allí se tiene de América: “En Montevideo, capital de Río de Janeiro”. O este otro: En Tabasco, hermosa ciudad de la América del Sur”. O si no, esta maravilla informativa publicada durante la primera guerra mundial: “Bolivia declaró la guerra a Alemania: una escuadra de submarinos está a punto de bombardear los puertos bolivianos”. Y no sólo sobre América están tan bien informados los franceses. También sobre Europa y acerca de países vecinos de Francia van las informaciones por iguales o parecidos caminos. Véase una muestra: “Barcos nacionalistas del General Franco entraron en Teruel” (Teruel, ciudad histórica del Bajo Aragón, dista en línea recta alrededor de 200 kilómetros de la costa más próxima).

Como puede verse y apreciarse, en esto de la exactitud en materia de información cablegráfica inexactas, en todas partes se cuecen habas y en Francia... a calderadas. No conviene, por ello, fijarse mucho en la paja del ojo ajeno, pasándose inadvertida la viga en el propio. Sobre todo por estas tierras, donde las agencias informativas extranjeras, entre las que se cuenta una francesa, son suelen tener –por voluntaria ignorancia– ni remotas noticias sobre los temas de que tratan. Nosotros no tenemos la culpa de que sus traductores (traduttore, tradittore) confundan hija con ahijada o sea “fille” con filluele; lo cual viene a ser igual cosa que confundir el jabón con el hilo negro, por el hecho de que las dos cosas son para la ropa.


(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de ...1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 12-12-2014 01:45
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal