A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

IMPORTANCIA DO MAR
(Imaxe tomada de elblogverde.com)
RSP reflexiona neste artigo sobre a importancia do mar para as xentes e os pobos..."porque o mar é, dende sempre o campo onde florecen as grandes fraternidades, e o camiño por onde discurren"
.


27 de julio de 1950
La Feria del Mundo

DEJADLES VER EL MAR


Por Ramón Suárez Picallo

Entre muchas diferencias políticas, espirituales y líricas en que se dividieron todos los hombres y los pueblos, hay una muy esencial: los que no ven en el mar y los que ven el mar todos los días. Los primeros son introvertidos, temerosos, desconfiados y con una limitada y minifundista visión del mundo y de sus problemas.

En los últimos tiempos, ilustres gobernantes, que también eran grandes humanistas, crearon una doctrina nueva: el libre acceso de todas las naciones a las fuentes de riqueza, entre las cuales se encuentra el mar. Como una de las principales fuentes, como ruta, delectación estética, y el mar como despensa de los pueblos y al conjuro de ella, fue creciendo su valor político, jurídico y diplomático.

Simón Bolívar, entre otros grandes líderes de la Independencia, quiso corregir los viejos errores dándole vida a una América unida a base de la Gran Colombia; pero su ensueño panamericano fracasó: había arado en el mar, para decirlo con sus propias y últimas palabras. Mas, pese a su fracaso, la idea está ahí, tendida y extendida sobre el Continente de la Esperanza, rodeado del mar por todas partes. Por eso quizá sea injusto, pese a todo los antecedentes históricos y diplomáticos, militares y políticos, mantener aislado del gran predio líquido y azul, a alguno de sus pueblos. Porque ello significaría privarlo de rutas, caminos y extensiones espirituales, abiertos hoy de par en par, a modo de estimulo pacifico y anchuroso para vivir y convivir, ir y venir y volver a ir, hacia todas las latitudes.

Y recordamos al respecto, la frase de una gran poeta de periferia, cuyo pueblo no era comprendido por las gentes de la tierra adentro: y que daba como remedio para que la hermandad se estableciese, este consejo:
“Dejadles ver el mar y serán nuestros hermanos...” porque el mar es, desde siempre el campo donde florecen las grandes fraternidades, y el camino por donde discurren.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 27 de xullo de ... 1950)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 27-07-2011 01:24
# Ligazón permanente a este artigo
NAUFRAXIO EN CHILE (1942)
Hoxe 16 de xullo, é a festividade do Carme patrona da xente do mar. Curiosamente RSP comenta neste artigo, un naufraxio nas aguas chilenas do golfo de Guafo...


16 de julio de 1942

ORACIÓN SOBRE EL MAR


Por Ramón Suárez Picallo

Entre las aguas furiosas del Golfo de Guafo, aulló el perro “Urcus” acezante de naufragios; invitaba a los tripulantes del “Taltal” a cesar en su lucha inútil con las olas y lo vientos y a entregarse al infinito azul de la muerte en el mar. Los hombres, como es de rigor en la vieja leyenda marinera, aceptaron la invitación del can mitológico y se fueron entre el crujir de maderámenes rotos y bramidos de huracán. ¡La marcha fúnebre de los navegantes que mueren en su ley!

Reaparecerán en las riberas, o flotando sobre el cristal líquido del mar amainado; pero ya no serán los hombres del “Taltal”, serán un dibujo de angustia: el esbozo de un abrazo sin dueño, trazado por unos brazos abiertos en forma de arco. Mientras los esperamos, una oración sin palabras, para sus vidas útiles, para su heroica y bella muerte en el lecho del mar, padre y verdugo.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 16 de xullo de ... 1942)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 16-07-2011 01:50
# Ligazón permanente a este artigo
SANTA, 1ª película sonora mexicana (1931)
Hoxe RSP comenta un curioso e divertido incidente que sucedeu nunha localidade colombiana cando un empresario invitou a presenciar a película Santa a párrocos e relixiosos, convencido que, só xa polo nome, (pois descoñecia o contido do film)sería unha obra piadosa que axudaría a converter as almas maís alonxadas da Igrexa...aparte dun éxito de recadación.Máis o argumento da película non tiña nada que ver con nome...


30 de junio de 1947

UNA SANTA SIN SANTIDAD


Por Ramón Suárez Picallo

En el pueblo de Tumaco, perteneciente al Departamento de Cauca, en Colombia, ha ocurrido días pasados un incidente muy pintoresco. El empresario del teatro local, recibió una película mexicana titulada “Santa”, destinada a ser exhibida allí en calidad de acontecimiento extraordinario. Y, ni corto ni perezoso, el honorable comerciante de películas pensó inmediatamente en un éxito de taquilla, dado al carácter de la obra, tan sugestivamente bautizada “¿Santa?” Se trata sin duda –pensó él, antes de ver la película– de una obra piadosa y edificante, capaz de conmover y de convertir a las piedras más duras, y de ponerlas al Servicio de la Santa Madre Iglesia, de sus mandatos y sus dogmas. Fiado en tal suposición invitó a presenciar el estreno de la película al cura párroco, a los honorables padres de familia de la localidad, y a los miembros de las Congregaciones religiosas locales, convencido de que “Santa”, era una obra ejemplar, de “discreto solaz y honesto esparcimiento”, hecha para la mejor ejemplaridad religiosa y moral.

Tremendísimo error del aprovechado y analfabeto empresario. “Santa” es el nombre de pila de la muchacha que protagoniza la película. Es una chiquilla campesina, candorosa e ingenua, deshonrada por un “niño bien” de buena y rica familia, perteneciente toda a la Acción Católica del lugar, monaguillo, auxiliar y especie de mano de derecha del señor cura párroco. Abandonada por los amigos y familiares de quienes la llevaron a la deshonra, “Santa” abandona el pueblo y se va a la ciudad, a donde va a ser dueña y señora de una casa que llamaremos, para no ofender al casto lector, de “señoritas de educación descuidada”. Allí llega un día mucho después el catolicísimo y “honorable” pillete, que fuera causa de su desgracia. Es un político, un dirigente, una especie de “esperanza de la patria”, según el sapiente dictamen, de los hombres de orden y de pro, que lo auparon, y lo consagraron como jefe.

“Santa”, con cruel y gracioso donaire, se burla del “honrado” tunante, y le asegura que no llegará a donde quiere llegar, sin contar con ella y con su influencia aún siendo lo que ella es y como es. Y el hombre, puntal de las instituciones, la utiliza como escalera para subir a las alturas, y desde allí pontificar y definir sobre temas de moral y de buenas costumbres.

Tal es, a grandes rasgos trazados, el tema de la película “Santa”. No es, como se ve, adecuado para invitar a su estreno al cura párroco ni a los reverendos padres de una Congregación religiosa. Por eso, tanto el cura como los monjes invitados al estreno, salieron pitando del salón donde se exhibía la cinta; y, pocas horas después el teatro fue apedreado e incendiado por una turba de fanáticos. Si anduviese por allí el bueno y dulce Rabí de Galilea, repetiría sin duda su dicho inmortal “Quien esté libre de culpa, que arroje la primera piedra”. Los brazos quedarían en el aire y las piedras sin lanzar, porque en orden a estas cosas, “en todas partes de cuecen habas y en Colombia calderadas”.

Mientras tanto, sepan los empresarios de teatro, que hay que ver las películas antes de invitar a presenciarlas a ciertas gentes de pro; porque así como el hábito no hace al monje, tampoco el nombre califica el contenido de la cosa; y a veces bajo el nombre de “Santa”, no existe poca ni mucha santidad como parece ocurrir en la película exhibida en Tumaco, departamento de Cauca, República de Colombia.


(Artigo publicado no nornal La Hora, en Santiago de Chile o día 30 de xuño de... 1947)
Comentarios (2) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 30-06-2011 02:06
# Ligazón permanente a este artigo
O XOGO

Neste artigo RSP opina e comenta o anacronismo das leis americanas sobre o xogo, declarándoo por un lado como ilegal pero a sabendas -por outro- que é unha fonte de financiación extraordinaria...


1 de junio de 1950
La Feria del Mundo

Por Pick–Up (Ramón Suárez Picallo)

EL DEMONIO DEL JUEGO


El Honorable Senado de los Estados Unidos de Norteamérica ha formado un Comité Especial de Investigaciones Criminales, encargado de estudiar el problema del juego y sus actividades derivadas, en toda la República.

El juego está declarado ilegal, y por ende prohibido en la mayoría de los Estados de la Unión Americana, a pesar de lo cual constituye una “industria organizada” con el bonito capital de 25 mil millones de dólares. Como se ve, una industria rica, progresista y bien financiada, que ya quisieran para sí, como principal fuente de riqueza, muchisimos países que pasan por ser acomodados con mediano caudal industrial y mercantil. Mas de aquí que el honesto Gobierno de mister Truman y los honorables “Paters conscriptis” del Capitolio de Washington, de filiación puritana cuáquera, respetuosos con las aburridísimas leyes azules de Guillermo Penn, que aún rigen en muchos lugares de Pennsylvania y otros Estados, en vez de considerar el juego como floreciente industria nacional, lo consideran como “crimen organizado”.

La afición al juego, vicio, característica, costumbre –o como quiera llamársele– de los pueblos con imaginación y sentido de la aventura azarosa, ha prendido en el espíritu de los ciudadanos yanquis como la lumbre en la yesca. En Norteamérica se juega en todas partes, en los grandes palacios y en los muelles del Hudson; debajo de los puentes y en los puestos bencineros de todos los caminos rurales; en los clubes más elegantes y en las salas de los directorios de todas las organizaciones obreras, políticas y hasta filantrópicas. Y el curioso visitante extranjero de la fantástica ciudad de Nueva York suele asombrarse cuando ve en el mismisimo corazón de la gran urbe –en la calle cuarenta y dos y Broadway– a un grupo de pilletes, echados sobre la acera, ofreciéndole al transeúnte tres dólares contra uno si adivina donde está el rey de oros, que antes se lo enseñan, le dan tres o cuatro manipuleos y después se lo meten en la bocamanga de la chaqueta. Y lo más extraordinario es que hay siempre una porción de gente que les pica y les deja a los prestidigitadores barajeros algunos billetes de a uno, hasta que llega la policía y los manda a todos con la música a otra parte.

El póker, el más ingenioso, simpático y señorial juego de naipes –después del hidalgo tresillo español– inventado por los ingleses para ser jugado entre caballeros, ha sido objeto en los Estados Unidos, de las variantes más inverosímiles que desde el “Guilley” hasta el abierto, jugados en las cubiertas de los buques y en los muelles de Nueva York y Filadelfia por todos los marineros del mundo, adiestrados por los yanquis. Y no es cosa extraña ver en los remotos pueblos europeos, grupos de chiquillos, en bosques y maizales que hicieron la cimarra, y en vez de ir a la escuela juegan al póker americano, llevado allí por sus padres o parientes ex emigrantes en los Estados Unidos.

Mientras tanto, los austeros y honorables senadores norteamericanos le llaman a esto “crimen organizado”; a nuestro juicio un verdadero exceso de lenguaje, referente a una industria que gira, en su país, con la fabulosa suma de 25 mil millones de dólares, y a la que combaten con saña y encono como si se tratase de una bicoca o grano de anís.

Mas, en el pecado va la penitencia; porque la alta Comisión senatorial norteamericana, al iniciar sus actividades pesquisitorias, tropezó, de manos a boca, con el hecho de que los más grandes garitos del país están dirigidos, amparados y patrocinados por poderosos comités políticos, pertenecientes, indistintamente, a los dos grandes partidos gubernamentales de la República. Quizá por aquello de que la política suele ser muchas veces un verdadero juego de azar y de envite.

Todo lo cual quiere decir que en eso del juego lícito o ilícito, dentro de la ley o fuera de ella, “en todas partes se cuecen habas” y en Norteamérica a calderadas. O como decía el otro: hay muchas flautas del mismo palo, aquí, allá y acullá.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o día 1 de xuño de... 1950)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 01-06-2011 00:11
# Ligazón permanente a este artigo
OS ANÓNIMOS
RSP carga,neste artigo contra os "anónimos"tanto os que aparecen nas pintadas como o que chegan por correo, e conta como noutras ocasións, unhas anécdotas ao respecto...


5 de mayo de 1950

La Feria del Mundo
Por Pick – Up (Ramón Suárez Picallo)

DIATRIBA CONTRA EL PANFLETO ANÓNIMO

Los países y sus pueblos, entre otras muchas divisiones que de ellos pueden hacerse, están catalogados entre los que usan el vil panfleto anónimo y los que lo repudian.

En Inglaterra, en los países escandinavos, en Holanda y en Bélgica; en el Canadá y en los Estados Unidos, es muy raro ver leyendas injuriosas escritas en las paredes públicas, contra las personas; del mismo modo que en esos países, ejemplares por su democracia y por la cultura individual y colectiva de sus ciudadanos, no se conoce el anónimo como arma de combate político, como instrumento de chantaje ni como expresión de vileza moral.

El anónimo fue, es y debe ser siempre reprobado por todas las persona decentes, cualquiera que sea su filiación política o religiosa; tanto el anónimo que llega bajo sobre a perturbar hogares y vidas, como el que exhibe públicamente en las paredes de las calles, con infame caligrafía y ortografía peor, y donde se ve que quienes los pintaron son simples e ineptos instrumentos de quienes los dictaron.

El anónimo y el panfleto son casi siempre obra de un rebaño humano cuyos componentes carecen de personalidad moral, de cultura, de decencia y de hombría de bien. Por eso han florecido, fomentados por los grupos que han entristecido, tiranizado y aplebeyado a la Humanidad en los últimos tiempos; en la Italia prefacista y en la Alemania prenazi; cuando en esos países aún se disfrutaba de la libertad de expresar las ideas y los pensamientos, estaban llenas las paredes de ciertos lugares, destinados a menesteres muy distintos, por cierto, a los de escribir proclamas y consignas, con dichos obscenos y abominables e injurias dedicadas a los adversarios políticos, con repugnantes alusiones a vidas y cosas, en cuyo campo no entra nunca ninguna persona decente.

Yo tengo sobre el tema una experiencia muy reciente. La mayoría de las paredes de mi barrio están cubiertas de leyendas injuriosas contra un señor de apellido extranjero que empieza con “K”; muera “K”; que echen a “K”; “K” es esto es lo otro y es lo de más allá. Y una de estas noches pude ver de cerca a una cuadrilla de ensucia-paredes, dedicados a injuriar al señor “K”; llevaba varios clisés de goma que, después de untarlos y remojarlos en un pote de pintura horriblemente negra, los aplicaban a las fachadas más pulcras, más limpias y mejor cuidadas del barrio.

Seguí al grupo, y fui leyendo todas las diatribas que salían de los clisés contra el señor “K”, las últimas de las cuales decía así: “K vino a ver”. Y yo, que no creo que sea delito el ver y mirar, le pregunté al menos mal encarado de los pintores: ¿Quién es “K”?.

El interpelado y sus acompañantes me miraron con cierto asombro y contestaron enseguida:

-Mire el iñor que me pregunta. No sabemos quien es “K”; ni nos importa saberlo. Nosotros “pintamos” lo que nos mandan a pintar y nada más. Se fueron los pinta-paredes, y yo quedé muy pensativo sobre lo que trabajan muchos por no trabajar. Y sentí una profunda simpatía por el señor “K” –muy señor nuestro - que a lo mejor, sin comerlo ni beberlo, da muchísimo que hacer a los desocupados de oficio.

En cuanto al otro tipo del panfleto anónimo, el que se escribe y a veces se imprime en papel, queremos recordar una anécdota de la que fue protagonista el gran periodista español, don José Nokens, víctima propiciatoria de los más sucios anónimos. El viejo periodista y republicano, ya cansado de recibir semejantes “papeles”, contestó una vez en su periódico al último llegado a su poder, con esta graciosa donosura:

“Este papel infamante que remitido me has, ahora lo tengo delante, pronto lo tendré detrás”.

Respuesta, a nuestro juicio muy acertada, que deben dar siempre las víctimas honestas, de anónimos y panfletos, a quienes se los remiten.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o día 5 de maio de... 1950)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 05-05-2011 00:39
# Ligazón permanente a este artigo
1º DE MAIO (1947)

REVUELTA DE HAYMARKET (Chicago)

RSP fala neste 1º de maio de 1947 das orixes desta data e das distintas celebracións do mundo obreiro, así como do seu significado, a consigna dos tres "oitos" e como transcurriu e evolucionou dita celebración...

1 de mayo de 1947

PRIMERO DE MAYO


Por Ramón Suárez Picallo

Cuando el Congreso Obrero y Socialista celebrado en París en 1890,a propuesta del Alcalde de la Villa Francesa de Montlucón, acordó consagrar el Primero de Mayo de todos los años como “Día Internacional de Trabajo”, se tuvieron en cuenta varias efemérides de la entonces incipiente historia obrera de nuestros tiempos. No se trataba sólo de conmemorar los sucesos de Chicago ocurridos cuatro años antes. El martirio de los organizadores de aquella histórica manifestación proletaria, no fue el 01 de mayo de 1886, sino que el 11 de noviembre del mismo año, después de un proceso dirigido por el afán de llevar a la horca a los procesados, dirigentes del balbuciente movimiento obrero de los Estados Unidos y Canadá.

Hacía mucho tiempo que los trabajadores de diversos países, dedicaban un día al año para celebrar su fiesta; desde 1852 los obreros de Colonia Victoria en Australia, conmemoraban el 01 de mayo como fecha en que había sido oficialmente consagrada la jornada de 8 horas; en Austria no trabajaba ningún obrero el día 23 de septiembre; y en España y Francia, los viejos gremios, tenían por día de fiesta, el del Santo Patrono de sus hermandades y cofradías; en Inglaterra, a su vez se recordaba, justamente el primero de mayo la jornada de los “cartistas” spencerianos y su famosa manifestación, en ese día de 1816, a favor del sufragio universal, rematada con una matanza.

Se recordaba, por último, la famosa manifestación de Chicago, el Primero de Mayo de 1866, con el memorable proceso que llevó a la horca, el 11 de noviembre del mismo, a siete de sus organizadores más destacados, declarados inocentes muchos después de ser ejecutados, y que habrían de dar, más tarde, a la celebración del “Día Internacional del Trabajo”, la tónica, los alientos y la categoría de efemérides universal.

El acuerdo del Congreso Internacional de París fue inmediatamente acogido en todos los países de Europa, donde el movimiento obrero y socialista de todos los matices comenzaba a destacar su personalidad, sus ideas y sus principios. Y se celebró, por vez primera, en 1891 en Francia, Alemania, España, Italia, Bélgica, Holanda y Dinamarca; en América se celebró en los Estados Unidos y el Canadá en 1892.


S I G N I F I C A C I Ó N

Sobre su significación hubo discrepancias, según la ideología de las organizaciones que lo celebraban. Para los anarco – sindicalista, era el 01 de mayo, día de dolor y de protesta, por el sacrificio de los mártires del Trabajo, simbolizados en las horcas de Chicago; para los socialistas de la 2ª internacional era la Fiesta del Trabajo, fecundo y creador, día de revista del pasado, del presente y del futuro; ilusión y esperanza del mundo nuevo; para los sindicalistas puros y los socialistas del ala izquierda marxistas, era día de “afirmación de clase”, demostrativo de la potencia del proletario, en su lucha por la conquista de los medios de producción y de cambio, y del poder político y de la sociedad humana, para implantar un sistema social igualitario, sin explotados ni explotadores; es decir, por la supresión de la explotación del hombre por el hombre y por la vieja norma de: “Cada uno según sus fuerzas y a cada uno, según sus necesidades”.


LA CONSIGNA DE “LOS TRES OCHOS”

Desde septiembre de 1864, fecha de la fundación de la Asociación Internacional de los trabajadores. (Primera Internacional), se había proclamado, como conquista inmediata de la clase obrera del mundo, la jornada de 8 horas. Tratábase por entonces, de un problema de vastos alcances. La técnica y la maquinaria, arrojaban a la calle sus primeras cifras fabulosas de desocupados, las jornadas de trabajo, largas y extenuantes, agotaban la raza humana, física y moralmente. No permitían instruirse a la clase obrera; aniquilaban sus reservas físicas, y no había modo de resolver el problema de la desocupación, provocada por la máquina, suplida del hombre en fábricas y talleres. La jornada de 8 horas, fue la consigna de la famosa manifestación de Chicago y la reivindicación de primer plano del movimiento obrero mundial, durante la última mitad del siglo XIX. Las primeras celebraciones del 1º de Mayo, si hicieron pues por eso, llevando al frente la reivindicación de “los tres ocho”; 8 horas de trabajo; 8 horas de instrucción y de recreo, y 8 horas de descanso. Además de esta premisa universal en cada país, según las circunstancias se agregaban otras consignas de carácter nacional, político, social, cultural y económico. La evolución política de las naciones de régimen democrático, y las conquistas sociales obtenidas por la clase obrera mundial, después de la guerra de 1914–1918, universalizaron la jornada de ocho horas, como ley nacional en la mayoría de los países civilizados, y como norma de Derecho Internacional Obrero, promulgada en la Conferencia de Washington, de la Organización Internacional del Trabajo, anexa a la Sociedad de las Naciones. La clase obrera había ganado el máximo objetivo de su lucha a lo largo y a lo ancho del mundo; de la vieja reivindicación del 1º de Mayo le quedaba solo el recuerdo; un recuerdo, largo y sangriento, empedrado de jornadas heroicas.


AYER Y HOY

Los amaneceres del 1º de mayo, fueron durante muchos años hoscos, agresivos y cargados de rencores. Desiertas las fábricas, los talleres y las minas: sin medios de locomoción las ciudades, y desiertos los campos; y todo sin previo aviso. El poder público, aferrado al viejo criterio del Estado gendarme acuartelaba sus tropas ese día, y habitualmente, declaraba el Estado de Sitio por 24 horas. Era el día de los rencores ancestrales, desde los tiempos de plebeyos y patricios de Roma, hasta los proletarios u burgueses de nuestros días, pasando por los siervos y señores de la Edad Media. Los rencores hicieron crisis en las calles de pueblos y ciudades; San Petersburgo, Milán, Madrid, Barcelona; Buenos Aires y Gualeguaychú, son hitos señaladores de jornadas sangrientas de varios Primero de Mayo. De ellas en adelante, Chicago, fue sólo una referencia histórica. El Primero de Mayo escribió después, su propia historia, con raudales de sangre obrera. Fue agrandándose por sí mismo y ha hecho su propia biografía y su copiosa literatura en la poesía, en la música, en la historia y en la novela.

En nuestros días no asusta a nadie la efemérides obrera. Los países democráticos la han consagrado como festividad oficial en homenaje a las clases obreras. Los propios regímenes totalitarios –la ex Alemania nazi y la ex Italia fascista- la celebran también, aunque desvirtuándola de su verdadera significación. Hoy quizá sea España el único país del mundo donde su celebración no es permitida; pero su glorioso proletariado tendrá para ella un recuerdo y afincará en ella una esperanza.

Mientras tanto, día simbólico de altos ideales, de ahincados esfuerzos por un mundo mejor, y de fraternidad universal entre cuantos nos ganamos el pan con el propio esfuerzo, es nuestro día; días en que las manos, el corazón y el espíritu se elevan por encima de tierras y mares, en busca de manos, de espíritus y de corazones hermanos y amigos.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 1 de maio de ... 1947)
Documento anarcosindicalista chileno en 1947id
!º de maio (1949) por RSP
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 01-05-2011 00:17
# Ligazón permanente a este artigo
A REVOLUCIÓN INEVITABLE (ESPAÑA EN 1925)
Neste artigo recompilado por Hernán Diaz,escrito en 1925,-en plena dictadura de Primo de Rivera- RSP dende Arxentina di :"...En España es absolutamente imposible pensar nada de la evolución, que por otra parte, no puede desarrollarse por falta de medios. La libertad de prensa y de pensamiento, nulas. Las garantías ciudadanas suprimidas... en España para conquistar estos principios, no queda otro camino que la Revolución..."


LA REVOLUCIÓN INEVITABLE(1)

Como cuestión previa, sentemos la siguiente premisa: España marcha velozmente hacia la Revolución. Corre por una pendiente y no podrá detener su carrera en mitad de ella. Inevitablemente, llegará al llano, esto es, a la Revolución. Alguien dijo –no recordamos si fue Perogrullo– que la libertad es a la tiranía, como el alba a la noche, su consecuencia inmediata. España está en plena noche de tiranía. Espera el Alba de la Libertad. Y la Libertad en España sólo es posible mediante la Revolución (adrede repetimos insistentemente la palabra Revolución, para familiarizarla en todos los oídos). No hay otro medio de llegar a ella. El edificio español se desploma por apolillamiento de sus materiales. Hay que construir un nuevo edificio con materiales nuevos. Ideales nuevos, sistemas políticos y económicos nuevos, constitución nueva y hombres nuevos. (Ya estamos oyendo a los cómodos, a los que buscan un justificativo a su cobardía, gritar: “¡No hay hombres! ¿Dónde están los hombres nuevos, capaces?”. Nosotros contestamos: cada movimiento da sus hombres. ¿Quién conocía antes de la Revolución francesa a Dantón, a Robespierre y a Vergniaud?(2) ¿Quién conocía, antes del 7 de noviembre de 1917, a Tchitcherin, a Zinovieff y a Lunat-charsky?(3) ¿Quién –a excepción de un reducido núcleo de obreros de Petersburgo y de un núcleo de desterrados en Suiza– conocía a Nicolás Lenín, esa figura gigantesca que ocupó el escenario político del mundo elevándose como una cumbre? ¿Quién supondría, antes del hecho revolucionario de Rusia, que aquel desterrado sería el guía luminoso de la Revolución más grande que registra la historia? El moderno concepto histórico nos enseña que cada época, cada hecho, crea sus propios hombres, de la misma manera que la función crea el órgano. Cayó en desuso la teoría heroica de Carlyle, según la cual el hombre hace la historia, para dar paso a la teoría determinista de Marx, según la cual la historia hace al hombre. Más claro: cada hombre es hijo de su época, y no cada época hija de su hombre-héroe. ¿Estamos, señores cómodos?)
Decíamos, pues, que la Revolución en España es tan inevitable, como es inevitable el día a la noche. Por si esto pareciera hipótesis antojadiza, hagamos un ligero parangón histórico, que siempre es bien saber de dónde venimos, para establecer adónde vamos.
España –con las variantes propias de tiempo y lugar– presenta exactamente el mismo espectáculo que presentaba Francia en vísperas de 1789. Gabelas feroces sobre el pueblo. Finanzas en estado de caos. Los presidios repletos de hombres probos. Un rey rematadamente imbécil, rodeado de gobernantes intrigantes y depravados. Un clero ferozmente fanático, convertido en segundo poder del Estado. El Pensamiento, sintetizado en la Enciclopedia, clasificado de delincuente. ¿Cuál es la diferencia esencial entre lo dicho y el panorama español de actualidad? Hay una diferencia. Francia no tenía un matadero oficial donde sacrificar su juventud, y España tiene a Marruecos. Otra más: Francia no tenía un proletariado política y económicamente organizado, con muchos años de experiencia teórica y práctica, como lo tiene España, lo que hará que la Revolución española sea algo más que una revolución política como la francesa, sino que será una Revolución Social, como la rusa.
Veamos ahora cuál fue la resultante del estado social de Francia, a que hicimos referencia:
Convocados los Estados Generales –dividíase la sociedad francesa en tres: nobleza, clero y pueblo– que constituían algo así como el parlamento, a objeto de que sacasen al rey y sus adláteres del atolladero en que se hallaban, éstos comenzaron por cercenar los derechos del rey. El rey se niega a perder una mano para salvar el cuerpo. Y como a quien no quiere una taza se le dan cuatro, se sanciona una constitución que saca al rey el derecho divino. El rey se enfurece, pero frente al pueblo francés, que amenaza ir más allá, el rey jura la Constitución, con la santa intención de faltar a su juramento. Se convierte en perjuro –obsérvese que hasta el detalle del perjurio hace iguales a Alfonso XIII y a Luis XVI– y construye el primer peldaño del patíbulo. No faltaban los Romanones, que querían poner remiendos al traje viejo. El pueblo francés, religioso y monárquico, había iniciado la carrera histórica, hasta la última etapa. El rey fue al patíbulo, y con él cuantos no tuvieron la entereza de definirse. Y Francia inició una nueva era histórica.
¿Presenta España otras perspectivas de solución que no sean las que dio Francia? No. Y hasta es muy posible que la imbecilidad del chulo que hace el papel de Luis XVI(4) no le permita aprender en cabeza ajena y con esa su característica simiesca de imitar todas las boberías de los otros, por aquello de que a causas iguales, iguales efectos, lleve el mismo fin de su malaventurado colega y lejano pariente.
En España es absolutamente imposible esperar nada de la evolución, que por otra parte, no puede desarrollarse por falta de medios. La libertad de prensa y de pensamiento, nula. Las garantías ciudadanas, suprimidas. El cáncer de Marruecos, royéndole las entrañas. El hambre y la miseria arrojando a otras tierras a los factores primeros de la producción: la juventud obrera y campesina. Los órganos específicos de la democracia, muertos, destrozados. El pensamiento y la sabiduría, aherrojados o desterrados. ¿Es posible evolución en tales circunstancias, anulados todos sus elementos vitales?
Aquí en América estamos cansados de oír, para combatir las doctrinas revolucionarias extremistas, cantar loas a estos elementos: libertad de prensa y de pensamiento. Democracia política y social. Paz y trabajo. Amplias garantías constitucionales. Mejoramiento de las clases obreras, libertad de asociación y, en fin, a todos los elementos que en España han sido sistemáticamente destrozados, como elementos vitales de evolución humana y como supremos antídotos de la evolución violenta, como medio de mejoramiento humano. Y hemos oído decir, aun a los elementos más conservadores, que están perfectamente justificadas tales doctrinas, en aquellos países en que no existan estos medios de evolución.
Pues bien; en España, para la conquista de estos principios, que en otros países sirven para evitar la Revolución, no queda otro camino, aunque parezca paradoja, que la Revolución. ¡Tan atrasados vivimos!
La Revolución en España, pues, constituye un hecho fatal, inevitable. Negarlo es hacer la política del avestruz. (El avestruz, sintiéndose perseguida, oculta la cabeza entre las alas, creyendo que así como se oculta a sus propios ojos, se oculta también a los de su perseguidor. Política, como se ve, detestable, que le ocasiona la muerte sin pena ni gloria.) ¡Bienvenida sea y cuanto antes mejor la Revolución! En ella –parafraseamos a Marx– el pueblo español no tiene que perder más que sus cadenas. Tiene que ganar, en cambio, inapreciables tesoros: su libertad, política, social y económica. Su dignidad ultrajada por un payaso andaluz con espuelas y un chulo con corona.(5)

RAMÓN SUÁREZ

Texto que nos facilitou Hernán Díaz e aparece publicado no seu libro: Ramón Suárez Picallo AÑOS DE FORMACIÓN POLÍTICA.Editorial Alborada.Buenos Aires. 2008


1. El Despertar Gallego, año IV, nº 50, 19 de abril de 1925, pg. 1.
2. Líderes de la Revolución Francesa. Maximilien Robespierre (1758-1794) encabezó el gobierno jacobino, hasta que fue depuesto y guillotinado. Georges-Jacques Danton (1759-1794), otro gran líder jacobino. Pierre Vergniaud (1753-1793), orador girondino.
3. Líderes de la Revolución Rusa. Grigory Tchicherin (1872-1936), dirigente de segunda línea del bolchevismo que sin embargo, al estar encargado de los asuntos exteriores desde 1919, fue uno de los más conocidos en Occidente. Grigory Zinoviev (1883-1936), uno de los principales dirigentes del partido bolchevique, desplazado por Stalin en 1927 y luego fusilado. Anatoli Lunatcharsky (1875-1933), dirigente bolchevique, intelectual de prestigio, fue ministro de instrucción pública del gobierno revolucionario.
4. Es decir, Alfonso XIII, entonces rey de España.
5. El “payaso andaluz con espuelas” es Miguel Primo de Rivera, militar nacido en Jerez de la Frontera y dictador español entre 1923 y 1929.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 19-04-2011 01:24
# Ligazón permanente a este artigo
AS MULLERES NA POLITICA (1950)
Primeiro Congreso Nacional de Mulleres en Chile (1944)

Ramón Suárez Picallo, defendeu a participación da muller na vida pública e na política.Como deputado republicano poidemos ver hai uns días -nunha serie da TVE sobre Clara Campoamor- como apoiaba co seu voto afirmativo o dereito ao voto da muller.
Neste artigo, publicado en Chile no dia de hoxe pero en 1950,celebra que nas eleccións municipais de dita capital, nun dos seus distritos, sairan elexidas as catro mulleres que se presentaban como candidatas...


4 de abril de 1950

SI LAS MUJERES MANDASEN


Por Ramón Suárez Picallo

Para quienes fuimos cocineros antes que frailes, o sea que antes de ser honestos, ponderados y ecuánimes periodistas, hemos metido baza en el juego de la política, resulta siempre interesante presenciar una elección, aun que sea sólo municipal. Por eso, en recuerdo de remotísimos tiempos y lejanos países, y llevados por una melancólica saudade democrática, y cívica, recorrimos el pasado domingo varios recintos políticos y electorales, instalados en nuestro barrio.

Primero fuimos a un Comité comunal situado a unos cincuenta metros de nuestro domicilio. El carnet profesional, emitido a favor nuestro por el Círculo de Periodistas y rubricado con su sello redondo e impresionante del Cuerpo de Carabineros de Chile, fue el “Sésamo ábrete”, para penetrar en el aquel templo lleno de devotos de varias cataduras, casi todos distintos y opuestos a los principios e ideales que informan al Comité.

Y en medio de la gran baraúnda partidista se levantó una señora de media edad –más bien cuarentina que cuarentona- y puso de patitas en la calle a un grupo de tunantes que se proclamaban amigos, correligionarios y quien sabe que cosas más, del candidato del Comité.

Aquí no hay dinero para nadie –advertía a voz en cuello la dama comitente-; y además, aquí no se vota. La mesa más próxima está en la calle tal, número cual. Váyanse allí y voten si quieren, y si no, no voten. Y los pilletes de la Democracia y del sufragio universal salieron, mohinos y cabizbajos, mientras el candidato los miraba con verdadero de hablarles; eran siete votos, tan turbios como los siete pecados capitales, pero siete votos al fin.

Los hemos seguido, discretamente, unas cinco cuadras, hasta otro Comité político de un Partido totalmente opuesto, en el que no les fue mejor que en el primero. Aquí les salió al paso otra mujer, preguntándoles que querían. Parece que se lo explicaron, pues la señora, montando en santa cólera cívica, los cubrió de injurias, mientras extendía el índice de la diestra mano, mostrándoles la calle, desde la imponente altura de un metro y ochenta centímetros de humanidad femenina.

Los gallos cívicos salieron gritando y se fueron a los alrededores de la mesa electoral indicada en el primer Comité. Y tápate, allí que les sale al paso otra mujer, que los denuncia a la paciente y cachazuda ronda de carabineros, como a sujetos de mal vivir y de peor andar.

Documentos –dice el jefe de la patrulla-. Y nadie tenía sus documentos en regla y mucho menos para poder votar tal como lo marca la Ley, pues eran todos del barrio antípoda de la ciudad que “bajaban” al otro para sus negocios electorales.

Más tarde hemos hablado con las señoras que malograron el cohecho y la trampa electoral. Y al conjuro de nuestra charla con ellas, hemos recordado la popular coplilla aragonesa de “Gigantes y Cabezudos”.

“Si las mujeres mandasen, en vez de mandar los hombres; serían balsas de aceite los pueblos y las naciones”.

Y hemos recordado aún otra anécdota: aquella en que las fuerzas políticas dueñas de la fortuna, ofrecen a un pueblo pobre, algunos objetos materiales de comer y de dormir, a cambio de su voto. Y es un matrimonio anciano, sin más fortuna que el día y la noche, quien contesta en nombre de la comunidad a la oferta, con estas palabras: “En nuestro frío y en nuestra hambre, mandamos nosotros”. Y fue la mujer quien dio la ejemplar respuesta.

Todo lo cual, va dicho a cuenta de qué en las últimas elecciones del Primer Distrito de Santiago han triunfado las cuatro mujeres que se presentaron como candidatas, lo que puede ser un indicio de que muy pronto van a mandar las mujeres, en vez de mandar los hombres.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o día 4 de abril de... 1950)
O voto feminino na España de 1925 (Revista Mariñaña, páx. 11)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 04-04-2011 08:37
# Ligazón permanente a este artigo
O CINE, CARA E CRUZ
Se estaba a filmar na cidade mexicana de Tampico a película"Tesoro de la Sierra Madre" e RSP faise eco da noticia que o alcalde de dita cidade prohibiu á Warner Brothers por intentar difundir as lacras e imaxes pouco edificantes da cidade. Por outra banda informa do proxecto de película sobre o Presidente Roosevelt, que permitirá ensalzar dita figura, demostrando "que o cine é unha das máis grandes maravillas do noso tempo,espello de beleza espiritual e de grandeza humana..."


22 de febrero de 1947

EL CINE COMO DOCUMENTO


Por Ramón Suárezx Picallo

El señor Alcalde de Tampico, ha prohibido a una empresa cinematográfica de Hollywood que continúe filmando en su jurisdicción una película, inspirada en la novela de ambiente mexicano, titulada “Tesoro de la Sierra Madre”, de la que es autor el escritor Bruno Travens, y cuyos principales personajes interpretan los actores Humphrey Bogart y Walter Huston.

La prohibición alcaldicia se produjo cuando los cameramen de la “Warner Brothers se dedicaban a la caza de estampas de bajo fondo, en los barrios antiguos de la famosa ciudad portuaria y petrolera, con la presencia de borrachos y mendigos, que son allí tan abundantes como en San Francisco, Los Ángeles o el barrio de Brooklin en Nueva York.

Los artistas yanquis andaban como es su costumbre, a la busca y captura de lo “típico” y de lo “pintoresco” para hacer una de sus habituales “españoladas” o “mexicanadas” poniendo en alto relieve lacras y defectos ajenos, sobre los cuales suelen hacer destacar a sus “héroes” de película.

Ya era hora que alguien les pusiera coto y evitara que empresas cinematográfica inescrupulosas con fines de lucro sin la menor relación con el arte usen y abusen de la desgracia del prójimo, para divertir a los miles de pazguatos que van a ver sus películas insípidas. ¡Que sigan inventando, pero que no copien del natural!

El héroe fue en esta ocasión don Fernando San Pedro, Alcalde de Tampico, rodeado de una multitud de convecinos suyos que estuvieron a menos de un pelo de moler a palos a los pintoresquistas, de Hollywood, buscadores de miseria humana, que según decir del alcalde mencionado, es “una desgracia para Tampico y para México”. Así como son una desgracia para los Estados Unidos las mujeres casadas, a las 12 de la noche, borrachas como cubas, guiñan el ojo a cuanto tipo de pelo negro y tez morena hallan en clubes y cabarets de Nueva York y de todas las demás ciudades norteamericanas.

El cine es un excelente documento; pero debe serlo de cosas bellas y amables capaces de estimular en el espectador ansias nobles de superación espiritual y cultural, y no actuar de espejo de fealdades.


EL REVERSO

He aquí, ahora el reverso de la medalla, James Roosevelt, hijo del inolvidable Presidente de los Estados Unidos, creador de la doctrina de la Buena Vecindad, informa que el productor cinematográfico Jay Richard Kennedy tiene el propósito de hacer una gran película o una serie de películas, basadas en la vida del ilustre padre.

Se utilizarán para la realización de dichas películas, los ricos archivos gráficos, oficiales y familiares, que registran, miles de aspectos físicos del insigne demócrata; los diálogos se harán sobre textos auténticos y la voz será reproducida de discos, donde están grabados memorables discursos, frases y alocuciones producidas en momentos cruciales para la Humanidad que lo tuvo por apóstol de sus anhelos.

En tal sentido, de dar plasticidad, nexo, actualidad y movimiento a obras maestras y a vidas ejemplares, el cine, honestamente realizado, ha cumplido ya y seguirá cumpliendo en el futuro, una misión cultural e histórica, de incalculables beneficios, magnitud y trascendencia.

Cuéntase que cuando le fue mostrado a un Pontífice famoso el primer fonógrafo y se hizo sonar un disco, exclamó conmovido:

“Loada sea la ciencia y el ingenio; ¡pensar que si esto existiera en los tiempos de Jesucristo, escucharíamos hoy su propia voz!”

Las generaciones que vengan tras de nosotros, escucharán la voz, y verán la auténtica figura andando, moviéndose en su propio medio de los grandes y pequeños hombres que impulsaron unos y retrasaron otros, el periodo más dramático de la Historia humana de todos los tiempos.

Entre ellos el Presidente Roosevelt, digno, por sus ideas, por su vida y por su obra, de er admirado, querido y estimado al lado de los más grandes, y perpetuada su visión en el bronce de los siglos, a modo de astro con luz propia e inextinguible.

Para misión tan alta el cine es una de las más grandes maravillas de nuestro tiempo, porque es espejo de belleza espiritual y de grandeza humana.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 22 de febreiro de... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 22-02-2011 01:23
# Ligazón permanente a este artigo
LA AURORA, PRIMEIRO XORNAL CHILENO

Un 13 de febreiro -pero de 1812- salía o primeiro número do xornal LA AURORA en Chile. RSP recorda dita efemérides no 135 aniversario da primeira publicación chilena.
Como periodista en exercicio, lembra os seus comezos e outros lugares onde exerceu como tal: "...periodista en Buenos Aires, en Madrid y en Vigo, en Nueva York y en Santo Domingo, en horas de optimismo y de placidez y en otras de dolor y de amargura, al recalar en Chile, pudo ser lo mismo que fuera en otras partes; periodista, que se gana el pan con la pluma, hace a su manera patria, y vive la fraterna amistad de los discípulos de Camilo Henríquez, como si fuesen de la propia familia, sin más saudades ni añoranzas que las de la Patria lejana; de su mar, de su tierra, de su hálito..."


13 de febrero de 1947

EN UNA GRAN EFEMÉRIDES
HOMENAJE A LA PRENSA CHILENA


Por Ramón Suárez Picallo

Ojear en nuestros días un ejemplar de “La Aurora de Chile”, órgano primigenio de la prensa nacional, aparecido tal día como hoy del año 1812, es como contemplar el retrato de un antepasado que dio brillo y esplendor, con sus hazañas generosas, al apellido familiar; un caballero o una dama, a quien no hemos conocido personalmente, pero de quien sabemos que tuvo provechosa y esforzada vida y de cuyo recuerdo debemos seguir el ejemplo.

Y evocar la figura de Fray Camilo Henríquez, su director y fundador, es vivir un poco los días, en verdad aurorales, en que esta España ultramarina que es América, luchaba a brazo partido por la causa de la libertad de sus pueblos; en tan noble contienda fue combatiente ardoroso el famoso fraile de la Buena Muerte, poseedor de lo que en los últimos tiempos dio en llamarse “armas nuevas”. Arma la suya maravillosa, porque, siendo útil en la guerra, lo es mucho más en las jornadas de la paz y del progreso: la Prensa, vehículo siempre en marcha, conductor de la idea, expresado en el prodigio de la palabra escrita, para deleite de los ojos e iluminación de los espíritus, la palabra que por ser el Verbo, es la expresión articulada de lo que el hombre tiene de Dios.

Por ella, a decir del propio Fray Camilo, “se escucha la voz de la razón y la verdad”, después de insufribles y largos silencios. De ahí quienes, por oficio y por vocación, la administramos diariamente desde las columnas de la prensa chilena, que tiene por capítulo inicial de su historia el nombre de “Aurora” y por jornada primera el 13 de febrero de 1812, rindamos hoy nuestro tributo y homenaje al precursor y a su obra, trascendida sobre todas las manifestaciones de la vida contemporánea.

Para quien estas líneas escribe, el recuerdo de “La Aurora de Chile” y de su fundador tiene matices de emoción muy singular; periodista en Buenos Aires, en Madrid y en Vigo, en Nueva York y en Santo Domingo, en horas de optimismo y de placidez y en otras de dolor y de amargura, al recalar en Chile, pudo ser lo mismo que fuera en otras partes; periodista, que se gana el pan con la pluma, hace a su manera patria, y vive la fraterna amistad de los discípulos de Camilo Henríquez, como si fuesen de la propia familia, sin más saudades ni añoranzas que las de la Patria lejana; de su mar, de su tierra, de su hálito. Yo nunca ejercí en ninguna parte la profesión de periodista con mayor gusto placidez y espiritual y mental, que la que ejerzo aquí en Chile, al lado de una diaria convivencia con los continuadores del fundador y maestros de la “Aurora”.

Cierto es que nuestro gremio, o lo que sea, está unido a lo largo y a lo ancho del mundo, por invisibles e impalpables vínculos espirituales; a nuestra mesa de trabajo llega, en minutos, la palabra, el comentario y el informe, del compañero que escribe en El Cairo, en Estocolmo, en Nueva York y en Shangai; tenemos, como suele decirse, el mundo en las manos, y eso crea una comunidad solidaria y afectiva que nos hace hermanos. En Chile, este espíritu fraternal tiene en sus periodistas a sus cultores más cordiales. Y su prensa es la expresión cabal de la ancha universalidad de su pueblo y de los representantes de la cultura y de la espiritualidad chilena.

Todo viajero inteligente, al llegar a un país extranjero, lo primero que hace, es ver y leer sus diarios. El que llegue a Chile y haga eso, puede tener una idea cabal de lo que Chile es. Porque, digámoslo de una vez, la prensa chilena es una de su industria las progresistas, tanto en su fisonomía como en el espíritu que la alienta, a una manera de pulso, corazón y alma de una Democracia integral ampliamente vivida.

¡Tanto, que si un día cualquiera, Camilo Henríquez volviese a vivir en estos mundos, volvería a ser Director de un diario de su Patria!


(Artigo publicado no xornal La Hora de Santiago de Chile o día 13 de febreiro de... 1947)
Sobre LA AURORA de Chile
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 13-02-2011 10:59
# Ligazón permanente a este artigo
[1] ... [3] [4] [5] 6 [7] [8] [9] ... [15]
© by Abertal